SALE ESCOLTADO POR LA PUERTA TRASERA DE LA AUDIENCIA

Rato culpa a Zapatero, Mafo y Guindos de la crisis de Bankia, pero él no asume errores

El principal imputado de la investigación de Bankia en la Audiencia Nacional, Rodrigo Rato, no asume errores ni responsabilidad alguna en la situación de Bankia, que

Foto: Rato culpa a Zapatero, Mafo y Guindos de la crisis de Bankia, pero él no asume errores
Rato culpa a Zapatero, Mafo y Guindos de la crisis de Bankia, pero él no asume errores

El principal imputado de la investigación de Bankia en la Audiencia Nacional, Rodrigo Rato, no asume errores ni responsabilidad alguna en la situación de Bankia, que acabó con su intervención. El expresidente de la entidad dimitió porque el Gobierno había perdido su confianza, después de que este le obligara a modificar su plan de recapitalización en tan sólo dos semanas, según fuentes presentes en el interrogatorio ante el juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andréu.

El Ministerio de Economía, dirigido por Luis de Guindos, no aceptó su plan, a pesar de que el Banco de España le diera el visto bueno. Desde el Ejecutivo le dijeron que “no era lo que se esperaba”, y a partir de ese momento se forzó su dimisión. Aún así, Rato defendió ante el juez su propuesta inicial presentada en marzo de 2012. Era “la imagen fiel” de la entidad. Nunca llegó a entender por qué no se le aceptó el plan cuando, durante su elaboración, la relación con el Gobierno era fluida.

También culpó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero por forzarle a salir a Bolsa, cuando no lo tenía previsto a corto plazo. El decreto aprobado por el anterior Ejecutivo en el que se modificaban las condiciones para su salida al mercado le obligó a llevarlo cabo antes de septiembre de 2011. Su intención era plantearlo a medio o largo plazo, pero no de manera inmediata, como tuvo que hacerlo, y para lo que no estaba preparado.

No se ha librado de sus críticas el Banco de España. El gobernador en ese momento, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, le exigió integrar a Bancaja en lo que luego sería Bankia. Rato no habló de amenazas, como sí hizo ayer el exvicepresidente, José Luis Olivas, pero no hacía falta. El Banco de España tiene mucho poder y había que hacer lo que dijera. Tampoco consiguió dar una explicación razonable de por qué la consultora Deloitte no entregó las cuentas reales, tal y como debía hacerlo.

Casi tres horas estuvo Rato declarando ante el juez. A su entrada, cerca de dos centenares de personas le increparon e incluso le llegaron a tirar un globo con tinta azul que no llegó a impactarle. Medio centenar de afectados por las participaciones preferentes de Bankia recibieron al exvicepresidente del Gobierno y expresidente de Bankia en la Audiencia Nacional con pitos, abucheos y gritos de "estafador", "ladrón", "chorizo" y "malnacido".

Los concentrados, en un clima de fuerte crispación, coreaban gritos como "¡Rato, a la cárcel!", "Rato, capullo, te queremos en el trullo", "Rato, ratero, devuelve el dinero" y "No queremos quita, queremos nuestra guita".

Por su seguridad, a su salida, la Policía de la Audiencia Nacional le sacó desde el garaje en coche para evitar así sufrir agresiones e insultos por parte de los manifestantes, que seguían esperándole. Entre ellos, muchos afectados por las preferentes de Caja Madrid, gran parte de los cuales de una edad muy avanzada.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios