¿Vender Bankia tras una semana de pánico o aguantar la tormenta?
  1. Economía
EL VALOR SE HA DESPLOMADO UN 14% EN LA SEMANA

¿Vender Bankia tras una semana de pánico o aguantar la tormenta?

Bankia ha caído un 14,26% en cinco días por el pánico que ha provocado entre los inversores la dimisión de su presidente y el anuncio de nacionalización

Bankia ha caído un 14,26% en cinco días por el pánico que ha provocado entre los inversores la dimisión de su presidente y el anuncio de nacionalización de la entidad. Desde que salió a bolsa no ha dejado de perder valor, pero tras una semana ‘horribilis’ cabe plantearse si hay que aguntar el chaparrón o ha llegado el momento de cortar por lo sano. Los analistas no se ponen de acuerdo porque faltan datos.  Lo que sí está claro es que a corto plazo la acción va a seguir tocada. Ayer hubo una buena demostración: contra el mercado -el Ibex subió un 3,4%- la acción de Bankia perdió un 1,1%.

“Sin conocer los planes del Gobierno y del nuevo equipo gestor es muy difícil dar una respuesta. El accionista se va a diluir, lo que no se sabe es cuánto y si la caída sufrida estos días descuenta ya esa dilución”, comentan desde Link Securities.

Precisamente, la dilución es uno de los aspectos negativos que esgrimen los expertos para vender las acciones de Bankia, aunque sea con pérdida. A esta dilución se le suma el hecho de que el banco va a tener que provisionar más dinero por los activos inmobiliarios, lo que impactará en las cuentas y, seguramente, elimine la retribución al accionista.  El escenario para los próximos meses es bastante negativo.  

Sobre la situación que se abre con el nuevo presidente y la entrada de dinero público, Alberto Roldán, director de Análisis de Inverseguros, señala en una nota que ahora, la prioridad del nuevo equipo de José Ignacio Gorigolzarri, que presentará su plan estratégico en junio, será llevar a cabo un profundo saneamiento mediante un agresivo plan de desapalancamiento. “Esto se traducirá en una mayor dotación de provisiones” y “todo plan de remuneración al accionista debe ser suprimido”.

El analista cree que el banco tendrá que acelerar las desinversiones y el esfuerzo en dotaciones, lo que “afectará con toda seguridad a la cuenta de resultados de, al menos, dos años”. En su opinión, lo aconsejable es vender. Y ha bajado el precio objetivo de Bankia hasta 1,8 euros -hasta el mismo nivel al que lo hizo ayer JP Morgan, uno de los coordinadores globales de la salida a bolsa de julio del año pasado-, lo que supone un potencial bajista del 15%.

En algún momento hay que cortar las pérdidas”, señala Ignacio Cantós, de Atlas Capital, que coincide con la idea de que lo normal es que BFA vaya a tener que cumplir con unos nuevos requisitos de provisiones. “Probablemente tendrá que ampliar capital o sacar nuevos bonos convertibles que se transformen en acciones y generen una dilución aún mayor”.  Otro experto comenta que las cifras de dilución que se manejan “son brutales, de hasta el 70%”, dependiendo del escenario que al final se plantee.

Los que opinan que es mejor vender ya, ven muy difícil que Bankia recupere el precio de la semana pasada por las perspectivas de resultados. Conservar la acción con la esperanza de que suba “supone no haber aprendido nada con la crisis y llevamos cuatro años de clase”, afirma Roldán.

De perdidos, al río

Otros expertos creen que, llegados a este punto, ya es mejor aguantar -si se puede-. “Es mejor esperar a ver qué pasa en los próximos días, a conocer los detalles del nuevo escenario y del plan de saneamiento”, afirman desde Capital Markets.

Si has aguantado hasta ahora es mejor seguir”, señala Nuria Álvarez, de Renta 4, que valora la entrada del gobierno positivamente. En su opinión, y dada la situación actual, “todo lo que se pueda ir haciendo va a ser positivo y ya está recogido un escenario suficientemente negativo”. Aunque reconoce que todavía hay muchas incógnitas por resolver.

Desde Tressis también creen que es mejor mantener. Como explica su consejero delegado, José Miguel Maté, con lo que han caído en estos días las acciones, “es absurdo venderlas ahora. Hay que esperar a conocer los detalles que presente el Gobierno el viernes y si la financiación es sin dilución”.

Covadonga Fernández, de Self Bank, manifiesta una opinión similar. “La entrada del nuevo equipo debería conllevar mejoras en el balance y eso, reflejarse en la cotización”, dice. Y considera que la inyección de dinero es positiva. Además, “sería un error vender en medio del pánico, hay que tener un poco de sangre fría y no deshacerse de los títulos en el peor momento si se ha aguantado hasta ahora”.