“Continúa habiendo demasiado dinero a la caza de pocos activos”
  1. Economía

“Continúa habiendo demasiado dinero a la caza de pocos activos”

En un contexto donde se ha relajado la tensión sobre la deuda española y en el que se ha emprendido una reestructuración del sistema financiero, las

placeholder Foto: “Continúa habiendo demasiado dinero a la caza de pocos activos”
“Continúa habiendo demasiado dinero a la caza de pocos activos”

En un contexto donde se ha relajado la tensión sobre la deuda española y en el que se ha emprendido una reestructuración del sistema financiero, las revueltas árabes y la problemática energética en Japón han puesto sobre la mesa una crisis de confianza en el avance de las principales economías. El content manager de Thomson Reuters, Juan Ignacio Crespo, y el gestor del fondo BPA Acciones IbéricasGonzalo Lardiés, están de acuerdo en una cuestión: “continúa habiendo demasiado dinero a la caza de pocos activos”.

Así lo expresaron en un encuentro organizado por la comunidad de inversores Unience en la Bolsa de Madrid. En él, Juan Ignacio Crespo expuso que, mientras en julio del año pasado los inversores estaban preocupados por el riesgo de una recaída en recesión en Estados Unidos -double dip-, él mantuvo que no se produciría por tres razones: no había una subida de tipos de interés a la vista, tampoco se preveía una subida de los precios del crudo y la curva de tipos de interés no estaba invertida.

Sin embargo, en la actualidad, algunas economías han iniciado una subida de sus tipos, aunque en Estados Unidos y Europa todavía no se ha producido, y los precios del petróleo han llegado a dispararse un 50-60% durante los últimos meses. De este modo, pese a que la curva de tipos no está invertida, “la alarma naranja ha empezado a parpadear”, según subrayó el experto. A ello se une una caída en el ritmo de crecimiento interanual de la productividad estadounidense y una desaceleración en los beneficios interanuales del S&P500, que añaden signos de preocupación.

Asimismo, Crespo aseveró que, en las circunstancias actuales, no existe peligro de inflación subyacente, ya que los bancos no están prestando dinero, se están produciendo rebajas salariales para mantener puestos laborales y la subida de precios en el sector de la energía va a generar un menor poder de consumo y una presión inferior sobre los precios del resto de bienes. El experto apuntó que estamos en un escenario en el que no hay ni inflación ni deflación, sino "mucho folklore en los medios sobre el tema, lo que provocará que algún banco central suba los tipos antes de tiempo".

Por su parte, el gestor del fondo BPA Acciones Ibéricas, Gonzalo Lardiés (ver perfil en iCotizados), hizó un repaso por la situación que atraviesa actualmente el mercado de divisas y puso énfasis en su volatilidad, así como en la presión ejercida por los especuladores. En relación a los movimientos registrados por el cambio del yen frente a sus pares, el experto señaló que "no se encaja que un país con un endeudamiento tan fuerte -equivalente al 220% del PIB- haya tenido una apreciación tan fuerte de su moneda"

Tras el terremoto en Japón, la divisa nipona alcanzó máximos frente al dólar desde la II Guerra Mundial y llegó a cotizar a 76,25 yenes por dólar. En este sentido, Lardiés apuntó que "lo del yen no es ni repatriación de capitales, sino hedge funds que intentan llevar al Banco de Japón contra las cuerdas". La situación requirió la intervención del G-7 que, en combinación con los bancos centrales, emprendió acciones para frenar el alza de la divisa nipona. El pasado viernes, el yen terminó registrando su mayor caída en dos años: durante la jornada, el billete verde ganó casi un 4% respecto al yen y se llegó a cambiar a 81,3 unidades. 

En añadido, el gestor de BPA Acciones Ibéricas señaló que "el dólar cada vez está más cerca de dejar de ser un activo refugio" debido a los efectos que el Quantitative Easing II de la Reserva Federal está teniendo sobre el billete verde y enfatizó el papel adquirido por el franco suizo como valor refugio durante la crisis. Desde junio, la depreciación del dólar respecto al franco suizo ha sido del 23%, según apuntó. 

Lardiés también se introdujo en el debate inflación-deflación y reseñó que la deflación "se producirá en aquellos bienes que han sido objeto de inflación en años anteriores, como el sector inmobiliario, un sector claramente en retirada". Por otro lado, el experto señaló que los productos que antes presentaban efectos deflacionistas -los fabricados en países emergentes- sufrirán ahora el efecto contrario, ya que el incremento de precios en los bienes de capital podrá trasladarse a los bienes de consumo. 

Thomson Reuters