EL GOBIERNO ENVIARÁ A BRUSELAS LOS NUEVOS DATOS

El déficit público de 2011 se dispara hasta el 9% por la revisión a la baja del PIB

La revisión a la baja del crecimiento económico de 2011 que acaba de realizar el Instituto Nacional de Estadística (INE) no será inocua. Al contrario, supondrá

Foto: El déficit público de 2011 se dispara hasta el 9% por la revisión a la baja del PIB
El déficit público de 2011 se dispara hasta el 9% por la revisión a la baja del PIB
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    La revisión a la baja del crecimiento económico de 2011 que acaba de realizar el Instituto Nacional de Estadística (INE) no será inocua. Al contrario, supondrá un ligero aumento del déficit público previsto inicialmente por el Gobierno, que ahora, con las nuevas estimaciones, se situará en el 9% del Producto Interior Bruto (PIB).

    La causa de esta revisión del desequilibrio fiscal tiene que ver con el hecho de que ahora el INE considera que el año pasado la economía creció 10.028 millones menos de lo estimado hace unos meses. En concreto, según Estadística, el PIB a precios de mercado (con inflación) se situó el año pasado en 1,063 billones de euros.

    Las últimas cifras del Gobierno, por el contrario, estiman que el déficit del conjunto de las administraciones públicas fue equivalente a 95.531 millones, lo que significa que si no hay modificaciones de última hora, el año 2011 se cerró con un desequilibrio del 8,98%, alrededor de una décima por encima de la cifra anterior.

    Inicialmente, el 30 de marzo el Gobierno había comunicado a Bruselas que el déficit público cerró el año pasado con una cifra equivalente al 8,5% del PIB (91.344 millones de euros), pero posteriormente, y tras aflorarse desequilibrios ocultos en la Comunidad de Madrid, Valencia y Castilla y León, Hacienda elevó el déficit hasta el 8,9% del PIB.

    Ahora, sin embargo, tendrá que sumar una nueva décima como consecuencia del menor crecimiento de la economía. Según el INE, el PIB avanzó tres décimas por debajo de lo estimado por el anterior Gobierno socialista. Esto quiere decir que la desviación final del desequilibrio presupuestario respecto de lo previsto por el anterior Gobierno fue exactamente del 50%, toda vez que el objetivo inicial era del 6% del PIB.

    Esto significa, según Eurostat, que el año pasado sólo Irlanda (que nacionalizó su sistema financiero) y Grecia (aunque sólo una décima más) tuvieron mayor déficit que España, que casi no ha recortado la diferencia entre ingresos y gastos desde 2009, apenas dos puntos de PIB.

    La solvencia de España

    La cara negativa de la revisión del volumen de crecimiento económico es que el déficit público ha sido ligeramente mayor, y eso penaliza la solvencia de España en los mercados; pero la positiva es que al ser el PIB menor en 2011 que lo estimado inicialmente, las comparaciones con 2012 serán más favorables.

    En las últimas previsiones del pasado mes de julio, el Gobierno ha estimado un PIB a precios corrientes (con inflación) equivalente a 1,060 billones de euros para este año. Es decir, prácticamente igual que el año anterior (apenas 3.000 millones de euros menos). Esto significa que el PIB nominal en lugar de retroceder un 1,2% (como se había estimado) apenas se contraerá este año, lo que ayudará a suavizar el déficit público respecto del PIB. A medida que crece el PIB nominal, el desequilibrio fiscal y el nivel de deuda pública son menores. Por el contrario, si baja el PIB nominal, el déficit crece automáticamente, aunque la cifra sea idéntica.

    Según las últimas estimaciones del Gobierno, España no recuperará hasta 2014 los niveles de actividad económicas que registró en 2008.

    Aumento del gasto en plena recesión

    Los nuevos datos del INE ponen negro sobre blanco lo poco que ha avanzado España en los últimos años en la reducción del déficit público. Según la Contabilidad Nacional, el gasto en consumo final de las administraciones públicas se situó en 2009 en 223.603 millones de euros. Pero es que un año después, ya en plena recesión, el gasto público aumentó hasta los 224.511 millones.

    Fue en 2011 cuando comenzó a bajar, pero de una forma casi marginal, hasta los 222.721 millones. Es decir, más del doble que hace una década. El gasto en consumo público representa hoy una cantidad similar a lo que invierte (formación bruta de capital fijo) este país cada año, lo que refleja su fuerte peso en la economía. Con base 100 en 2008, al comienzo de la crisis, el consumo público se situó el año pasado todavía en el 104,8%.

    La revisión a la baja del PIB de 2011 tiene que ver mayoritariamente, de hecho, con el comportamiento del sector público. Inicialmente, el INE había estimado un retroceso del -2,2, pero finalmente ha calculado un -0,5%, lo que significa que el año pasado el gasto apenas se redujo. En parte debido a que el nuevo Ejecutivo afloró partidas ocultas sin pagar.

    Economía
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    33 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios