CONSIDERA INADECUADA LA IDEA DEL PP DE CREAR UN BANCO MALO

Merrill Lynch recomienda la nacionalización de la banca española en apuros

Ni más provisiones regulatorias, ni banco malo. La solución para solventar la profunda crisis del sistema financiero español es que el Estado inyecte capital en aquellas

Foto: Merrill Lynch recomienda la nacionalización de la banca española en apuros
Merrill Lynch recomienda la nacionalización de la banca española en apuros

Ni más provisiones regulatorias, ni banco malo. La solución para solventar la profunda crisis del sistema financiero español es que el Estado inyecte capital en aquellas entidades que no son capaces de recapitalizarse por sí solas. Esa es la conclusión de un extenso informe remitido esta semana por Bank of America Merrill Lynch a sus clientes, en el que desnuda las debilidades de cada banco ante el futuro más inmediato.

Bajo el título “La banca en recesión”, Sergio Gómez, uno de los analistas más prestigiosos del sector, expone la coyuntura a la que tienen que hacen frente las principales entidades españolas en 2012, así como las posibles medidas que debe de adoptar el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy.

En primer lugar, el documento señala que España estará en recesión el próximo año, con una caída media del Producto Interior Bruto (PIB) del 1%. Expone que la economía nacional se verá afectada por el descenso del crecimiento a nivel global, ya que los ligeros repuntes de este ejercicio se han producido por la vía de las exportaciones ante la debilidad del consumo doméstico.

Asimismo, el empeoramiento de la deuda soberana afectará a la pérdida de confianza de los inversores, lo que obligará a un severo ajuste fiscal para cumplir con los objetivos del déficit. Una medida que supondrá una reducción adicional del balance de los bancos por sus necesidades de desapalancamiento. Todo ello tendrá un impacto directo en las cuentas de las entidades financieras que, en opinión de BofA Merrill Lynch no han solucionado los problemas derivados de su exposición al ladrillo (178.000 millones de euros).

Una morosidad que irá a más y que requiere una solución inmediata. El estudio dice que la normativa regulatoria del Banco de España sobre las provisiones de la banca con respecto al sector inmobiliario y constructor  “se ha demostrado que es muy lenta para normalizar” la situación.

También indica que la idea difundida por el PP de crear un banco público  -banco malo- que aglutina todos los activos impagados del sistema no es la adecuada, puesto que impediría la necesaria consolidación del sector, distorsionaría la competencia entre las entidades y generaría problemas éticos respecto de los responsables de la banca. Además, advierte que habría dificultades para financiarlo y que sería una opción más cara para los contribuyentes.

En opinión de BofA Merrill Lynch, la mejor opción es “proceder a una limpieza realista de los balances de cada banco, caso por caso, inyectando capital público cuando no puedan levantarlo por si mismas”. Para ello, sostiene que el FROB, que ya ha gastado 17.500 millones para recapitalizar el sistema, debería de emitir deuda o conseguir una línea de crédito de una institución con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Más despidos y cierre de oficinas

BofA Merrill Lynch teme que la explosiva espiral de financiación que están empleando los bancos pagando altos depósitos por la imposibilidad de conseguir fondos en los mercados mayoristas continuará, lo cual deteriorará más su balance al meter más presión a los márgenes.

Por ello, aunque prevé que continúe el proceso de consolidación del sector, considera que lo más necesario es que las entidades se esfuercen en reducir aún más sus costes, con el cierre del 20% de sus oficinas y el despido del 17% de sus servicios centrales. El banco de inversión tiene dudas de cómo y cuándo podrán las cajas que han recibido ayudas públicas devolver el dinero del FROB, lo cual provocará nuevas fusiones o absorciones en el sector.

Por último, como también tiene dudas sobre la salud de las cuentas del Estado, prevé que el FROB venda algunas de sus participaciones financieras –tiene más del 90% de CatalunyaCaixa, Unimm y Novagalica, entre otras- a lo largo del próximo año a inversores privados.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios