Repsol desafía al Gobierno argentino con el reparto del dividendo de YPF
  1. Economía
LA ESPAÑOLA DEJARÁ DE INGRESAR 600 MILLONES EN METÁLICO

Repsol desafía al Gobierno argentino con el reparto del dividendo de YPF

Lejos de solucionarse, el conflicto entre Repsol y el Gobierno de Argentina se prolonga. La causa ahora es el desacuerdo en cómo repartir los beneficios de

placeholder Foto: Repsol desafía al Gobierno argentino con el reparto del dividendo de YPF
Repsol desafía al Gobierno argentino con el reparto del dividendo de YPF

Lejos de solucionarse, el conflicto entre Repsol y el Gobierno de Argentina se prolonga. La causa ahora es el desacuerdo en cómo repartir los beneficios de YPF de 2011. La petrolera española propuso este miércoles pagar el dividendo en acciones en lugar de en efectivo, como lo hacía hasta la fecha, medida que fue rechazada por el represante del ejecutivo de Cristina Fernández de Kirchner. Un nuevo giro en un enfrentamiento que puede tener consecuencias más graves.

Con la presencia de Antonio Brufau, presidente de Repsol, el consejo de administración de YPF ha propuesto que la junta general de accionistas apruebe el reparto del dividendo correspondiente a 2011 en acciones, en vez de en efectivo, a pesar del rechazo del Gobierno argentino, que tiene un asiento en el consejo de la YPF. La empresa con sede en Buenos Aires, participada en un 57% por Repsol, adoptó esta decisión tras descartarse el proyecto presentado por el Ejecutivo para constituir una reserva de inversiones con los beneficios de los dos últimos años.

El coordinador del Ministerio de Planificación Federal y representante del Estado en el directorio de YPF, Roberto Baratta, fue el encargado de expresar el rechazo del Gobierno al plan de reparto del beneficio de los dos últimos años en acciones.

Por su parte, el secretario de Política Económica del país, Axel Kicillof, aseguró a la prensa argentina que durante la reunión se produjo "una fuerte controversia con la dirección de la compañía" debido a que la misma no había tomado en cuenta la propuesta del Estado de crear una "reserva de inversiones".

Como contrapartida, señaló el dirigente, los miembros del consejo de YPF propusieron no repartir dividendos y utilizar esos fondos para "capitalizar" la empresa y repartir "más acciones a los accionistas". Además de Baratta y Kicillof, en la reunión se permitió la participación del secretario de Energía, Daniel Cameron.

Malo para todos

La medida deberá ser aprobada por la junta de accionistas, en la que Repsol tiene la mayoría. Además, cuenta con el apoyo del Grupo Petersen, que ostenta el 25% del capital. Por ese motivo, se da por hecho que el Gobierno planteará nueva batalla, ya sea mediante la retirada de nuevas licencias de explotación, o incluso con la nacionalización.

Una posibilidad que se ve muy lejana. De hecho, unas declaraciones de un portavoz del Gobierno, Abel Medina, en sentido contrario provocaron una fuerte subida del 5% de las acciones de Repsol en bolsa y un posterior repunte del 8% de las de YPF. Sin embargo, el mismo político salió más tarde para matizar que no descartaba ningún tipo de actuación pública.

En cualquier caso, la propuesta del dividendo en acciones tampoco favorece a Repsol, que dejará de ingresar unos 600 millones de euros en efectivo por su participación. Recibirá más acciones en contra de la estrategia de Brufau, que en el último año y medio ha vendido cerca de un 12% del capital a inversores institucionales a través de varias colocaciones en la bolsa de Nueva York.

Repsol Honda