Pulso entre Santander y Fortress por la venta de una cartera de impagados de 1.200 millones
  1. Economía
LA OPERACIÓN LE PERMITIRÁ RECUPERAR LAS PROVISIONES POR LAS PÉRDIDAS

Pulso entre Santander y Fortress por la venta de una cartera de impagados de 1.200 millones

Banco Santander quiere sacarle provecho a la nueva normativa sobre provisiones aprobada el pasado mes de febrero por el Banco de España. La entidad negocia la venta

placeholder Foto: Pulso entre Santander y Fortress por la venta de una cartera de impagados de 1.200 millones
Pulso entre Santander y Fortress por la venta de una cartera de impagados de 1.200 millones

Banco Santander quiere sacarle provecho a la nueva normativa sobre provisiones aprobada el pasado mes de febrero por el Banco de España. La entidad negocia la venta de una cartera de créditos al consumo impagados a Fortress, uno de los mayores fondos oportunistas del mundo. El importe de la operación, cuya firma estaba prevista para el pasado viernes, asciende a 1.200 millones de euros.

Para Banco Santander se trata de una transacción redonda porque le permitiría liberar las dotaciones que ha tenido que hacer para cubrir las pérdidas de esa cartera de préstamos vencidos y no cobrados. No obstante, apenas recuperaría nada del dinero inicial que concedió a los clientes, puesto que la valoración de esos créditos se hace a entre un 5 y 10% de su valor facial. Ahí es donde estriban las diferencias entre Santander y Fortress, que el pasado viernes rompieron las conversaciones después de varias semanas de negociaciones exclusivas. Fuentes financieras apuntan a que se trata de un pulso entre las partes, condenadas a entenderse, y que en breve volverán a sentarse para dirimir los flecos.

Banco Santander llevaba más de cuatro meses intentando sacarse de encima este problema, ya que, incluso con la normativa anterior sobre dotaciones, los créditos al consumo son los que antes se tenían que provisionar. La entidad había negociado con distintos fondos internacionales especialistas en este tipo de cartera, pero desde principios de enero había dado exclusividad a Fortress.

Esta sociedad es una de las mayores del mundo, con activos bajo gestión por más de 43.700 millones de dólares a finales de 2011 entre sus cuatro divisiones: capital riesgo, activos tradicionales, mercados y carteras de crédito. Esta última área de negocio fue lanzada en 2002 bajo el mando de Pete Briger. Hoy está formada por unos 300 profesionales repartidos por ocho zonas geográficas que buscan oportunidades para aprovecharse de las caídas de los ciclos económicos. Solo esta división administra 12.500 millones de dólares.

Fortress ha tenido que batallar en esta subasta con otros fondos internacionales como Cerberus, Apollo y Orion, que también se habían interesado por este negocio. Santander convocó a la mayoría de los conocidos como fondos buitres para que pujaran por estos 1.200 millones de créditos al consumo, más otros 450 millones de créditos personales y otros 350 millones de hipotecarios.

La subasta de estar cartera de fallidos de 2.000 millones forma parte de una limpieza de balance mucho más grande que Banco Santander ha diseñado para sanear su cuenta de resultados, una estrategia que cobra especialmente importancia tras los últimos cambios regulatorios. La entidad controlada por la familia Botín tiene previsto deshacerse de activos valorados en más de 5.000 millones de euros, como adelantó este diario el 19 de septiembre. Desde el banco matizan que esa cifra es menor, pero no la concretan.

Fortress Noticias del Banco Santander