LA COMPAÑÍA FUE VALORADA EL PASADO AÑO EN HASTA 1.500 MILLONES

Telefónica intenta vender Atento de nuevo de la mano de Morgan Stanley y HSBC

A la segunda va la vencida. Telefónica trata de deshacerse de Atento de nuevo. La operadora ha contratado a HSBC y a Morgan Stanley la venta de su filial

Foto: Telefónica intenta vender Atento de nuevo de la mano de Morgan Stanley y HSBC
Telefónica intenta vender Atento de nuevo de la mano de Morgan Stanley y HSBC

A la segunda va la vencida. Telefónica trata de deshacerse de Atento de nuevo. La operadora ha contratado a HSBC y a Morgan Stanley la venta de su filial de call center, que en mayo del pasado año tuvo que paralizar al no conseguir demanda suficiente en la salida a bolsa. Ahora, la multinacional pretende colocar esta compañía a un inversor en una subasta, ya sea un grupo industrial del sector o a una firma de capital riesgo.

Fuentes financieras han confirmado la decisión de Telefónica, que necesita hacer caja para seguir financiando su política de dividendos. Desde la operadora presidida por César Alierta han preferido no hacer ningún comentario sobre la transacción. No obstante, recuerdan que la compañía ya dijo que Atento era un activo no estratégico y que estaba englobado en un paquete más amplio de posibles desinversiones.

Telefónica ya vendió años atrás con este mismo método otras filiales que no eran consideradas activos fundamentales para el negocio. Así lo hizo con Endemol, la productora de programas de televisión, que adjudicó a Goldman Sachs y Mediaset por 2.629 millones tras sacarla previamente a bolsa. Anteriormente, también había vendido el 60% de TPI, más conocida como Páginas Amarillas, a Yell por 1.838 millones. La británica la sacó de bolsa con una OPA de exclusión.

En esta ocasión, Telefónica se salta el primer paso, la oferta de acciones, que el pasado año intentó sin éxito. Alierta puso en el mercado cerca del 50% de Atento, que fue valorada entre 1.155 y 1.500 millones de euros. Sin embargo, tras dos semanas de prospección de demanda entre inversores exclusivamente institucionales, la compañía decidió suspender la colocación por falta de demanda.

La mala coyuntura de los mercados hizo imposible la OPV pese a que Telefónica accedió a rebajar un 22% el precio de la banda indicativa y no vinculante. La horquilla oscilaba entre 19,25 y 25 euros por acción y la operadora situó el precio final en 17,25 para intentar convencer a los inversores. Sin embargo, ni pese a ese sacrificio pudo sacar adelante la oferta de acciones, dirigida por Goldman Sachs y Citi.

En busca de potenciales compradores

Fuentes próximas a Telefónica confirman que Alierta ha vuelto a poner a Atento en el mercado, si bien matizan que lo que ha encargado a Morgan Stanley y a HSBC es sondear a los potenciales compradores para saber si la venta podría llevarse a cabo. Otras fuentes añaden que el cuaderno de venta se repartirá en las próximas semanas. La cuestión es si la banca estará abierta a financiar una operación de esa magnitud.

En el año 2011, los ingresos de Atento ascendieron a 1.802 millones de euros, con un crecimiento del 8,4%. La cifra de negocios de clientes multisector, es decir, externos a Telefónica, se mantuvo en el 50% del total. Por zonas geográficas, Brasil representó el 54% de los ingresos, en línea con el año anterior. El resultado operativo cayó un 30,2%, hasta los 101 millones, por los efectos de una reestructuración de plantilla. Ese es el gran problema de Atento, que tiene una fuerza laboral de 156.700 empleados, más de la mitad de todo el Grupo Telefónica.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios