Ibercaja rompe formalmente su proceso de fusión con Liberbank
  1. Economía
A CONSECUENCIA DEL SUSPENSO EN LOS TEST DE ESTRÉS

Ibercaja rompe formalmente su proceso de fusión con Liberbank

Ibercaja ha comunicado en un hecho relevante a la CNMV que ha decidido no segregar sus activos y pasivos a favor de Libercaja banco, lo que

Foto: Ibercaja rompe formalmente su proceso de fusión con Liberbank
Ibercaja rompe formalmente su proceso de fusión con Liberbank

Ibercaja ha comunicado en un hecho relevante a la CNMV que ha decidido no segregar sus activos y pasivos a favor de Libercaja banco, lo que significa que rompe formalmente la fusión con Liberbank. Esta ruptura se produce a consecuencia del suspenso en los test de estrés de Oliver Wyman, ya que la entidad que preside Amado Franco considera que no merece la pena seguir adelante con la fusión dadas las elevadas necesidades de capital que supone.

Estos test arrojaron unas necesidades conjuntas para la fusión a tres bandas (Ibercaja-Liberbank-Caja3) de 2.108 millones, pero si Ibercaja seguía en solitario, necesitaría solamente 226 millones, una cantidad que podría conseguir con generación de beneficios y venta de activos. Las necesidades individuales de Caja 3 ascienden a 779 millones, algo que, según fuentes conocedoras de la operación, podría ser asumible por la entidad.

Como adelantó El Confidencial, Ibercaja había enseñado a Liberbank la puerta de salida al imponerle unas durísimas condiciones para mantener la fusión. Entre ellas, se encontraban una mayoría accionarial de Ibercaja superior a la negociada inicialmente, la imposición del presidente y el consejero delegado por parte de la entidad aragonesa, la adopción por el nuevo grupo del modelo de negocio de ésta y, de forma simbólica, que se trate de una fusión por absorción en vez de una fusión entre iguales como se había planteado hasta ahora. Liberbank habría rechazado estas imposiciones, con el resultado de la ruptura formal comunicada este martes.

Además, la Comisión Europea no ve con agrado las operaciones de fusión entre bancos de cajas, y mucho menos si dichas fusiones tienen que ser revisadas a partir de ahora como consecuencia de las necesidades de capital detectadas por Oliver Wyman. En el caso concreto de Libercaja, había una diferencia muy escasa, de menos de 100 millones, entre integrar las tres cajas o desarrollar los proyectos por separado, por lo que no merecía la pena forzar un proceso de concentración que implicaba un retraso en la conformación del nuevo mapa bancario.

Tras esta ruptura, Liberbank (fusión de las cajas de Asturias, Cantabria y Extremadura) tendrá que cubrir un déficit de capital individual de 1.198 millones, algo difícil de conseguir de forma privada por una entidad no cotizada; según fuentes cercanas a la misma, su plan de recapitalización incluirá ayudas públicas, aunque muy reducidas y de carácter temporal. Para ello, pretende reducir sus activos ponderados por riesgo (a lo que ayudará el traspaso de sus activos tóxicos al 'banco malo') y la venta de participaciones industriales. 

Se trata de la segunda operación fracasada de fusión por parte de la entidad que preside Manuel Menéndez. La primera fue Banco Base, donde participaban los integrantes de Liberbank más la CAM, un proyecto que rompió la propia Cajastur en marzo del año pasado ante la pésima situación en que se encontraba la caja alicantina. Como es sabido, la CAM tuvo que ser nacionalizada y posteriormente vendida en subasta al Sabadell.

Noticias de Liberbank Ibercaja