El regulador italiano investiga el desplome de los bancos de la semana pasada

Los reguladores italianos investigarán la caída de las acciones de los principales bancos del país de la semana pasada, la mayor en dos años, en un

Los reguladores italianos investigarán la caída de las acciones de los principales bancos del país de la semana pasada, la mayor en dos años, en un contexto de turbulencias y volatilidad en los mercados como consecuencia de la crisis griega de deuda y en un momento en el que las entidades italianas están teniendo dificultades para conseguir el capital que necesitan para cumplir con los nuevos requisitos establecidos por Basilea III y para afrontar el posible contagio de la crisis de deuda griega.

La investigación que va a poner en marcha el regulador bursátil italiano se suma a la puesta en marcha hace un año por la fiscalía de la ciudad de Tarni sobre las agencias de rating.

El viernes la cotización de los bancos italianos se desplomó los dos últimos días de la semana pasada, después de que la agencia de calificación Moody's amenazara con una posible rebaja en la valoración a largo plazo de su deuda y depósitos a 16 bancos italianos, entre ellos Intesa Sanpaolo y Banca Nazionale del Lavoro (BNL).

Además del aviso de la agencia de calificación, sobre los bancos italianos también pesan las dudas sobre su capacidad para elevar capital y en los últimos días se ha especulado que Unicredito, primera entidad del país, va a necesitar 6.000 millones adicionales.

De hecho, las acciones de Unicredito se dejaron  un 4,9% el jueves y un 5,5% el viernes y se encuentran en mínimos de septiembre de 2009. Por su parte, los títulos de Intesa San Paolo, segundo banco italiano, cayeron un 4,2% y un 4,3% en las dos últimas jornadas y los de UBI (Unione di Banche Italiane) perdieron un 5% el jueves y un 1% el viernes. Las acciones de Unicredito y de Intesa tuvieron que ser suspendidas durante parte de la jornada del viernes. Hoy las tres entidades registran tímidas subidas.

Los bancos italianos no atraviesan su mejor momento y los reguladores internacionales, que se reunieron este fin de semana en Basilea pueden poner en mayores dificultades a las entidades de mayor tamaño.

Y es que los bancos que representan un riesgo sistémico -las 30 mayores entidades del mundo- tendrán que cumplir unos requisitos de capital más estrictos que el resto de entidades. En concreto, los reguladores bancarios han establecido este fin de semana que su nivel de capital básico deberá ser de entre un 1% y un 2,5% por encima del 7% que se pide según la nueva normativa de Basilea III. La propuesta será sometida a consultas públicas en julio.

Los reguladores destacan que Deutsche Bank -mayor banco alemán- y Unicredito serán los que más capital van a necesitar para cumplir con las nuevas normas.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios