Abelló falseó el precio del opio para ocultar los beneficios de su socio francés
  1. Economía
OTRA TRETA CONTABLE DE ALCALIBER PARA DEFRAUDAR A HACIENDA

Abelló falseó el precio del opio para ocultar los beneficios de su socio francés

El financiero madrileño se llevaba parte de los beneficios girando facturas por conceptos falsos a través de otras empresas de su propiedad

placeholder Foto: Abelló falseó el precio del opio para ocultar los beneficios de su socio francés
Abelló falseó el precio del opio para ocultar los beneficios de su socio francés

La empresa de elaboración de opiáceos Alcaliber, propiedad al 60% de Torreal, la sociedad inversora de Juan Abelló, trabajó con una doble contabilidad para reducir sus beneficios oficiales y eludir el pago de impuestos, como reveló ayer este diario. El financiero madrileño se llevaba parte de los beneficios girando facturas por conceptos falsos a través de otras empresas de su propiedad, por lo que tenía que compensar a su socio, el grupo farmacéutico francés Sanofi Aventis, propietario del 40% de la compañía.

En esta ocasión la estratagema contable fue distinta: Alcaliber vendía derivados del opio, como la tebaína (un alcaloide de uso médico), a Francopia, filial de Sanofi Aventis, por un precio muy inferior al de mercado, de tal forma que se compensara lo que el actual vicepresidente de Repsol obtenía con las facturas falsas, que le costaron un acta de la Agencia Tributaria de casi dos millones de euros.

Un correo electrónico enviado desde Alcaliber a Sanofi, al que ha tenido acceso El Confidencial, revela de un modo esclarecedor esta operativa. El 28 de marzo de 2004 un directivo de Alcaliber se comunica con sus socios para pedirles su consentimiento al ejercicio 2003. Le recuerda que “el precio real del kilo (de tebaína) es de 348,59 euros (…) pero a Francopia se le factura a 105 euros”.

A continuación aparece el detalle de las cuentas. Alcaliber ha facturado 2.837,14 kilos de tebaína a 105 euros, lo que da un total de 297.899,7 euros, mientras que el precio real son 988.998,63. De este modo, Sanofi Aventis obtiene la diferencia, 691.098,93 euros, como reparto de beneficios encubierto. Si Alcaliber hubiera declarado la cantidad real en sus cuentas, habría pagado el correspondiente 32,5% de impuestos sobre el beneficio que, de este modo, se ha esfumado.

En su argot, la compañía denomina estas cantidades como “dividendos no oficiales”. Al socio francés le correspondían 715.000 euros con cargo al ejercicio 2003, una cantidad levemente superior a la obtenida mediante ventas de derivados del opio a un precio inferior al de mercado.

El correo electrónico termina con una propuesta para agilizar este sistema de cara a 2004, año en el que hay en perspectiva “varias operaciones con diferencia de precio”. La proposición pasa por enviarles una aceptación previa a las operaciones de venta, para que los franceses la acepten de antemano.

De hecho, este diario ha comprobado que en 2004 Francopia siguió pagando la tebaína a 105 euros el kilo, como demuestran dos facturas de Alcaliber.

Alcaliber, dedicada al cultivo y procesamiento de la adormidera para usos médicos, fabrica casi el 25% de la producción mundial de morfina y el 12% de la de tebaína. Cuenta con licencia de la DEA para vender opio a Estados Unidos. Es una empresa muy saneada, sin competencia en España, lo que se traduce en unos importantes beneficio que sus accionistas reducían gracias a la ingeniería contable.

Juan Abelló Torreal