EL COMPRADOR NO COMPUTARÁ SUS ACTIVOS INMOBILIARIOS

El Banco de España reinterpreta la normativa contable para poder colocar la CAM

El Banco de España ha dado un paso más en las ventajas para que alguien se quede con la CAM. Después de conceder unas enormes garantías

Foto: El Banco de España reinterpreta la normativa contable para poder colocar la CAM
El Banco de España reinterpreta la normativa contable para poder colocar la CAM
El Banco de España ha dado un paso más en las ventajas para que alguien se quede con la CAM. Después de conceder unas enormes garantías contra pérdidas futuras (EPA) más una línea de liquidez, y de renunciar a recuperar en gran medida el dinero del FROB, ahora ha aceptado una interpretación de la norma contable por la que los 'activos tóxicos' de la CAM (crédito promotor y adjudicados por unos 18.600 millones) no computarán para los ratios de capital del comprador. Esto exige levantar menos capital en el mercado para absorber a la caja alicantina y ha convencido a varias entidades que no iban a presentarse a la subasta para entrar finalmente en la puja, como Sabadell, BBK, Popular o Barclays.

De esta forma, el gobernador Fernández Ordóñez consigue que no sólo las grandes entidades -las únicas capaces de ampliar capital en este entorno- puedan presentarse a la puja, sino que ésta se pueda abrir a entidades más pequeñas. "Es como si te dicen que reparten caramelos gratis, seguramente no te los den a ti, pero es absurdo no ponerse en la cola", explica gráficamente una de estas entidades medianas. Así, el supervisor evita la mala imagen de una subasta entre sólo tres o cuatro nombres, con grandes probabilidades de quedar desierta. Incluso es posible que entre ahora algún fondo de capital riesgo.

El truco contable, que han solicitado algunos de los candidatos y que el Banco de España ha visto con buenos ojos, no llega a los extremos de un 'banco malo' que también habían solicitado otros interesados; un 'banco malo' -parecido a los creados de forma privada por La Caixa y Bankia- implica que el Estado se queda con esa exposición inmobiliaria y vende sólo la parte 'buena' de CAM, lo que sería infinitamente más fácil de colocar. Pero la solución adoptada finalmente tiene unos efectos prácticos muy similares y evita crear un precedente peligrosísimo para próximas intervenciones de entidades.

El ahorro de la solución aceptada por el BdE, no es pequeño. Según estimaciones de algunos de los interesados, las necesidades de capital de la CAM se reducirían a la mitad: de unos 4.000 a 2.000 millones (adicionales a los 2.800 que va a inyectarle el FROB).

Dicha solución consiste en lo siguiente. Los ratios de capital se calculan dividiendo los fondos propios de una entidad entre los activos ponderados por riesgo (APR). Según la norma contable española, las provisiones dotadas para cubrir las posibles pérdidas se restan de esos APR, o lo que es lo mismo, reducen el consumo de capital. En el caso de la CAM se trata de equiparar el EPA (esquema de protección de activos) a las provisiones, de forma que la parte que está cubierta por esas garantías no compute en los APR. Para ello no hace falta cambiar la normativa contable, tan sólo retorcerla un poco.

El cuaderno de venta de la CAM contempla un EPA que cubre el 80% de las pérdidas hasta 2.500 millones y el 90% del resto en un plazo de 10 años. Como el grueso de las mismas se concentra en el sector inmobiliario, se entiende que el EPA cubre esa exposición y, por tanto, el ladrillo será lo que no compute al calcular el capital; tan sólo habrá que incluir esos 20%/10% no cubiertos por el EPA. Luego habrá también pérdidas en otros activos (créditos al consumo, participadas, deuda pública, etc.) que no estarán cubiertos por el EPA y que el comprador tendrá que asumir sin red.

16.000 millones evaporados de un plumazo

Las cifras concretas no están totalmente claras, pero la exposición inmobiliaria que se eliminará con este procedimiento asciende a unos 18.500 millones de euros, ya que incluye no sólo el crédito promotor sino también constructor, que los compradores también creen que tiene una eleva morosidad irrecuperable. En términos de APR serían unos 16.000 millones (los APR dan un peso a cada crédito en función de su riesgo y siempre son menores que los activos totales porque, por ejemplo, la deuda pública no computa). Eso reduciría los APR de la CAM de los 45.000 actuales a algo menos de 30.000. Y es es la base sobre la que se calculan las necesidades de capital.

Las fuentes consultadas advierten que no se puede dar por seguro que esta solución se vaya adoptar: "Si el Banco de España tiene una oferta que no pide eliminar la exposición inmobiliaria, no tendrá en cuenta los demás y le adjudicará la CAM". No obstante, esta probabilidad parece bastante remota, ya que nadie ha mostrado entusiasmo por hacerse con la CAM, de ahí la necesidad de conceder tantas prebendas.
Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios