MARTÍNEZ MENÉNDEZ ERA DESDE 2009 PRESIDENTE DE LA FILIAL SEPIDES

Montoro coloca en Patrimonio a un alto cargo del PSOE que fue cesado de la Sepi en febrero

Hacienda tiene razones que la SEPI no comprende, pero ya se sabe que donde hay patrón no manda marinero. Ramón Aguirre, presidente del holding estatal desde

Foto: Montoro coloca en Patrimonio a un alto cargo del PSOE que fue cesado de la Sepi en febrero
Montoro coloca en Patrimonio a un alto cargo del PSOE que fue cesado de la Sepi en febrero

Hacienda tiene razones que la SEPI no comprende, pero ya se sabe que donde hay patrón no manda marinero. Ramón Aguirre, presidente del holding estatal desde el pasado mes de enero, tendrá que compartir mesa y a veces también mantel con el nuevo director general de Patrimonio, Juan Antonio Martínez Menéndez, quien por razón de su nuevo cargo será miembro nato del consejo de administración de la Sepi. Curioso viaje de ida y vuelta para un directivo que fue cesado por el propio Aguirre en febrero como presidente de Sepides, la empresa filial del grupo público que gestiona los proyectos de capital riesgo con objetivos de desarrollo industrial en toda España.

La operación limpieza llevada a cabo en la cúpula de Patrimonio ha dejado de piedra a Ramón Aguirre, que no se enteró hasta el último instante de la designación de Juan Antonio Martínez Menéndez. El nuevo director general del ministro Cristóbal Montoro ocupaba hasta ahora la División de Control Financiero y Auditoría del Sector Público y Estatal dentro de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE). Previamente, en 2009 y por decisión del anterior Gobierno socialista, fue nombrado secretario general y director de Control Corporativo de Sepi Desarrollo Industrial y presidente de Sepides Gestión.

La llegada al poder del PP propició el nombramiento de Ramón Aguirre como presidente de Sepi en enero de este mismo año y sólo un mes después el nuevo titular del holding estatal llevó a cabo los primeros cambios que afectaron a un grupo de sociedades filiales, entre ellas Sepides. Martínez Menéndez fue relevado en el cargo por Rosa Mosulén Bravo dentro de un paquete conjunto de ceses que sirvieron como tarjeta de presentación al antiguo diputado del Partido Popular.

Nueve meses después el ahora director general de Patrimonio volverá por la puerta grande a su antigua casa como vocal del máximo órgano de decisión de Sepi. Ramón Aguirre tendrá que desplegar la alfombra roja a un colaborador que llega con todas las credenciales ministeriales y con quien además deberá compartir la puesta en marcha de los grandes ajustes que todavía faltan por hacer en el sector público empresarial.

Ni Patrimonio ni la Sepi son ahora lo que fueron en la gran etapa de las privatizaciones llevadas a cabo durante los primeros gobiernos de Aznar, pero una y otra tienen todavía una tarea importante que gestionar para reducir la carga del Estado en actividades que hace tiempo dejaron de ser rentables. Aguirre ha sido el primero en entender la función de ajuste que le corresponde dentro del organigrama de Hacienda y ha empezado por reducir el papel directivo de algunos departamentos que tradicionalmente fueron santo y seña en la actividad del holding estatal.

El presidente de la Sepi ha rebajado el organigrama operativo del comité de dirección dejando fuera de este órgano clave de decisiones al responsable financiero y al de planificación y control. Un síntoma de la identidad real y de la que se avecina dentro de un conjunto heterogéneo de empresas públicas donde todavía queda mucha tela que cortar.  

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios