CON POSIBLE FINANCIACIÓN DEL FONDO DE RESCATE EUROPEO

De Guindos negocia con Olli Rehn cómo sacar adelante el 'banco malo'

El tiempo se echa encima. El ministro de Economía, Luis de Guindos, negoció ayer jueves con el vicepresidente de la Comisión Europea, Olli Rehn, la fórmula

Foto: De Guindos negocia con Olli Rehn cómo sacar adelante el 'banco malo'
De Guindos negocia con Olli Rehn cómo sacar adelante el 'banco malo'

El tiempo se echa encima. El ministro de Economía, Luis de Guindos, negoció ayer jueves con el vicepresidente de la Comisión Europea, Olli Rehn, la fórmula concreta para sacar adelante un banco malo, una entidad o entidades en la que se segregarían los activos inmobiliarios considerados tóxicos para sacarlos de los balances de la banca española. La cita tuvo lugar en el Hotel Arts de Barcelona y duró más de una hora, más tiempo del previsto en el protocolo inicial, según fuentes oficiales.

En este encuentro, el ministro español habría tratado la posibilidad de financiar estas entidades, en el caso de crearse varias, con dinero del Fondo de Rescate Europeo (EFSF por sus siglas en inglés). Fuentes del Ministerio de Economía, sin embargo, negaron que se hubiera tratado este extremo. En todo caso, la cita con Olli Rehn adquiere una dimensión especial ya que el político finlandés, además de vicepresidente de la Comisión, es el responsable de Asuntos Económicos de la UE y, por tanto, el responsable de permitir que los recursos del Fondo de Estabilidad Financiera, su nueva nomenclatura a partir del verano, se utilicen para financiar a entidades privadas.

En este sentido, Bruselas es tajante. El reglamento del Fondo de Estabilidad, que entrará en funcionamiento el próximo 1 de julio, prohíbe de forma taxativa utilizarlo para financiar a entidades privadas como son los bancos. Sólo está constituido para ayudar a los Gobiernos, pero Rajoy y De Guindos se oponen con fuerza a esta posibilidad ya que España quedaría estigmatizada ante los mercados financieros. El FMI, por su parte, también ha presionado a España para que acepte el dinero.

Por este motivo, el Ejecutivo español ha negado de forma reiterada que vaya a utilizar dinero público o dinero de la UE para financiar este vehículo. De acuerdo con la versión oficial, se trata sólo de facilitar que los bancos saquen de sus balances los ‘activos tóxicos’ para poder venderlos más fácilmente. Sin embargo, la opinión generalizada es que sin dinero público o privado (inversores) estas fórmulas no servirán de nada, ya que serían las propias entidades las que tendrían que asumir las pérdidas de los inmuebles que saquen de balance. Y las que no puedan asumirlas estarían en la misma situación que actualmente.

Con menos margen de maniobra

Sin embargo, ayer mismo, en el acto celebrado en la Tribuna Barcelona, De Guindos volvió a negar la posibilidad de que se utilice dinero público para el saneamiento y adelantó que esta segregación en sociedades especiales podría afectar a un total de activos valorados en 180.000 millones (el total de activos problemáticos calculados por el Banco de España a cierre de 2011) que incluirían suelo, promociones y viviendas. Eso sí, el ministro de Economía no avanzó el descuento que deberían asumir las entidades a cambio de hacer esta cesión a los, denominados, bancos malos.

El problema no es pequeño, ya que se trata de dar salida a préstamos al 'ladrillo' que totalizan cerca de 400.000 millones de euros, de los que las tres cuartas partes son promociones inmobiliarias y el resto construcción. La tasa de dudosidad en el 'ladrillo' asciende al 60% incluyendo promociones adjudicadas, subestándar (a apunto de realizar una fallido) y morosidad pura y dura. Mientras tanto, en Bruselas esperan que en breves semanas España presente su propuesta de banco malo, que por lo poco que avanzó ayer de Guindos en Barcelona pasaría por la creación de una o varias entidades que los bancos españoles llevarían a cabo de manera voluntaria.

Entre los oyentes de la intervención del titular de Economía estuvieron el presidente español, Mariano Rajoy, y el propio presidente del BCE, Mario Draghi. Y junto a ellos, también, algunos de los defensores de la figura del banco malo, como el presidente de Bankia, Rodrigo Rato, o el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Precisamente, el primer borrador de banco malo ha estado 'patrocinado' por el organismo supervisor, que presentó un proyecto a Luis de Guindos nada más llegar al poder el PP. Sin embargo, el ministro de Economía lo rechazó y en su lugar impulsó una nueva ronda de fusiones en el sector que no ha obtenido los resultados esperados.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
54 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios