UNA VEZ CANJEADAS LAS PARTICIPACIONES POR ACCIONES CON LA QUITA CORRESPONDIENTE

Guindos quiere que el Fondo de Garantía pague las preferentes de Catalunya Caixa y Novagalicia

Salvo mejor opinión de Bruselas, el Ministerio de Economía ha decidido que sea el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) el encargado de dar liquidez a

Foto: Guindos quiere que el Fondo de Garantía pague las preferentes de Catalunya Caixa y Novagalicia
Guindos quiere que el Fondo de Garantía pague las preferentes de Catalunya Caixa y Novagalicia

Salvo mejor opinión de Bruselas, el Ministerio de Economía ha decidido que sea el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) el encargado de dar liquidez a los propietarios de preferentes que han quedado atrapados en las sucesivas emisiones realizadas por Catalunya Caixa y Novagalicia. Ambas entidades forman parte del grupo de bancos en proceso de resolución y ninguna de ellas cotiza en Bolsa, por lo que se hace necesario buscar una alternativa que asegure la recuperación efectiva de parte de la inversión, una vez efectuado el canje en acciones con la correspondiente quita o descuento.

El FGD se ha quedado canino después de destinar gran parte de sus recursos al saneamiento de viejas cajas de ahorros que luego fueron vendidas en pública subasta a otras marcas de mayor rango y capacidad financiera. El departamento que dirige Luis de Guindos quiere ahora dotar de recursos frescos a esta institución clave en la reforma bancaria y para ello se impone la conveniencia de una derrama que viene siendo negociada en las últimas semanas con los máximos representantes del sector.

Las futuras aportaciones al FGD han suscitado cierta polémica desde el momento en que algunos observadores especialmente suspicaces entienden que la propuesta ministerial constituye una especie de castigo para que el BBVA no se vaya de rositas después de que su presidente, Francisco González, se haya negado de manera tajante a participar en el banco malo. Más allá de los dimes y diretes, lo que está claro es que el Gobierno y la banca necesitan redimirse del enorme coste social que han generado las participaciones preferentes y la mejor forma de resolver el litigio es a partir de un mecanismo que nació precisamente para garantizar los depósitos de los clientes que confían sus ahorros a las entidades financieras en España.

La utilización del FGD para resarcir a los tenedores de las preferentes es la mejor manera de admitir el “mea culpa” de unas prácticas que han erosionado gravemente la confianza en la banca. El Ministerio de Economía, siguiendo la política de comunicación que acaba de exteriorizar el presidente Rajoy, está dispuesto a reconocer abiertamente los errores y no parece que ninguno de los grandes bancos españoles puede ahora llevarle la contraria en una decisión de clara repercusión pública.

Un total de 14.500 millones pendientes de canje

El FGD se convertirá en proveedor de liquidez de las preferentes aunque para ello sea necesario modificar algunos aspectos de su marco legal como entidad de financiación. Los primeros beneficiarios de esta decisión estratégica serán los inversores de Catalunya Caixa, que tiene que canjear 1.900 millones de euros, incluyendo la deuda subordinada. Dentro de la gran crisis financiera, la entidad catalana ha sido la peor parada en términos relativos con un valor patrimonial negativo que el FROB ha situado en 6.674 millones de euros. En segundo término, el FGD servirá también para pagar en efectivo el canje de las preferentes de Novagalicia que, sumando también la deuda subordinada, ascienden a 2.500 millones de euros. La marca surgida de la fusión de las cajas gallegas tiene un valor negativo de 3.091 millones de euros.

Otras entidades en proceso de reestructuración y que están salpicadas por el mismo problema son BMN y Liberbank, si bien en estos dos casos la situación es menos complicada para el Gobierno. En BMN los 250 millones de euros acumulados en preferentes fueron destinados a inversores institucionales que sabían perfectamente lo que estaban comprando. En Liberbank existen 900 millones en este tipo de deuda perpetua pero la entidad tiene previsto cotizar en Bolsa antes de que termine el primer semestre de 2013, por lo que los inversores dispondrán de una salida inmejorable para realizar la venta de sus participaciones.

El saldo de preferentes y subordinadas pendientes de canje en el sistema financiero asciende a 14.500 millones de euros, de los que casi la mitad, 6.900 millones, están concentrados en el grupo BFA-Bankia. De ahí que el Gobierno quiera sacudirse el polvo de las sandalias con la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri y haya anunciado la creación de juntas de arbitraje para que los inversores puedan recuperar el 100% de su dinero si demuestran que fueron engañados. Algo que, no se olvide, ya se hizo antes en las otras dos grandes entidades infectadas, Catalunya Caixa y Novagalicia.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios