Es noticia
Menú
Juan Rosell crea una filial internacional de CEOE para defender la 'marca España'
  1. Economía
QUIERE RECUPERAR TERRENO AL CONSEJO DE LA COMPETITIVIDAD

Juan Rosell crea una filial internacional de CEOE para defender la 'marca España'

La junta directiva de CEOE ha decidido dar un golpe en la mesa para restaurar su papel protagonista en el mundo patronal español y recuperar el

Foto: Juan Rosell crea una filial internacional de CEOE para defender la 'marca España'
Juan Rosell crea una filial internacional de CEOE para defender la 'marca España'

La junta directiva de CEOE ha decidido dar un golpe en la mesa para restaurar su papel protagonista en el mundo patronal español y recuperar el liderazgo que en los últimos meses ha ido cediendo a otras organizaciones de alto standing empresarial entre las que sobresale el Consejo de la Competitividad. Este lobby de grandes sociedades cotizadas en Bolsa, presidido por César Alierta y secundado por Emilio Botín y Francisco González, ha ido ganando enteros como interlocutor válido de las grandes instituciones nacionales, empezando por la Casa Real y siguiendo por los distintos departamentos ministeriales del Gobierno español.

Juan Rosell no quiere ser el convidado de piedra de los primeros espadas del Ibex 35 y, para ello, la CEOE ha aprobado la constitución de una empresa que, con carácter filial y naturaleza de sociedad mercantil, pretende convertirse en el abanderado oficial de la 'marca España'. La nueva CEOE Internacional nace con el objeto social de impulsar la actividad empresarial en el sector exterior como piedra angular para la recuperación de la economía española.

Las grandes empresas del Consejo de la Competitividad tienen como denominador común el incremento paulatino del negocio que efectúan fuera de España. La necesidad de compensar la debilidad de la demanda interna ha provocado un esfuerzo de internacionalización que se resume claramente con los datos presentados ayer por Bolsas y Mercados Españoles (BME). Según el operador de los mercados de valores, una de cada cuatro sociedades cotizadas facturan en el exterior más del 75% de su volumen total de ventas.

La proyección de las multinacionales de bandera no es extrapolable al resto del tejido empresarial español y eso ha provocado que la CEOE, como agente aglutinador de grandes, pequeñas y medianas empresas, haya sido eclipsada por otros movimientos corporativos más sensibles a los nuevos problemas que afligen a la economía española. El sector exterior es clave para refrendar una labor de representación institucional y la cúpula patronal quiere ponerse al día con esta filial que absorberá los múltiples recursos, humanos y materiales, que la primera organización empresarial del país ha desarrollado desde hace años a través de su Comisión de Relaciones Internacionales.

Precisamente será el presidente de este grupo de trabajo, Jesús Banegas, quien canalice la puesta a punto de un proyecto que se considera el embrión de un amplio programa reformista en el seno de la CEOE. El futuro presidente de la filial internacional deberá entregarse con plena dedicación a un cometido que parece incompatible con cualquier otro desempeño en materia de representación corporativa o empresarial. Por esta razón Banegas tendrá que dejar la presidencia que actualmente ostenta al frente de AMETIC, la organización que reúne a las empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información y Contenidos Digitales.

El relevo de Banegas no es una tarea sencilla porque el virtual presidente de CEOE Internacional ha sido el alma mater en la creación de una gran asociación que, como AMETIC, integra a las distintas organizaciones empresariales del sector de las telecomunicaciones y demás industrias colaterales. Pero ahora es fundamental priorizar las necesidades de acuerdo con un programa de modernización que permita a la gran patronal volver por sus fueros. Rosell quiere pasar a la ofensiva y Banegas se va a convertir en uno de sus principales arietes.

La junta directiva de CEOE ha decidido dar un golpe en la mesa para restaurar su papel protagonista en el mundo patronal español y recuperar el liderazgo que en los últimos meses ha ido cediendo a otras organizaciones de alto standing empresarial entre las que sobresale el Consejo de la Competitividad. Este lobby de grandes sociedades cotizadas en Bolsa, presidido por César Alierta y secundado por Emilio Botín y Francisco González, ha ido ganando enteros como interlocutor válido de las grandes instituciones nacionales, empezando por la Casa Real y siguiendo por los distintos departamentos ministeriales del Gobierno español.

Juan Rosell CEOE