LA AMINISTÍA FISCAL RECAUDARÁ ENTRE 1.500 Y 2.000 MILLONES

Regularizar dinero negro prescrito permite que la declaración ante Hacienda salga a devolver

Hacienda se ha empeñado en dar tantas facilidades para que los defraudadores acudan a la amnistía fiscal, cuyo plazo termina hoy (si no se prorroga finalmente),

Foto: Regularizar dinero negro prescrito permite que la declaración ante Hacienda salga a devolver
Regularizar dinero negro prescrito permite que la declaración ante Hacienda salga a devolver
Hacienda se ha empeñado en dar tantas facilidades para que los defraudadores acudan a la amnistía fiscal, cuyo plazo termina hoy (si no se prorroga finalmente), que ha llegado a situaciones que rozan el disparate. Así, se han dado casos en los que el defraudador no sólo no tiene que pagar nada por regularizar el dinero negro, sino que incluso le sale 'a devolver', es decir, genera una base imponible negativa que puede reducir su factura fiscal 'regular', según distintas fuentes del sector. 

La explicación de este curioso fenómeno parte de la principal ventaja que ha concedido el departamento de Cristóbal Montoro a los defraudadores: no tener que pagar el recargo del 10% por el patrimonio anterior a 2008, ya que se considera prescrito. Por tanto, si los activos ocultos son anteriores a esa fecha, sólo debe pagar por la rentabilidad que ha generado en los últimos años. Y resulta que es bastante fácil que esa rentabilidad sea negativa porque los ejercicios 2008, 2009 y 2010 han sido negativos para muchos mercados, lo que genera una minusvalía. Se puede hacer una complementaria de esos ejercicios para aplicar dicha minusvalía y puede salir a devolver.

Para beneficiarse de esta devolución no hay que regularizar el dinero prescrito por la vía extraordinaria de la amnistía fiscal (que no permite que salga a devolver), sino por la de la regularización ordinaria tradicional, que también se puede utilizar para traer el dinero negro a España. Esta posibilidad existía antes de la amnistía, pero la utilizaba muy poca gente. Ahora, con el efecto llamada de la amnistía más el endurecimiento de las sanciones para los defraudadores de aquí en adelante (junto al declive de los paraísos fiscales), han hecho que esta vía se utilice masivamente, según las fuentes consultadas.

De hecho, muchos defraudadores utilizan de forma simultánea las dos vías: la extraordinaria para regularizar el patrimonio no prescrito pagando sólo el 10% de su importe, y la ordinaria para el prescrito si tiene minusvalías en los ejercicios a los que se aplica esta medida.

Como ejemplo de las posibles pérdidas en esos años, el Ibex 35 de la bolsa española perdió un 39,43% en 2008 y un 17,43% en 2010, si bien en 2009 recuperó el 29,84%. Por tanto, alguien que cogiera sólo los años malos o que tuviera en su cartera los valores que peor lo hicieron (o fondos que invirtieran en ellos) puede acumular perfectamente pérdidas en ese período. Asimismo, también pudo acumular pérdidas en la crisis de la deuda periférica si invirtió en bonos de algún país rescatado.
 
Ahora bien, entre los despachos de asesores fiscales hay división sobre si se debe pedir la devolución al regularizar el dinero negro prescrito. "La gente no se atreve a pedir la devolución", afirma una de las fuentes consultadas. "Bastante tienen ya con regularizar su dinero negro sin pagar un euro, como para encima utilizarla para que Hacienda les devuelva dinero". Otras fuentes, en cambio, aseguran que se está utilizando esta fórmula de forma generalizada ya que "la gente es muy tacaña" y se trata de una fórmula legal: Hacienda no tiene más remedio que aceptar esa devolución.

Hacienda pone la alfombra roja

Sin llegar a esos extremos, lo cierto es que el coste de acudir a la amnistía fiscal ha sido por término medio mucho más bajo de lo que se temían los defraudadores. Así, alguien con activos financieros en Suiza por dos millones de euros pensaba que al tener que pagar el 10% iba a tener que desembolsar 200.000; pero, como solo tiene que pagar por los intereses generados en esos tres años, lo que van a tener que ingresar en el Tesoro es muy poco: 5.000, 10.000 euros… explica un abogado.

Sea como fuere, esta situación extrema es un paradigma de las enormes facilidades que ha ofrecido Hacienda a los defraudadores para que regularicen su dinero negro: ha respetado los plazos de prescripción (inicialmente se creía que el recargo del 10% se iba a aplicar sobre todo el patrimonio independientemente de su fecha de origen), ha prometido no inspeccionar ni perseguir a quienes se acojan a la medida, ha permitido regularizar el dinero en efectivo sin necesidad de pagar el IVA pendiente del momento en que se generó, ha considerado el patrimonio regularizado a cierre de 2010 aunque los activos hayan cambiado desde entonces hasta ahora...

Incluso algunos de los máximos responsables de Hacienda han hecho un roadshow por todo el país para convencer a los defraudadores de que se apunten a la amnistía, que algunas fuentes califican de un poco "sonrojante".

La recaudación superará los 1.500 millones

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha afirmado esta misma semana que está convencido de que la amnistía fiscal será un "éxito" para todos los españoles, ya que por un lado permitirá un afloramiento de bases imponibles hasta ahora ocultas y, por otro, significará una "normalización", dado que tener rentas no declaradas en el extranjero es "intolerable".

Distintas fuentes conocedoras de la situación aseguran que, con el fortísimo impulso final que ha recibido esta medida en el último mes -los despachos y los bancos no dan abasto, de ahí que pidan una prórroga-, la recaudación superará los 1.500 millones e incluso podría acercarse a los 2.000. Se quedará por debajo de los 2.500 millones previstos (precisamente porque no hay que pagar por el dinero prescrito), pero en todo caso cerca de cumplir los objetivos del Gobierno.
Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios