DUPLICA LA APORTACIÓN DE LA BANCA AL FONDO

El Gobierno prepara al FGD para convertirlo en 'banco malo'

El Gobierno está preparando el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) para que adopte el papel de 'banco malo' que pretende otorgarle el Partido Popular, tal

Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    El Gobierno está preparando el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) para que adopte el papel de 'banco malo' que pretende otorgarle el Partido Popular, tal como ha adelantado El Confidencial. Así, ha elevado la aportación de las entidades al fondo y ha modificado la normativa del mismo para que pueda endeudarse y solicitar derramas. Ambas cosas serán necesarias para asumir los activos inmobiliarios de la banca. La AEB ya ha mostrado su rechazo a estas medidas.

    Concretamente, el Ejecutivo ha ampliado hoy la dotación que deben hacer al fondo los bancos, cajas y cooperativas, que tendrán que aportar el 2 por mil del ahorro que gestionan, el doble de lo que destinaban hasta ahora.

    El FGD cuenta en la actualidad con unos 1.600 millones de euros y la iniciativa del Gobierno permitiría duplicar esta cantidad.

    En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta Elena Salgado ha explicado que con ello se pretende que el proceso de reestructuración del sistema financiero no tenga coste alguno para el contribuyente, como tampoco lo tienen los préstamos a entidades realizados por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

    Además, en caso de que el FGD no tenga liquidez en un momento determinado, tendrá la opción de endeudarse o de llevar a cabo una derrama.

    La Asociación Española de Banca (AEB) ha reaccionado rápidamente a esta noticia, alegando que "resulta sorprendente e injusto que se incrementen las contribuciones al FGD de los bancos. Estas entidades no sólo no han recibido ayudas públicas sino que han aportado ya el patrimonio -2.347 millones de euros- que tenían históricamente constituido en su fondo de garantía".

    Y aprovecha la ocasión para reclamar a las autoridades "que establezcan una hoja de ruta clara y transparente para hacer frente, de forma definitiva, a la inacabada reestructuración del sistema financiero"

    Un banco malo es un vehículo que crea el Estado y que adquiere los activos inmobiliarios problemáticos de las entidades. Las pérdidas que originan estas compras para las entidades -si se hacen a precio de mercado- requieren una inyección de capital, que es lo que se hará a medias por el Estado y la banca. Al final, hace lo mismo que el FROB pero consigue limpiar de verdad todo el ladrillo del sector

    Economía
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    1comentario
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios