POLICÍA PATRULLANDO A PIE, AYUNTAMIENTOS SIN LUZ NI TELÉFONO

Recortes en los pueblos: del “dinero público no es de nadie” al “no tenemos un puto duro”

La crisis y el agujero en las administraciones afecta al común de los mortales y va más allá que las primas de riesgo, ratings, agencias de

Foto: Recortes en los pueblos: del “dinero público no es de nadie” al “no tenemos un puto duro”
Recortes en los pueblos: del “dinero público no es de nadie” al “no tenemos un puto duro”

La crisis y el agujero en las administraciones afecta al común de los mortales y va más allá que las primas de riesgo, ratings, agencias de calificación, consejos de política fiscal y morosidades de la deuda. Para entender lo que significa, pocas frases más gráficas y descriptivas como la que, una vez más, captó un micrófono a Esperanza Aguirre en diálogo con Alberto Ruiz Gallardón: “¡Nosotros tampoco tenemos un puto duro!”. Una consecuencia diferida, casi siete años después, de aquella otra sentencia de una ministra luminaria, Carmen Calvo Poyato: “Estamos manejando dinero público, y el dinero público no es de nadie”.

Y “como el dinero público no es de nadie”, todos gastaron por encima de las posibilidades y los créditos y la deuda fluía sin cesar creciendo de manera exponencial… hasta que llegó la crisis. Y, ahora, no hay quien pague.

Hoy, según datos del mes de julio facilitados por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), las administraciones que manejaron alegremente ese dinero deben 15.000 millones de euros sólo a autónomos y pequeñas empresas. De ese dinero, el 80% son deudas de los ayuntamientos, que tardan una media de 296 días en pagar las facturas. Esos impagos se han llevado ya por delante a más de 200.000 autónomos y los consistorios salidos del 22-M deben aplicar planes de recortes y austeridad que hacen desaparecer servicios y actividades que creíamos consolidados.

Son de sobra conocidos los grandes casos de las farmacias en Castilla-La Mancha, o los hospitales y las guarderías públicas en Cataluña. Lo que sigue a continuación son los pequeños y grandes dramas de la deuda y el despilfarro municipal:

León: la Policía deberá patrullar a pie

La Policía municipal de León tendrá que patrullar a pie como medida de ahorro ante los 444 millones de euros de deuda que se ha encontrado el nuevo Gobierno del Ayuntamiento. La nueva Concejalía de Hacienda pretende ahorrar de manera urgente 20 millones de euros y ha instado a los agentes a que intensifiquen su presencia a pie, para ahorrar combustible del parque móvil con el que cuenta el Ayuntamiento y que supone uno de los principales gastos para el Consistorio. No se sabe cómo, pero fuentes del Ayuntamiento aseguran que no conllevará una reducción del servicio policial ni de la seguridad.

Macael: embargada una plaza pública

El nuevo alcalde de Macael (Almería) se encontró, al poco de asumir su cargo, con la tarea de explicar a sus 6.200 vecinos que un juez había embargado la plaza Esplugues de Llobregat, de apenas 150 metros, pero de la que disfrutaban "mucho" los habitantes de este pueblo que presume de tener "el mejor mármol del mundo". El Juzgado de Instrucción Único de Purchena decidió embargar la plaza para saldar la deuda que mantiene una empresa municipal con una constructora desde hace siete años por unos trabajos de movimientos de tierras que nunca cobró. El juez ha embargado las propiedades de la sociedad municipal, que además de la plaza pública tenía a su nombre cuatro parcelas y dos taludes. La deuda municipal con la constructora suma 2,3 millones de euros. "La plaza legalmente ya no es del pueblo, sino de la empresa. Es así de triste, debemos seguir trabajando", lamenta el actual alcalde. La deuda de este Ayuntamiento supera los 18 millones de euros.

Los Barrios: cortado el teléfono

El alcalde de la localidad gaditana de Los Barrios, Jorge Romero (PA), ha recibido facturas atrasadas de las compañías de telefonía móvil y fija "por importe de un millón de euros" al Ayuntamiento, heredadas del PSOE. Romero reconoce que es "evidente" que las empresas "tienen que cobrar", pero la situación actual lo hace complicado, por lo que ha indicado que entiende que los van a "denunciar". Están esperando a que los teléfonos dejen de funcionar, como ya ha sucedido en algunas dependencias como Cultura.

El Ejido: 40.000 euros en libros para “decorar” el despacho

El anterior equipo municipal de El Ejido (Almería), bajo las órdenes de Juan Enciso (PAL), invirtió más de 40.000 euros en 23 libros y ediciones de lujo entre 2007 y 2009 para "decorar" el despacho de Alcaldía, según ha explicado el nuevo alcalde, el popular  Francisco Góngora. Mientras Enciso compraba la 'Crónica General de España' (5.355 euros), el 'Beato de Liébana' (4.320 euros), los 'Caprichos de Goya' (4.500 euros) o un ejemplar de 'El Quijote' por 3.500 euros, la deuda del municipio se multiplica hasta llegar, se supone, a 250 millones de euros.

Se supone porque hay una auditoría encargada, ya que en el último año se tapó un agujero de 120 millones y los intereses de demora cuestan al pueblo 30.000 euros diarios. El Ejido tiene 157 millones de euros en obligaciones pendientes de pago a corto plazo; otros 67 millones de euros a largo plazo, 18 millones de euros en extrajudiciales, y otras posibles reclamaciones de intereses y requerimientos judiciales que elevan la deuda total del Consistorio hasta los 250 millones de euros. Los ejidenses deberán ahora sufrir “merma en servicios y recortes drásticos en los que no sean básicos”, y ya hay un ERE previsto de 150 trabajadores de una empresa mixta. Los libros del anterior alcalde pasarán a la Biblioteca municipal, pero “con acceso restringido” dado su desorbitado coste.

Moyá: declarado en quiebra

El Ayuntamiento de Moyá se declara en quiebra porque su alcalde, Dionís Guiteras, de ERC no ha encontrado financiación para la deuda de 25 millones (el 400% del presupuesto) y ha anunciado que no pagará las nóminas del mes de agosto del centenar de funcionarios municipales. La población tiene alrededor de 6.000 habitantes y la ha gobernado el mismo alcalde de CiU, Josep Montrás, desde 1983. Desde la Administración autonómica se le ha dicho que no hay margen para ayudarles y que suban impuestos para recaudar más. Moyá se suma a otras localidades catalanas en quiebra financiera como Sitges (Barcelona) o Cunit, Reus y Creixell (Tarragona).

Villarrobledo: “Nos cortan la luz y no tenemos ni aire”

Juan Lara, secretario del alcalde de Villarrobledo (Albacete), de 26.000 habitantes, comenta que “las arcas públicas están en un estado más que lamentable y no sabemos si esto podrá salir adelante. Aquí se debe todo”. “Debemos el agua y la luz. Sabíamos que la cosa estaba mal, pero no hasta el punto de que nos llame Iberdrola diciéndonos que van a cortarnos la luz por impago. La empresa que arregla el aire acondicionado dice que ya no piensa ir al ayuntamiento hasta que no se le paguen las facturas de los dos años anteriores. Y todos los equipos informáticos de la biblioteca se deben. Esto ha sido una sangría de dinero”.

En Villarrobledo la deuda alcanza los 10 millones de euros, y sólo por el conocido festival del Viñarock, se deben 400.000 euros. “Cada día descubrimos nuevas deudas”, explica Lara. “Habrá que seguir una austeridad radical. Hay 600 demandas de empleo que no podemos atender porque el anterior equipo socialista liquidó en 5 meses todos los fondos del Plan de Empleo Rural, que debían durar un año”.

Galapagar: no se puede ni abrir la piscina

Por segundo año consecutivo, el Ayuntamiento de Galapagar (Madrid) se ve obligado a anunciar el cierre de la piscina municipal ya que el recorte drástico impide pagar los 79.000 euros que cuesta arreglarla, “una cifra que hoy por hoy es lo suficientemente elevada como para no poder permitirnos pagarla ya que nuestra prioridad y, nuestro principal problema, es la financiación de los servicios básicos del día a día: luz, agua, nómina de los trabajadores, el material de oficina o el mantenimiento de las dependencias municipales, sin olvidar por supuesto el pago a proveedores”. En los años del despilfarro se llegó a pagar a Miguel Bosé 88.000 euros por actuar en el pueblo y se gastaban 138.000 en montar “Galapajazz”, un festival que hace tres años que no se celebra por la ruina del ayuntamiento.

Valencia: niños saharauis sin vacaciones

Los pueblos de la Comunidad Valenciana acogen este verano a solo 254 niños saharauis dentro de la campaña ‘Vacaciones en paz’. Es la menor cifra de acogidos nunca registrada y menos de la mitad de los que hubo hace sólo cinco años. Los recortes en los ayuntamientos han provocado una drástica merma de las subvenciones municipales al programa, imprescindible para que los promotores de la campaña costeen los billetes de avión de los niños.  Este año los ayuntamientos han pagado 60 billetes menos, otros 60 niños que se han quedado en julio y agosto en el infierno de los campamentos de Tinduf en el Sahara argelino.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
80 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios