Nin, el más reticente de la cúpula de La Caixa a una posible fusión con Bankia
  1. Economía
POR LAS DUDAS SOBRE SU ENCAJE EN EL ORGANIGRAMA

Nin, el más reticente de la cúpula de La Caixa a una posible fusión con Bankia

La eventual fusión entre La Caixa y BFA-Bankia -impulsada desde el Gobierno dentro de su proyecto de reforma financiera- no genera excesivo entusiasmo en la caja

placeholder Foto: Nin, el más reticente de la cúpula de La Caixa a una posible fusión con Bankia
Nin, el más reticente de la cúpula de La Caixa a una posible fusión con Bankia

La eventual fusión entre La Caixa y BFA-Bankia -impulsada desde el Gobierno dentro de su proyecto de reforma financiera- no genera excesivo entusiasmo en la caja catalana, a pesar del cambio de actitud hacia la misma evidenciado en la presentación de sus resultados el viernes pasado. Según fuentes conocedoras de la situación, el más reticente es el director general y consejero delegado de CaixaBank, Juan María Nin, algo que se explica por las dudas sobre que "salgan los números" de la operación y sobre su propia ubicación en el organigrama de la entidad fusionada.

Isidre Fainé, el presidente de la entidad catalana, aunque no es un convencido de la operación, estaría más dispuesto a hacer de la necesidad virtud. En este caso, su principal motivo para ceder a las pretensiones gubernamentales es poner un broche de oro a su carrera convirtiendo a La Caixa en la primera entidad bancaria en España con una cuota de mercado superior al 20%. Asimismo, desplazaría una buena parte del poder financiero nacional hacia Barcelona. 

Pero Nin, aunque comparte estos objetivos, lo tiene menos claro. "Nin es mucho más profesional y tiene que ver que los números encajan para dar su visto bueno a una operación de esta envergadura". No hay que olvidar que la fusión de La Caixa y BFA-Bankia sería la mayor de la historia financiera española. Desde la perspectiva de La Caixa, el EPA (esquema de protección de activos) o las ayudas que reciba para hacerse cargo de BFA-Bankia son claves para embarcarse en esta aventura, amén, por supuesto, de las presiones políticas.

Aparte, las fuentes consultadas sostienen que su inclusión en el organigrama de la nueva entidad resultante es incierto. "No se puede pensar en una fusión así sin un organigrama paritario, al menos en los primeros niveles; si La Caixa, que es el fuerte, escoge al número uno, que será Fainé, el número dos lo escogerá Rato. Y ahí es donde Nin puede verse relegado", señala una de estas fuentes.

Otra va más allá y añade que Nin tiene aspiraciones a suceder a Fainé cuando venza su mandato o se retire por motivos de edad, y la fusión con Bankia frustraría estas aspiraciones si tiene un número dos por delante. Una tercera fuente, en cambio, asegura que "Nin será el primer ejecutivo en esta fusión si fructifica, porque Fainé no va a consentir ninguna otra cosa". Un portavoz de La Caixa declinó hacer comentarios.

En todo caso, el principal damnificado de esta operación sería Rodrigo Rato, el presidente de BFA-Bankia, ya que su condición de parte débil de la integración le relegaría a un papel secundario en la gestión del nuevo grupo, por mucho que mantenga buenas relaciones con Fainé. Aunque le concediera la copresidencia, la nueva entidad estaría dirigida por la caja catalana y con el peso de las decisiones en Barcelona. De ahí que se resiste a a la operación y siga insistiendo en la solución del 'banco malo', mucho más beneficiosa para su grupo porque le permitiría mantenerse independiente.

La copresidencia, en entredicho

En este sentido, la opción 'lógica' de que Rato y Fainé ocuparan la copresidencia de la nueva Caixa-Bankia está amenazada precisamente por el segundo de a bordo de Rato en sus tiempos de vicepresidente económico del Gobierno con Aznar. El actual ministro de Economía, Luis de Guindos, pretende prohibir esta figura en las cajas, como adelantó ayer El Confidencial, dentro de un plan para terminar con las duplicidades y la proliferación de altos cargos en las entidades fusionadas.

En este escenario, Rato no podría ser copresidente, lo que abriría un abanico de posibilidades igualmente incierto: quedarse al frente de alguna de las unidades (participadas o incluso Repsol, apuntan algunos), aceptar ser número dos de Fainé o abandonar la entidad hacia otro destino político.

En cualquiera de estos casos, tendría que recibir una compensación en términos de cuota de poder que iría en detrimento del actual director general de La Caixa, que el vienes aseguró que una fusión con Bankia sería "no sólo factible sino también deseable", aunque luego matizó que se refería a su impacto en la obra social.

Noticias de La Caixa Noticias de Caixabank