MAFO INCLUYE OTRAS TRES ENTIDADES PARA EVITAR QUE QUEDE DESIERTA

Las ofertas vinculantes para comprar la CAM se presentarán el 24 de noviembre

El Banco de España fijó ayer el plazo que tienen las entidades finalistas en la subasta de la CAM para analizar la entidad (due diligence) y

Foto: Las ofertas vinculantes para comprar la CAM se presentarán el 24 de noviembre
Las ofertas vinculantes para comprar la CAM se presentarán el 24 de noviembre
Autor
Tags
    Tiempo de lectura5 min

    El Banco de España fijó ayer el plazo que tienen las entidades finalistas en la subasta de la CAM para analizar la entidad (due diligence) y presentar sus ofertas definitivas, que concluye el 24 de noviembre, cuatro días después de las elecciones generales. Además, amplió la short list de cuatro a siete entidades para tratar de evitar como sea que la puja quede desierta.

    Los cuatro integrantes iniciales de la short list eran Santander, BBVA, La Caixa y Sabadell, como adelantó El Confidencial, pero ahora se han incluido también Ibercaja, Barclays y JC Flowers, según publica esta mañana El País y confirman algunas fuentes conocedoras del proceso. Sorprende sobre todo la presencia de este último fondo de capital riesgo, puesto que el Banco de España siempre ha expresado su preferencia por los socios industriales y estables.

    Todos ellos recibieron ayer la autorización para iniciar la due diligence, casi un mes después de que se presentaran las ofertas no vinculantes por la entidad. Este retraso ha pospuesto la fecha inicialmente prevista para las pujas definitivas, que era el 26 de octubre, hasta el citado 24 de noviembre. Una fecha tope que ha sorprendido a los implicados porque no tendrán tiempo para conocer las intenciones del nuevo Gobierno, presumiblemente del PP, sobre la reestructuración del sistema financiero.

    Una situación paradójica si tenemos en cuenta que el motivo del retraso hasta después de los comicios -adelantado en exclusiva también por El Confidencial- ha sido precisamente la presión de los cuatro seleccionados inicialmente para no hacer el 'favor' a un Gobierno al que no podrán cobrárselo. Oficialmente, la recapitalización de la banca europea y la complejidad de la revisión de las cuentas de la CAM son las causas del retraso.

    Es cierto que la due diligence es un proceso muy complejo, algo que resulta sorprendente a primera vista, puesto que la CAM es la entidad más analizada de la Historia de la banca española. Ahora bien, las fuentes consultadas aseguran que "la situación de la CAM se mueve a diario y para peor", lo que requiere una nueva revisión con la información actualizada; casi todos los participantes en la puja actual ya miraron la caja en la subasta de Nomura.

    Como es sabido, el Banco de España ha concedido unas enormes garantías contra pérdidas futuras (EPA) más una línea de liquidez que puede llegar a 16.000 millones, ha renunciado a recuperar en gran medida el dinero del FROB, y finalmente ha aceptado una interpretación de la norma contable por la que los 'activos tóxicos' de la CAM (crédito promotor y adjudicados por unos 18.600 millones) no computarán para los ratios de capital del comprador. Unas prebendas que intentan evitar que la puja por "lo peor de lo peor" de nuestro sistema financiero (Fernández Ordóñez dixit) quede desierta.

    Paso atrás hasta las elecciones

    Pero, a la vez que fija esta extraña fecha para la subasta de caja que dirigía la tristemente famosa María Dolores Amorós, MAFO se ha visto obligado a dar marcha atrás en sus planes iniciales de una rápida venta de las entidades nacionalizadas. En este sentido, el supervisor también ha comunicado a todas las entidades que paralicen cualquier otro proyecto de fusión o integración hasta después de las elecciones, como se ha visto obligado a hacer con la caja alicantina, según confirman varias fuentes del sector. De esta forma, la compra del Banco Pastor por el Popular será la última operación en el sector bancario de la era Zapatero.

    La recapitalización de la banca europea y los nuevos test de estrés sobre las posiciones en deuda pública han frenado todo de momento: "Si los bancos van a tener que ampliar capital, no van a meterse en operaciones", según una de las fuentes citadas.

    Una vez que este fin de semana se aclaren los detalles de este proceso -si es que se aclaran-, el plazo hasta las elecciones será demasiado exiguo para cerrar cualquier fusión o adquisición. Y lo que es más importante, todas las entidades prefieren esperar a ver cuáles son los planes del PP para solucionar los problemas que el Gobierno socialista deja sin resolver; se habla incluso de un banco malo para limpiar los balances de la enorme exposición inmobiliaria.

    En todo caso, todo el mundo da por segura una nueva oleada de fusiones, porque la actual no es suficiente si el escenario económico no mejora, ya que muchas entidades serán incapaces de evitar las pérdidas o de devolver las ayudas del FROB 1 (o incluso de pagar sus intereses).

    Lentitud del Banco de España

    Pero también hay razones imputables al propio Banco de España, derivadas de la lentitud con que se está produciendo el desembarco del fondo de rescate en las cajas (algo que es patente en el caso de CAM, intervenida el 22 de julio). Así, algunos bancos de inversión contratados para  buscar inversores por  las cajas que han sido nacionalizadas están a la espera de que los representantes del FROB confirmen su mandato. Hasta que no se produzca ese paso, no pueden continuar su trabajo, ya que el fondo de rescate puede optar por contratar a otra entidad para vender su participación. Es lo que ha pasado en la CAM, donde Nomura trabajaba para vender la caja antes de la intervención y ahora el Banco de España ha encargado esa tarea a Merrill Lynch.

    Aparte de esta entidad intervenida, el Banco de España debe dar salida a las otras tres cajas donde el Estado ha tomado un porcentaje superior al 90%: CatalunyaCaixa, Unnim y NovaCaixaGalicia. La solución más avanzada es la de esta última, donde José María Castellano (nombrado presidente ejecutivo) tiene hasta fin de año para aportar los 1.000 millones que asegura haber reunido de inversores institucionales y privados, con los que comprará parte del capital en poder del FROB al mismo precio pagado por el fondo público más un interés del 12,5% TAE.

    Economía
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    6 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios