El petróleo da el golpe de gracia a la renta disponible de las familias
  1. Economía
LA RENTA REAL DE LOS HOGARES CAERÁ ESTE AÑO CERCA DE UN 2%

El petróleo da el golpe de gracia a la renta disponible de las familias

Tiempos difíciles para el consumo de las familias. Y lo que es todavía peor. Nada indica que en 2011 las cosas mejorarán. Al contrario. El petróleo

placeholder Foto: El petróleo da el golpe de gracia a la renta disponible de las familias
El petróleo da el golpe de gracia a la renta disponible de las familias

Tiempos difíciles para el consumo de las familias. Y lo que es todavía peor. Nada indica que en 2011 las cosas mejorarán. Al contrario. El petróleo Brent rozó ayer la cota de los 109 dólares por barril, el nivel máximo desde septiembre de 2008, y nadie espera una corrección a la baja hasta que se disipen las revoluciones en los países árabes productores de hidrocarburos.

En palabras de Ángel Laborda, director de coyuntura de Funcas, el incremento el crudo es un auténtico “palo” a las economías familiares. Hasta el punto de que, según sus previsiones, la renta disponible real de las familias (descontando el efecto de la inflación) caerá este año otro 1%. La recuperación de la economía, por lo tanto, no vendrá de la mano del consumo. Máxime cuando la factura energética se ha encarecido en 8.500 millones de euros durante los once primeros meses del año, lo que representa un incremento del 27% respecto al año anterior, hasta los 39.500 millones de euros.

Las previsiones del servicio de estudios del BBVA son todavía peores. Según sus estimaciones, la renta disponible de los hogares descenderá este año un 1,7% en términos reales después de haber retrocedido un 5% el año pasado (un 3,9% según Funcas). La cifra final la dará el INE dentro de algunas semanas cuando publique las cuentas no financieras de los agentes económicos.

La causa de este desplome tiene que ver con el nulo aumento de las rentas salariales, que suponen las dos terceras partes de los ingresos de los hogares. Tanto por la moderación de las nóminas como por el mal comportamiento del empleo, que este año, según las previsiones de los 17 institutos de coyuntura que participan en el consenso de Funcas, volverá a caer un 0,2%. O lo que es lo mismo, se destruirán cerca de 40.000 puestos de trabajo.

Sin embargo, y al contrario de lo que sucedió en 2010, en esta ocasión los hogares no podrán tirar del ahorro para financiar el consumo. El año pasado, según Funcas, la tasa de ahorro cerró en el 13,6% de su renta disponible -97.388 millones de euros-, pero este año seguirá descendiendo hasta el 12,1%. Es decir, la capacidad de ahorro de las familias se sitúa ya en los niveles anteriores a la crisis, lo que supone que tampoco los hogares podrán romper la hucha para mejorar su capacidad de consumo. El BBVA, incluso, rebaja el ahorro de las familias hasta el 11,1% de su renta disponible, la menor tasa desde 2007. Muy lejos, en todo caso, del 18,1% en que llegó a situarse en 2009, cuando el miedo a la crisis desplomó el consumo y favoreció el ahorro. 

La diferencia respecto de los años de bonanza estriba, sin embargo, en que por entonces se creaba empleo, aumentaba la riqueza patrimonial de las familias al calor del boom inmobiliario y los hogares tenían acceso al crédito, lo que posibilitó un aumento de la renta disponible del 2,8%. Igualmente, y al contrario de lo que sucedió en los años más duros de la crisis (2009 y 2010), tampoco las transferencias de las administraciones públicas servirán en 2011 para reactivar el consumo de los hogares. Al contrario, buena parte del ajuste en el gasto hay que relacionarlo con el aumento de la presión fiscal (IVA e impuestos especiales) y con el fin de las ayudas sociales. Principalmente al haberse agotado para muchos trabajadores las prestaciones económicas por desempleo.

En palabras del Banco de España, el gasto de las familias es todavía débil, “en un contexto en que las elevadas tasas de desempleo, la moderación de los incrementos salariales y el paulatino aumento de las tasas de inflación están mermando su renta disponible real”.

Tipos de interés al alza

Tampoco los tipos de interés pueden ayudar a recomponer la renta de las familias. El servicio de estudios de Caja Madrid trabaja con la hipótesis de que el Euribor  aun año se estabilizará en el entorno del 1,72%-1,78% durante los próximos meses. Lejos del 1,2% en que llegó a situarse en los momentos más duros de la crisis.

Claro está, siempre que el BCE no endurezca su política monetaria al calor del repunte inflacionista. Hoy por hoy se considera impensable un aumento de los tipos de interés a corto plazo. Pero hay dos variables que pueden modificar estas previsiones. Por un lado, el repunte de los precios debido al incremento del petróleo, y, por otro, la identidad del sucesor de Jean-Claude Trichet. Uno de sus posibles sucesores, Jürgen Stark, ya ha advertido que “los riesgos están al alza”. Y Stark es la voz del Bundesbank en el BCE tras la dimisión de Axel Weber.

En el caso español, Funcas estima que el IPC se situará este año en media anual en el 2,8%, pero siempre que se cumpla de la hipótesis de que el barril de crudo se sitúe en el entorno de los 100 dólares  a lo largo del ejercicio. Es decir, cerca de un 9% por debajo de sus niveles actuales.

Hogares Renta disponible Petróleo Inflación Empleo Ahorro y Consumo Festival de Cannes