Alfredo Sáenz ganó 11,6 millones el año en que el Gobierno le indultó
  1. Economía
EMILIO BOTÍN 'SÓLO' PERCIBIÓ UNA REMUNERACIÓN DE 4,5 MILLONES

Alfredo Sáenz ganó 11,6 millones el año en que el Gobierno le indultó

El consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, percibió una remuneración de 11,6 millones de euros en el ejercicio 2011, lo que significa un descenso del 8,15%

placeholder Foto: Alfredo Sáenz ganó 11,6 millones el año en que el Gobierno le indultó
Alfredo Sáenz ganó 11,6 millones el año en que el Gobierno le indultó

El consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, percibió una remuneración de 11,6 millones de euros en el ejercicio 2011, lo que significa un descenso del 8,15% en relación a 2010, mientras que el presidente del banco, Emilio Botín, ganó 4,50 millones, un 9,5% menos, según datos del informe anual del Santander. Se da la circunstancia de que el 2011 fue el año en que el Gobierno de Rodríguez Zapatero concedió el polémico indulto a Sáenz.

Los emolumentos de consejero delegado del Santander incluyen un importe fijo de 3,7 millones, más uno variable de 7,019 millones, en tanto que Botín percibió por este concepto una remuneración de 1,34 millones más 2,8 millones en variables.  

Según se deduce de los datos facilitados hoy por la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sáenz se consolida como el banquero español mejor pagado, por encima no solo de su presidente, Emilio Botín, sino también del de BBVA, Francisco González (4,97 millones) y del de Bankia, Rodrigo Rato (2,34 millones).

Después de la retribución del consejero delegado, los sueldos más elevados correspondieron al ya exdirectivo Francisco Luzón y a Matías Rodríguez Inciarte, que percibieron 6,79 millones y 6,015 millones de euros, respectivamente, cifras que arrojan un descenso del 6,92%, y del 8,43%, en cada caso.

Ana Patricia Botín, que en 2011 se estrenó al frente de la filial británica Santander UK tras presidir Banesto durante varios años, percibió 5 millones de euros, un 10 % menos que en 2010. El consejero del grupo, Juan Rodríguez Inciarte, percibió 3,4 millones, un 9 % menos. El Santander ha anunciado además que en 2012 se congelará la parte de la retribución fija que percibe el consejo.

Créditos y jubilaciones

Los consejeros ejecutivos del Santander tienen reconocido el derecho a percibir un complemento de pensión, y las obligaciones contraídas y cubiertas por el grupo en 2011 se elevan a 266,15 millones de euros, un 4,3% más que en 2010.

Al consejero delegado Alfredo Sáenz le corresponden 87,7 millones de euros del total, al presidente Emilio Botín, 25,4 millones, y al exconsejero Francisco Luzón, 63,6 millones. En este último caso, sus derechos de pensión han aumentado un 13,68% en relación a 2010 debido "a un cambio de situación familiar".

Luzón se acogió a la prejubilación voluntaria cesando de su cargo de consejero y director general del banco y responsable de la división América y ha optado por recibir la pensión devengada en concepto de prejubilación de 2,8 millones de euros en forma de capital. De estos 2,8 millones, 2,5 millones le serán abonados en 2012 y en los tres años posteriores 100.000 euros en cada uno.

El Santander 'jubila' a Basagoiti, Escámez y Salazar-Simpson

Por otro lado, el consejo de administración de Banco Santander ha propuesto a la próxima junta de accionistas, que está previsto se celebre el 30 de marzo, reducir el tamaño del propio consejo, que pasará de los 20 miembros con que contaba hace un año a 16, según ha informado la entidad. El banco ha destacado que esta reducción está en línea con las recomendaciones de los códigos de buen gobierno y con las prácticas internacionales.

En concreto, está previsto que en la próxima junta de accionistas dejen de formar parte del consejo Antonio Basagoiti, Antonio Escámez y Luis Alberto Salazar-Simpson. Por otra parte, el consejo ha propuesto a la junta el nombramiento, como consejera independiente, de Esther Giménez- Salinas, doctora en Derecho y Rectora de la Universidad Ramón Llull.

Durante 2011 se produjo el fallecimiento de Luis Ángel Rojo, cubriéndose la vacante con el nombramiento de Vittorio Corbo, cuya designación se somete también a ratificación de la próxima junta de accionistas, y dejó el consejo Antoine Bernheim, que representaba a Assicurazioni Generali. En 2012, Francisco Luzón, que se acogió a la prejubilación, renunció a su puesto en el consejo.

Con las propuestas que se someten a la próxima junta, el consejo de administración reduce su composición a 16 vocales, de los que 5 son ejecutivos y 11 externos (1 dominical, 8 independientes y 2 externos no dominicales ni independientes). Por tanto, la mitad del consejo seguirá siendo independiente.

Antonio Basagoiti continuará como presidente no ejecutivo de Banesto y Antonio Escámez y Luis Alberto Salazar-Simpson pasarán a formar parte del consejo asesor internacional del Grupo Santander. El consejo de administración ha reconocido y agradecido la "gran labor" realizada por los consejeros salientes.

En el orden del día de la junta además se prevé autorizar al consejo de administración para que pueda decidir un aumento de capital por una cuantía nominal máxima de 2.269,2 millones de euros en un plazo de tres años. Este incremento de capital, según precisó la entidad, se podría materializar en "una o varias veces y en cualquier momento". Los accionistas también tendrán que dar su visto bueno a aumentos de capital a través de la emisión de nuevas acciones de medio euro, sin prima de emisión, con cargos a reservas, y al canje anticipado y voluntario de las obligaciones necesariamente convertibles emitidas en 2007.

Asimismo, el banco liderado por Botín someterá a la junta la delegación en el consejo de administración de la facultad de emitir participaciones preferentes o deuda de análoga naturaleza, como warrants, convertibles en acciones.

Dentro de un plan de incentivos para su filial en Reino Unido, Santander ofrecerá a sus empleados en este país opciones sobre acciones. Este programa estará vinculado a la aportación de importe monetarios periódicos y a determinados requisitos de permanencia.

Alfredo Saenz