Repsol modifica su reglamento para expulsar a Pemex y a Sacyr del consejo por su alianza
  1. Economía
LA CONSTRUCTORA IMPUGNA LOS ACUERDOS DEL CONSEJO

Repsol modifica su reglamento para expulsar a Pemex y a Sacyr del consejo por su alianza

Tras más de cinco horas de deliberación, el consejo de administración de Repsol aprobó ayer por mayoría instar a dos de sus socios, la petrolera pública

Foto: Repsol modifica su reglamento para expulsar a Pemex y a Sacyr del consejo por su alianza
Repsol modifica su reglamento para expulsar a Pemex y a Sacyr del consejo por su alianza

Tras más de cinco horas de deliberación, el consejo de administración de Repsol aprobó ayer por mayoría instar a dos de sus socios, la petrolera pública mexicana Pemex y la constructora española Sacyr, a disolver su pacto de accionistas para poder seguir formando parte del máximo órgano de poder de la compañía. En caso de no ser así, la multinacional española aprobó dotarse de los instrumentos jurídicos necesarios, tras el pertinente cambio de los reglamentos del consejo, para llevar a cabo esta medida, según informó en un hecho relevante remitido a la CNMV.

La tesis de Repsol para su defensa se construye en torno a la figura del conflicto de interés y la defensa del interés social. En base a estos argumentos, la petrolera acordó una modificación de los artículos 19 y 22 del reglamento del consejo "para reforzar, con carácter de urgencia, los mecanismos de protección del interés social de Repsol ante dos situaciones de conflicto de interés especialmente relevantes (designación de un competidor como consejero y aprobación de operaciones vinculadas)", en clara inspiración al caso que mantiene Iberdrola para vetar a su accionista ACS.

Con esta decisión, la petrolera presidida por Antonio Brufau dio ayer respuesta a las pretensiones de Sacyr-Pemex de impulsar un cambio en la gestión de la compañía y nombrar a un nuevo consejero delegado. Por una amplia mayoría, el consejo de Repsol respaldó su confianza en la gestión del presidente y de la alta dirección, así como también destacó la importancia de que Repsol mantenga su independencia en el desarrollo de su propia estrategia, justificando así que el pacto parasocial que aglutina al 29,5% del capital representa un manifiesto conflicto de interés.

Además del apoyo en bloque de los ocho consejeros independientes, Brufau también fue respaldado por los dos representantes de La Caixa, segundo accionista de la petrolera con un 12%. Tanto Isidre Fainé como Juan María Nin se alinearon del lado de Repsol, a pesar de que durante los días previos trataron de abanderar un acuerdo entre todas las partes para no verse en la tesitura de tener que apoyar la expulsión del consejo de administración de Pemex y, por extensión, de Sacyr, como finalmente ocurrió ayer miércoles en un regañado encuentro.

Abelló se desmarca

La mayoría de las propuestas de Repsol contaron con el voto en contra de Sacyr, en las personas de Luis del Rivero y José Manuel Loureda, y de Pemex, representado por su primer ejecutivo Juan José Suárez Coppel. Quien no compartió su voto fue el otro representante de la constructora, Juan Abelló, que abandonó el consejo de administración al poco de su comienzo, manifestando así su clara oposición a la política no amistosa llevada a cabo por su socio, con quien mantiene además un frente junto a Demetrio Carceller por el reparto del poder dentro de Sacyr.

Como era de prever, al terminó del consejo de administración, Sacyr y Pemex hicieron pública su intención de impugnar los acuerdos aprobados y reservarse las acciones legales que correspondan por considerar que han sido conculcados sus derechos y se les ha negado información por un inexistente conflicto de interés. Entre otros puntos, los dos accionistas de Repsol exigieron conocer los gastos en que está incurriendo la compañía para mantener esta batalla y pidieron explicaciones sobre su apelación a la CNE para que se pronuncie sobre su acuerdo.

Precisamente este jueves, el organismo regulador tiene previsto celebrar un nuevo consejo para tratar este tema. El pasado martes, los vocales de la CNE ya se reunieron para dirimir si debe abrir expediente, como reclama Repsol, para autorizar la alianza entre Sacyr y Pemex. Como adelantó este diario, existe una mayoría que se inclina por considerar que no es procedente aplicar la controvertida Función 14, por la que la Administración debe pronunciarse sobre operaciones que afecten a compañías que desarrollen actividades en sectores regulados.