La Caixa se opone a la expulsión de los representantes de Pemex del Consejo de Repsol
  1. Economía
FAINÉ ES PARTIDARIO DE UNA SOLUCIÓN DE CONSENSO

La Caixa se opone a la expulsión de los representantes de Pemex del Consejo de Repsol

Nuevo episodio en la batalla que mantiene Antonio Brufau contra Pemex y Sacyr Vallehermoso por mantenerse en la presidencia de Repsol. Tal y como publicaron ayer varios

Foto: La Caixa se opone a la expulsión de los representantes de Pemex del Consejo de Repsol
La Caixa se opone a la expulsión de los representantes de Pemex del Consejo de Repsol

Nuevo episodio en la batalla que mantiene Antonio Brufau contra Pemex y Sacyr Vallehermoso por mantenerse en la presidencia de Repsol. Tal y como publicaron ayer varios medios nacionales, una de las estrategias jurídicas que manejan desde la petrolera española para defenderse del ataque consistiría en expulsar a los cuatro consejeros de la mexicana y de la constructora española del órgano de gobierno del grupo petroquímico. Una propuesta que, de confirmarse, no contaría con el apoyo de La Caixa, cuya postura es clave para el devenir de los acontecimientos.

A pesar del apoyo de Isidro Fainé a Brufau, el número úno de Caixa no apoyará ninguna propuesta que suponga pedir la expulsión del consejero de Pemex y de los tres representantes de Sacyr, Luis del Rivero, Juan Abelló y José Manuel Loureda. Esta es una baza que está estudiando seriamente el presidente de Repsol con su equipo jurídico.

Era la consecuencia del informe filtrado también a numerosos periódicos en los que se justificaba que Pemex quería aumentar su presencia en el capital de Repsol para hacerse con su tecnología. Una información basada en una presentación de la empresa latinoamericana para explicar a sus directivos el motivo por el que había invertido 1.150 millones en adquirir el 4,6% de la compañía española.

Repsol se sumaría así a la estrategia de Iberdrola, de impedir que ACS, considerado un competidor, tenga asientos en su consejo pese a contar con el 19% del capital. A la eléctrica dirigida por Ignacio Sánchez Galán le avala una dura sentencia de la Audiencia Provincial de Bilbao que dictaminó en contra de la constructora presidida por Florentino Pérez. La diferencia con Repsol es que Pemex lleva en su consejo casi 20 años y Sacyr está también presente desde noviembre de 2006.

La Caixa se opone a esta iniciativa porque Fainé es partidario de encontrar una solución de consenso. Por ese motivo, en el caso de que el presidente de Repsol llevara al consejo del próximo miércoles la petición de expulsión, la caja catalana no le apoyará. Ello no impediría que saliera adelante la medida, ya que Brufau podría contar con hasta 10 de los 16 votos del órgano de gobierno. Pero el problema vendría después.

La insólita petición debería ser sometida posteriormente a una junta extraordinaria de accionistas. Si la caja con sede en Barcelona votase en contra, el presidente de Repsol perdería su batalla. Y si se abstuviese, casi también. Ayer mismo, el broker del grupo financiero envió una nota a sus clientes en los que explicaba la situación.

Sin embargo, fuentes oficiales de Repsol niegan que exista propuesta alguna para la expulsión de los consejeros ni que, ni mucho menos, se vaya a llevar al consejo del  miércoles.

Primer aviso

Según una nota de La Caixa, “el quórum –los asistentes- en las juntas de Repsol no ha pasado del 70%. De esta forma, el 30% de Pemex-Sacyr representaría el 43% del capital en junta, por lo que les bastaría con un 5% del capital de Repsol (equivalente a un 7% en una junta a la que acuda el 70% del capital) para tener mayoría”.

Un apoyo adicional que a la mexicana y a la constructora no les sería muy difícil conseguir si convencen a determinados fondos institucionales de que con ellos al frente de la gestión la política de dividendos será más generosa y que se diferenciará la función del presidente de la del consejero delegado. Esa labor, conocida como proxy, la suelen hacer agencias internacionales especializadas a las que la mayoría de los fondos delegan su voto.  

En la pasada junta general de accionistas, Brufau ya sufrió un revés. Un 6,5% del capital se opuso a su reelección como presidente, mientras que otro 2% se abstuvo. El resto de consejeros cuyo nombramiento fue sometido a la aprobación de los inversores obtuvo un respaldo del 97% de los asistentes.