SE CERRARÁN 700 OFICINAS, HABRÁ BAJAS INCENTIVADAS Y TRASPASOS A OTROS PAÍSES

Botín oculta el número de despidos y advierte que afectarán a todo el grupo Santander

El Banco Santander va a acometer una profunda reorganización de su estructura laboral gracias a la fusión por absorción de Banesto. La entidad que preside Emilio

Foto: Botín oculta el número de despidos y advierte que afectarán a todo el grupo Santander
Botín oculta el número de despidos y advierte que afectarán a todo el grupo Santander
El Banco Santander va a acometer una profunda reorganización de su estructura laboral gracias a la fusión por absorción de Banesto. La entidad que preside Emilio Botín se niega a desvelar el número de bajas que conllevará esta operación, lo que alienta las especulaciones de que serán numerosas. Además, advierte de que estas salidas y el cierre de oficinas (700 en total) no sólo se circunscribirán a Banesto, sino que afectarán a todo el grupo, incluida la matriz y Banif, que también será absorbida.

Antes de acometer las salidas, el banco propondrá tanto a los directivos de Banesto como a los empleados de las tres unidades la posibilidad de reubicarse en "otras unidades en España o en el extranjero", es decir, que algunos tendrán que salir de España para poder mantener su puesto de trabajo. Aquellos a los que no se ofrezca esta posibilidad o que no la acepten tendrán que abandonar el grupo, un proceso que se hará mediante "bajas incentivadas". La entidad también se ha negado a desvelar qué condiciones se ofrecerán en dichas bajas y se ha limitado a señalar que "no serán traumáticas".

La decisión sobre qué oficinas serán cerradas dependerá de la rentabilidad de cada una, así como de las posible duplicidades. Lo que sí ha aclarado el banco es que la red del Santander quedará dividida en tres tipos de oficinas: banca universal (la mayoría), pymes y banca premium (que serán más que las actuales 52 de Banif). Por otro lado, los recortes de empleo afectarán especialmente a los servicios centrales, ya que se encuentran duplicados, aunque eso no significa que las salidas vayan a corresponder sólo a Banesto; esto esa, habrá salidas en los servicios centrales de Boadilla.

En todo caso, el director financiero de la entidad, José Antonio Álvarez, ha admitido que los costes en España se reducirán en un 10%, 237 millones, y que eso se traducirá en un ahorro de costes de 420 millones anuales, que aumentarán hasta 520 si se añaden las sinergias de ingresos. Asimismo, ha reconocido que la absorción de Banesto viene motivada por el entorno de negocio en España, con caída de los márgenes y una reducción de capacidad generalizada en el sector financiero.

Los principales competidores del Santander han aprovechado sus recientes fusiones o adquisiciones para acometer también una reestructuración de su red cierre de oficinas y la consiguiente reducción de empleo. La Caixa lo ha hecho con Banca Cívica y ahora lo repetirá con Banco de Valencia, BBVA ha aprovechado también la compra de Unnim, Sabadell ha hecho lo propio con CAM -y lo hará con la red de Penedès- y Popular con Pastor. 

Crecer en crédito pese al cierre de oficinas

En una conference call  con periodistas, Álvarez también ha señalado que el grupo tiene como objetivo crecer entre 100 y 200 puntos básicos en cuota de mercado en crédito en los próximos dos o tres años, pese a esta reducción de oficinas. Tampoco ha querido dar previsiones sobre si el mercado en su conjunto crecerá en España. Asimismo, ha explicado que la absorción de Banesto es independiente de la posible participación del banco en las subastas de CatalunyaCaixa o NovaGalicia. 

Finalmente, ha negado que la operación esté motivada por la mala situación financiera de Banesto, que ha salvado los últimos trimestres gracias al traspaso de unidades de negocio a la matriz, como la banca privada en Nueva York, los seguros y fondos de inversión, y la filial inmobiliaria, Messena, absorbida por Altamira. Se espera que Banesto presente fuertes pérdidas en 2012 por culpa de las exigencias de los dos Decretos 'De Guindos'.

La fusión de Santander y Banesto quedará completada en mayo de 2013, y como resultado el grupo contará en España con 4.000 oficinas, frente a las 4.752 sucursales que tenía en septiembre pasado. Las marcas Banesto y Banif desaparecerán y el grupo operará bajo la única enseña del Santander. Pese a esta reducción, la entidad contará en 2015 con una cuota de mercado en oficinas del 13%, frente al 10% que tenía en 2008, ya que espera que el proceso de ajuste en el resto del sector sea aun mayor, con el cierre total de 16.000 sucursales en este periodo.
Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios