Es noticia
Menú
Brokers hundidos, traders en paro: no hay negocio y la única salida es reciclarse
  1. Economía
LA CAÍDA DEL VOLUMEN EN BOLSA CONTINUARÁ EL AÑO QUE VIENE

Brokers hundidos, traders en paro: no hay negocio y la única salida es reciclarse

El volumen en bolsa va cada vez a menos y los brokers se quedan sin negocio. Esta coyuntura ha dejado en evidencia un problema estructural de

Foto: Brokers hundidos, traders en paro: no hay negocio y la única salida es reciclarse
Brokers hundidos, traders en paro: no hay negocio y la única salida es reciclarse

El volumen en bolsa va cada vez a menos y los brokers se quedan sin negocio. Esta coyuntura ha dejado en evidencia un problema estructural de exceso de capacidad y a muchos traders en el paro y con pocas opciones de recolocación. La salida es renovarse y dedicarse a otra cosa, según fuentes del sector, porque a medio plazo no se van a recuperar unos volúmenes del mercado que justifiquen la reapertura de las mesas de operaciones que se han cerrado o que se han reducido a la mínima expresión.

Muy pocos brokers ven rayos de esperanza en un negocio que, además de sufrir la crisis financiera y económica, con una importante desaparición de clientes, va a seguir reduciendo ingresos y márgenes como consecuencia de los cambios reguladores y fiscales. Los brokers no encuentran inversores, ni en España, ni fuera.

En este contexto, las entidades medianas y pequeñas están ahogadas. Las entidades pequeñas y poco diversificadas en la intermediación de productos, “están muertas”, señala una fuente del sector, que añade que “no se espera que vayan a mejorar los volúmenes de contratación y que se producirán ajustes tremendos en el sector”.

“El panorama en esta industria va a seguir siendo negro durante bastante tiempo”, afirma un trabajador de un importante broker internacional que dejó de trabajar para su firma a comienzos de verano. Este responsable del negocio de renta variable destaca que había exceso de capacidad en la industria, “había demasiada gente peleándose por un negocio cada vez más pequeño”. “En España el ahorro ha caído mucho y es muy conservador, en renta variable no hay negocio, ni lo va a haber”, comenta.

Es una opinión que se repite casi de manera constante. Tanto por los que han perdido el empleo, como por los que todavía están en activo. Desde una firma española aseguran que “el patio está fatal”.  Las fuentes consultadas coinciden en que los brokers de los bancos españoles han quedado reducidos a la mínima expresión, tras cinco años de crisis.

“La intermediación en España empezó a estar tocada hace unos años y ahora está hundida. Las pocas mesas que siguen dando dinero van a sufrir las constantes caídas de los volúmenes y los cambios reguladores”, explica Alberto Roldán, que salió de Inverseguros cuando la firma cerró la unidad de Renta Variable. Y destaca que muchas mesas operan con pérdidas para mantener al cliente. Roldán diferencia entre los operadores de renta fija y los de renta variable. Los primeros todavía se están aprovechando de los elevados diferenciales de los bonos. Pero a medio plazo tampoco tienen el horizonte despejado.

“No hay trabajo, toca reciclarse”

Además, en España, a diferencia de otros países europeos, “no hay masa crítica para que se recupere el negocio, para justificar el número de brokers que había cuando estalló la crisis”.  El negocio se va a concentrar mucho, vaticina. Y otra fuente asegura que “no solo se van a reducir en número de mesas, sino que la reducción del tamaño de las mismas va a continuar a corto plazo”. Así que todavía seguirá habiendo despidos en el sector. “No hay trabajo. Toca reciclarse”, afirma un miembro de un broker español.

En este contexto, los que se han quedado sin trabajo lo van a tener muy difícil, según las fuentes consultadas. “El mercado ahora no busca gente. La reducción de capacidad va a continuar a lo largo de 2013”, afirma Roldán. Llegados a este punto, “la única opción es reciclarse y ahí lo van a tener más fácil los que no se dedicaban únicamente a trading y también han hecho venta o análisis. Se puede volver al mercado, comenta, “pero de otra manera”. 

Para los traders puros, la situación va a ser más complicada, y “si no se han llevado su cartera de clientes cuando se han quedado sin trabajo, es imposible que se recoloquen”, asegura Roldán. Se trata de un negocio muy específico.

Desde 2007 la evolución del negocio bursátil ha ido a la baja y la reducción del volumen ha sido constante, con la excepción de 2010. Así, la negociación en renta variable en 2007 registró un volumen rércord, al alcanzar 1,66 millones. En 2008 se negociaron 1,24 millones y en 2009 897.187 millones. La cifra fue de 1,03 millones en 2010 y en 2011 volvió a caer por debajo de un billón. En lo que va de año, el volumen ha caído un 26,4% -datos del cierre de septiembre-.

Esta caída del negocio ha provocado la reducción o cierre de los brokers. En este sentido, cabe destacar la salida de España de Deutsche Bank –en enero-, que siguió el ajuste de plantillas que habían hecho Nomura –que en septiembre volvió a anunciar recortes de gastos en Europa mediante el recorte de plantillas- Citi, Royal Bank of Scotland, Morgan Stanley y Credit Suisse

El volumen en bolsa va cada vez a menos y los brokers se quedan sin negocio. Esta coyuntura ha dejado en evidencia un problema estructural de exceso de capacidad y a muchos traders en el paro y con pocas opciones de recolocación. La salida es renovarse y dedicarse a otra cosa, según fuentes del sector, porque a medio plazo no se van a recuperar unos volúmenes del mercado que justifiquen la reapertura de las mesas de operaciones que se han cerrado o que se han reducido a la mínima expresión.