Deloitte advierte a BBVA y a Amancio Ortega de que su grupo hotelero es inviable
  1. Economía
LES ACONSEJA APORTAR CAPITAL A OCCIDENTAL HOTELES POR SUS PÉRDIDAS

Deloitte advierte a BBVA y a Amancio Ortega de que su grupo hotelero es inviable

Deloitte se ha puesto serio con BBVA y Amancio Ortega, los dos socios principales de la cadena Occidental Hoteles. Las pérdidas de este grupo turístico han

Foto: Deloitte advierte a BBVA y a Amancio Ortega de que su grupo hotelero es inviable
Deloitte advierte a BBVA y a Amancio Ortega de que su grupo hotelero es inviable

Deloitte se ha puesto serio con BBVA y Amancio Ortega, los dos socios principales de la cadena Occidental Hoteles. Las pérdidas de este grupo turístico han provocado que el auditor alerte sobre su situación financiera hasta el punto de que aconseje al banco presidido por Francisco González y al dueño de Inditex que aporten capital ante la imposibilidad de hacer frente a la abultada deuda.

La firma explica que “el pasivo corriente excede al activo corriente en 64,5 millones de euros, como consecuencia fundamentalmente de las pérdidas incurridas por el grupo del que es cabecera la sociedad durante los últimos ejercicios y de su estructura de financiación”. O lo que es lo mismo, que tiene un fondo de maniobra negativo que no corrige, ya que en 2010 también registró un déficit de 72 millones de euros.

“Esta situación, junto con otros factores, es indicativa de la existencia de una situación de incertidumbre respecto de la capacidad del Grupo Occidental Hoteles para continuar sus operaciones y atender a sus deudas a la fecha de vencimiento”, indica Deloitte en su informe anual de auditoría. Por todo ello, “se hacen necesarias medidas que permitan adecuar la estructura de vencimientos de sus obligaciones de pago a su capacidad de generación de recursos”.

Con el objetivo de resolver esta coyuntura, BBVA y Amancio Ortega, dueños del 60 y del 23% del capital de la cadena hotelera, han comenzado un proceso de negociación con la banca acreedora para refinanciar la deuda, que ronda los 300 millones de euros. Pero, como bien apunta Deloitte, lo más probable es que sea necesario “contar con el apoyo financiero de sus socios” para convencer a la banca. Es decir, aportar capital nuevo.

No sería la primera vez que BBVA y el dueño de Inditex se tienen que rascar el bolsillo. En octubre de 2010, los dos socios, el primero a través de su sociedad de capital riesgo Valanza y el segundo mediante su patrimonial Pontegadea, respaldaron una aportación de fondos de 43 millones de euros para financiar la cancelación anticipada de determinados contratos de arrendamientos en España y la remodelación de varios hoteles.

BBVA y Amancio Ortega están convencidos de que las medidas de ajuste adoptadas entre finales de 2011 y el primer semestre de 2012 tendrán sus resultados de inmediato y que el año en curso se cerrará cerca del equilibrio financiero. Un objetivo vital después de que en los últimos tres años Occidental Hoteles haya perdido cerca de 200 millones de euros, 49 de ellos en 2011. “El éxito de dicho proceso (refinanciación bancaria), junto con los recursos generados por las operaciones, permitirán disponer de la liquidez suficiente para atender el pago de las deudas a la fecha de su vencimiento”, le han comunicado a Deloitte para que apruebe sus cuentas.

Un cinco estrellas sin estrella

Aunque la mayor actividad de Occidental Hoteles se centra en el Caribe, lo cierto es que si hay un inmueble que refleja perfectamente la crisis del grupo es el Hotel Miguel Ángel. El establecimiento de cinco estrellas-lujo, el más emblemático de la cadena, está situado en el centro de Madrid, en la mitad del Paseo de la Castellana. Pero ni esa fantástica ubicación le ha librado de perder dinero en los últimos cuatro años. El más doloroso fue 2010, cuando su gestión arrojó unos números rojos de 11,4 millones, con unos fondos propios negativos de más de 20.

Por ese motivo, Occidental puso en marcha un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectó a 27 personas, el 15% de la plantilla, dentro de un plan de viabilidad para evitar la insolvencia del hotel. No obstante, los socios reconocen que las medidas de eficiencia y los recortes de gastos tan solo han conseguido una leve mejoría en el último ejercicio –las pérdidas se redujeron hasta 4 millones–, pero “del todo insuficientes para que el negocio resulte viable”.

Los mayores acreedores del grupo son BBVA y Popular, como titulares de un préstamo sindicado de más de 135 millones de dólares, seguidos por la Caixa (47 millones de euros), Banco Sabadell (34,5 millones de dólares), Novagalicia (28 millones de dólares), HSBC y varios bancos dominicanos.

Amancio Ortega Servicio de Estudios BBVA