Es noticia
Menú
Un excuñado de Rato, juzgado en Londres por hundir un 'hedge fund'
  1. Economía
SANTIAGO ALARCÓ ALCANZA UN ACUERDO CON EL FONDO RUBICON

Un excuñado de Rato, juzgado en Londres por hundir un 'hedge fund'

Santiago Alarcó, hermano de la exmujer de Rodrigo Rato, María Ángeles Alarcó, ha sido juzgado en Londres por tratar de hacerse con el control del hedge

Foto: Un excuñado de Rato, juzgado en Londres por hundir un 'hedge fund'
Un excuñado de Rato, juzgado en Londres por hundir un 'hedge fund'

Santiago Alarcó, hermano de la exmujer de Rodrigo Rato, María Ángeles Alarcó, ha sido juzgado en Londres por tratar de hacerse con el control del hedge fund para el que trabajaba y, posteriormente, llevarse a los clientes a otro creado por él junto a un socio, con una reclamación de 105 millones de libras (131 millones de euros). Finalmente, Alarcó ha reconocido su culpa, ha pedido perdón y ha llegado a un acuerdo con el fondo por una "importante cantidad" no revelada.

Alarcó -cuya hermana fue nombrada en febrero presidenta de Paradores de Turismo- es bien conocido en el mundo de la gestión de fondos y protagonizó en el pasado episodios similares en GBS Finanzas y Altex Partners. Sin embargo, lo sucedido en Londres ha tenido más trascendencia que los casos precedentes.

La historia comenzó en agosto de 2009, cuando el fundador del hedge fund Rubicon Fund Management, Paul Brewer, sufrió una caída casi mortal de un caballo y quedó incapacitado para seguir gestionando el fondo. Entonces, el excuñado de Rato y su socio, Timothy Attias, que trabajaban para Brewer, tomaron el mando de forma interina e intentaron hacerse con el control de la empresa. De hecho, en ese ejercicio cobraron 3,2 y 2,1 millones de libras, respectivamente.

Sin embargo, Brewer se recuperó de sus heridas y regresó a la firma, lo que puso muy nerviosos a Alarcó y Attias. "Estaban incandescentes de rabia" cuando se dieron cuenta de que Brewer iba a recuperar su puesto en vez de vender su parte en el fondo a los dos socios, según ha manifestado el abogado de Rubicon en el juicio. Entonces, decidieron en 2011 abandonar Rubicon y crear su propio fondo, llamado SATA Asset Management, que replicaba la gestión del original.

Desde esta nueva plataforma, se dedicaron a convencer a los inversores de Rubicon para que abandonaran esa firma y se fueran con ellos, con argumentos "carentes de toda humanidad" en referencia al estado de Brewer tras el accidente. El caso es que tuvieron bastante éxito: los activos gestionados de Rubicon se desplomaron desde 1.600 millones de dólares al cierre de 2010 hasta un mínimo de 290 millones en julio de 2011, entre el dinero que fue a SATA y el que buscó otras alternativas. Nombres como GAM, BlackRock y Société Générale acompañaron a Alarcó y Attias en su nuevo periplo.

Indemnización y disculpas públicas

Brewer entonces decidió demandar a sus antiguos subordinados por los perjuicios causados, y ése es el motivo del juicio celebrado la semana pasada. En él, el antiguo jefe solicitaba a una indemnización de 105 millones de libras para proteger al fondo y sus inversores. Alarcó y su socio prefirieron buscar un acuerdo antes que arriesgarse a sufrir esta condena, para lo cual han aceptado pagar una cantidad inferior aunque "sustancial", según el citado abogado, y pedir disculpas públicamente.

"Los acusados quieren aprovechar esta oportunidad para pedir disculpas a Rubicon, sus socios y sus antiguos compañeros. Reconocen que su conducta y las circunstancias que rodearon su salida fueron censurables", admitieron sus abogados el miércoles pasado en el tercer día de la vista oral por este caso.

Alarcó y Attias no tienen el perfil habitual en el mundo de los hedge funds, donde los gestores suelen ser grandes desconocidos celosos de su intimidad, sino que les gusta alternar con la alta sociedad, los focos y el boato. Así, Attias es un conocido playboy en Londres y entre sus conquistas se encuentra la modelo Jerry Hall, exmujer de Mick Jagger, 10 años mayor que él y con la que estuvo saliendo en 2001.

Santiago Alarcó, hermano de la exmujer de Rodrigo Rato, María Ángeles Alarcó, ha sido juzgado en Londres por tratar de hacerse con el control del hedge fund para el que trabajaba y, posteriormente, llevarse a los clientes a otro creado por él junto a un socio, con una reclamación de 105 millones de libras (131 millones de euros). Finalmente, Alarcó ha reconocido su culpa, ha pedido perdón y ha llegado a un acuerdo con el fondo por una "importante cantidad" no revelada.

Rodrigo Rato