LA CRISIS SE CEBA CON LOS TRABAJADORES NO CUALIFICADOS

El 30% de los ocupados vive ya por debajo del umbral de la pobreza

Las cifras son devastadoras. Y ponen de relieve la intensidad de la crisis, que no sólo se está cebando entre quienes han perdido un empleo o

Foto: El 30% de los ocupados vive ya por debajo del umbral de la pobreza
El 30% de los ocupados vive ya por debajo del umbral de la pobreza
Autor
Tags
    Tiempo de lectura5 min

    Las cifras son devastadoras. Y ponen de relieve la intensidad de la crisis, que no sólo se está cebando entre quienes han perdido un empleo o no lo encuentran, sino, también entre quienes lo conservan pero con un salario mermado. Según este estudio realizado por la Fundación Primero de Mayo de CCOO, la tasa de pobreza relativa -es decir el porcentaje de trabajadores que no alcanza el 60% de los ingresos medios- se situará el año próximo en un 30%, nivel sólo superado por Rumania y Grecia en el ámbito de la Unión Europea (UE). Este año se acabará en el 28,5%.

    Lo preocupante, con todo, es su evolución, toda vez que al comenzar la crisis “sólo” el 23% de los trabajadores estaba por debajo de la pobreza relativa. 

    El concepto de ‘trabajadores pobres’ ha sido acuñado en la Unión Europea (working poor o in-work poverty) y se refiere a individuos ocupados -tanto asalariados como trabajadores por cuenta propia-que  durante al menos siete meses al año pertenecen a hogares cuya renta anual disponible se encuentra por debajo del umbral de la pobreza. Este umbral se corresponde con el 60% del ingreso neto anual familiar mediano de cada país. En el caso de España, en torno a los 7.500 euros al año en 2011. O lo que es igual, unos 625 euros al mes.

    Según el informe, la evolución en España no es comparable con lo que ha sucedido en la UE. Los datos de la Unión Europea a 27 reflejan que durante la crisis, la lógica de los países europeos ha determinado que la tasa media “se haya ido reduciendo tibiamente”, en tanto que en España se ha visto incrementada, de tal modo que la brecha entre España y la media europea asciende a 4,3 puntos de diferencia.

    España, según el estudio, se sitúa, según los últimos datos disponibles, como tercer país de la Unión Europea con mayor índice de trabajadores en hogares pobres, sólo superada por Rumanía y Grecia. En el extremo opuesto se encuentran Finlandia, República Checa y Bélgica, con porcentajes de trabajadores bajo el umbral de la pobreza considerablemente más bajos de la media europea.

    Trabajadores autónomos

    España, además, cuenta con otra particularidad. Los datos actuales muestran el “altísimo porcentaje” de trabajadores por cuenta propia, sostienen los autores, cuya unidad de convivencia ingresa por debajo del umbral de riesgo de pobreza, que casi duplica las cifras de la Unión Europea. El 41% de los trabajadores por cuenta propia en España se encontraba en esta situación -el 44% en el caso de los varones-, frente al 22,5% de la media europea. Datos que contrastan con las tasas de los trabajadores por cuenta ajena, que registran una tasa de 7,4% en España y de 6,1% en la Unión Europea. 

    Los autores del estudio apuntan hacia la evolución del Salario Mínimo Interprofesional como una de las principales causas que explican lo sucedido. Y, en concreto, estiman que el porcentaje de personas que percibe un salario igual al SMI o inferior a él “se ha incrementado”, alcanzando al 35% de la población ocupada, incremento que hay que achacar “al desplome” del colectivo de trabajadores que cobraba entre 1y 2 veces el SMI y en el tramo siguiente (de 2 a 3 veces el SMI). En tanto la evolución del resto de ingresos salariales plantea un perfil similar. Esto significa que se ha empobrecido sobre todo el segmento de trabajadores ingresos bajos y medios.

    De hecho, si en 2008, al comienzo de la crisis, el umbral de la pobreza relativa se situaba en torno a ingresos inferiores a 8.000 euros al año, en la actualidad se estima en 7.506 euros debido a la moderación salarial. El concepto de pobreza relativa es el que se utiliza en los países avanzados, mientras que en las naciones más depauperados se habla de pobreza absoluta, por ejemplo sobrevivir con dos dólares al día.

    En el informe se recuerda que el salario mínimo o la tasa de paro tienen una incidencia” notable” en la evolución de la pobreza. Así, un incremento del 1% del SMI produciría una reducción cercana al 0,8% de la tasa de pobreza y exclusión social; de la misma forma un incremento de 1 punto porcentual de la tasa de paro implicaría un incremento del 0,8% en la tasa de pobreza del año siguiente.

    Riesgo de pobreza

    Otra de las causas tiene que ver con la cualificación profesional. Los datos indican que la tasa de riesgo de pobreza de los trabajadores de baja formación supera a la media europea en 3,5 puntos. Se pueden destacar cuatro países europeos cuya población ocupada con nivel formativo bajo mostraban altas tasas de riesgo de pobreza: Rumanía, Polonia, Grecia y Bulgaria. En el extremo contrario se encuentran Países Bajos o Finlandia. 

    La pobreza, sin embargo, no sólo afecta a los trabajadores con escasa formación, También a los de mayor nivel. En el año 2005, el 4% de los trabajadores con formación superior se encontraban en riesgo de pobreza, 6,4 puntos por debajo de la media general. A partir de entonces, la tasa no ha cesado de aumentar –salvo en el caso de los estudiantes-, especialmente en el periodo de crisis, hasta colocarse en 6,1 puntos. “Mientras en España la tasa crecía, en Europa apenas lo hacía”, aumentándose así la diferencia de partida, hasta el punto que la tasa española casi duplica la europea.

    La conclusión que extraen los autores del estudio es que “el acceso al empleo ya no es una salvaguarda ante las situaciones de pobreza”. Al contrario, “la precarización de las condiciones de trabajo, los procesos de desprotección en el mercado laboral y el debilitamiento de los recursos sociales del Estado de bienestar están provocando un empobrecimiento creciente de la población trabajadora”.

    De la misma manera, el trabajo por cuenta propia, la temporalidad, la inestabilidad y la parcialidad son condiciones laborales que se encuentran asociadas a mayor nivel de riesgo de pobreza. También son claves las circunstancias de los entornos familiares, como la intensidad de empleo en el hogar, que se ha visto reducida “gravemente” en estos últimos años debido a la elevadísima destrucción de empleo.

    Economía
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    27 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios