Nadal montó sus sociedades guipuzcoanas con la familia del exportero Lopetegui
  1. Economía
EL TENISTA DICE QUE NO SE BENEFICIÓ DE LA FISCALIDAD VASCA

Nadal montó sus sociedades guipuzcoanas con la familia del exportero Lopetegui

Rafael Nadal buscó compañía para su travesía empresarial en el País Vasco, que se prolongó entre 2006 y diciembre del año pasado. Y es que hacia

placeholder Foto: Nadal montó sus sociedades guipuzcoanas con la familia del exportero Lopetegui
Nadal montó sus sociedades guipuzcoanas con la familia del exportero Lopetegui

Rafael Nadal buscó compañía para su travesía empresarial en el País Vasco, que se prolongó entre 2006 y diciembre del año pasado. Y es que hacia octubre de 2009 las sociedades del tenista se guipuzcoanizaban y dejaban de ser gestionadas por un administrador único –su padre, Sebastián Nadal Homar- para pasar a tener un Consejo de Administración con aires más locales. Un cónclave presidido en sus tres principales compañías por el promotor local José Antonio Lopetegui Agote, hermano del que fuera portero de la Selección Española y del Barcelona, Julen Lopetegui. No fue el único miembro de esa familia con cargos en el entramado societario del deportista: Miriam Lopetegui Agote se convertía en apoderada.

Según avanzó ayer El Confidencial, la Inspección de la Hacienda Foral en manos de Bildu ha abierto una investigación al grupo de sociedades que el tenista mallorquín tenía domiciliado en el territorio histórico hasta hace apenas semanas, supuestamente para aprovechar el beneficioso marco tributario existente en Guipúzcoa. El tenista aclaraba ayer en una nota su situación fiscal y aseguraba que sus empresas, “tras un período en el que su domicilio social estuvo en territorio vasco, trasladaron su domicilio a Baleares, no habiéndose beneficiado como consecuencia de este traslado de lo previsto por el régimen fiscal anterior”. Añadía que su residencia fiscal ha sido siempre en su tierra natal, “como persona física”.

Según consta en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme), Nadal decidió dar un giro a la estructura de sus sociedades cuando ya llevaban tres años radicadas en San Sebastián. Debamina, cabecera del grupo y en la que Rafael Nadal atesora el 99,35%, se dotaba de un Consejo, al tiempo que se modificaban los estatutos sociales “en cuanto a la remuneración del órgano de administración", para pasar "de ser gratuita a ser remunerada”. Aspemir y Goramendi, firmas también controladas por el deportista, recorrían el mismo camino. Socios de Lopetegui en otras sociedades, sobre todo inmobiliarias, como José María Barrenechea o Feliciano Zabala, empiezan a aparecer en las empresas de Nadal como consejeros.

Hasta tal punto se estrecha la relación entre el entorno de Lopetegui y los Nadal que las empresas del tenista mallorquín están ubicadas en la misma dirección que algunas de las sociedades del hermano del ex cancerbero internacional, como Depor-Tegui o Joslogui, firma dedicada a la adquisición o alquiler de vivendas, locales industriales y toda clase de bienes inmuebles. Puerta con puerta. Aunque puede que la relación no sea nueva. Julen Lopetegui coincidió tres años en el Barcelona con el tío de Nadal, Miguel Ángel. Tal vez mera casualidad. El ganador de diez torneos del Grand Slam ponía punto final a su aventura vasca y abandonaba Guipúzcoa rumbo a Manacor a finales de 2011. Este diario intentó ayer sin éxito contactar con Lopetegui en la sede de Joslogui.

Justificar el domicilio en Guipúzcoa

La cuestión del domicilio no es baladí. Aunque la Hacienda Foral no facilita ese dato, la operativa de Aspemir bien podría entroncar con el modelo de Sociedades de Promoción de Empresas (SPE), tal y como señala Primeran, el diario que ha destapado el asunto. Las SPE son un régimen diseñado por el PNV y alentado en Guipuzcoa que concede importantes beneficios fiscales a sociedades nacidas para promover la creación de empresas mediante la participación temporal en su capital. Una suerte de capital riesgo ‘bonificado’. El sistema, que precisaba del plácet de la Diputación, proporcionaba a los afortunados importantes deducciones y hasta exenciones del Impuesto de Sociedades al, por ejemplo, recibir rentas con interés variable tras conceder préstamos participativos. Empresarios acogidos a ese jugoso modelo han tenido problemas por la vía del domicilio.

Así se puso de manifiesto en el caso Glass Costa, empresa catalana a la que se concedió el régimen de SPE para después descubrir que había falseado su domicilio en Guipúzcoa. El affaire puso en la picota al director de la Hacienda guipuzcoana entre 1991 y 2003 y ex senador del PNV, Víctor Bravo, a la sazón socio de la firma que recibió las ayudas. No en vano la Norma Foral 7/1996, de 4 de julio, del Impuesto de Sociedades, deja claro como planteamiento general que sus artículos son aplicables a aquellas sociedades que tengan su domicilio fiscal en Guipúzcoa. Fuentes de la Diputación no precisaron el estatus fiscal que tuvieron las empresas de Nadal y se limitaron a apuntar que, “si tiene el domicilio fiscal en San Sebastián, paga los impuestos aquí”.

Aspemir, firma controlada por el deportista y domiciliada en San Sebastián, declaró entre 2005 y 2009 beneficios por importe de 47,37 millones de euros. Según las cuentas remitidas al Registro Mercantil en esos cuatro años, la citada empresa apenas pagó en concepto de Impuesto de Sociedades 11.058,42 euros. Los ingresos que recibe Aspemir son exclusivamente financieros, concepto por el que se anotó 19,76 millones en 2009, último ejercicio documentado. Un montante que la memoria atribuye a una transacción efectuada con “empresas del grupo”. La firma admite un resultado antes de impuestos de 19,81 millones de euros y sólo asume un gravamen sobre beneficios de 10.319,94 euros.

Rafa Nadal