Ruiz-Mateos: "Si no pudiera pagar a los inversores, me pegaría un tiro"
  1. Economía
INTENTÓ TRANQUILIZAR A LOS 5.000 INVERSORES DE ACUDIERON A LAS EMISIONES DE PAGARÉS

Ruiz-Mateos: "Si no pudiera pagar a los inversores, me pegaría un tiro"

El propietario de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, aseguró este jueves que "si no pudiera satisfacer las obligaciones de los que confiaron en nosotros y careciera de fe

Foto: Ruiz-Mateos: "Si no pudiera pagar a los inversores, me pegaría un tiro"
Ruiz-Mateos: "Si no pudiera pagar a los inversores, me pegaría un tiro"

El propietario de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, aseguró este jueves que "si no pudiera satisfacer las obligaciones de los que confiaron en nosotros y careciera de fe en Dios, me pegaría un tiro".

Durante la rueda de prensa para explicar las medidas que ha adoptado para evitar que diez de sus empresas acaben en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos), el cabeza de la familia Ruiz-Mateos sostuvo que "no podría soportar el sufrimiento" de no poder pagar las deudas que acumula el grupo y, sobre todo, devolver el dinero a los inversores que acudieron a sus emisiones de deuda.

"Gente que puso el dinero que tenían para vivir en nuestras manos en un acto de confianza se corresponden de la manera que acabo de repetir", aseguró Ruiz-Mateos en referencia a su posible suicidio. De esta manera intentó tranquilizar a los cerca de 5.000 inversores que acudieron a las cuatro emisiones de pagarés que lanzó la compañía.

"Paz, sosiego y tranquilidad"

José María Ruiz-Mateos ha pedido "paz, sosiego y tranquilidad" a todos los inversores que han confiado en el Grupo porque la situación de tesorería es "extremadamente desahogada", la solvencia es "enorme" y hay capacidad "más que suficiente" para atender todos los compromisos adquiridos. "Si no fuera éste el caso, yo no habría tenido la cara dura de ponerme delante de los periodistas. No hay motivo de preocupación, absolutamente ninguno", ha subrayado Ruiz-Mateos en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press.  

El empresario, que ha insistido en que él no está preocupado, ha indicado que "si estuviera desesperado" por no poder atender los compromisos "estaría en una situación enloquecida". "Pero estoy con paz, con sosiego y tranquilidad y dispuesto a dar la información que sea necesaria, lo que más me preocupa es defender los empleos", ha dicho.

Ruiz-Mateos ha pedido esa misma "paz, sosiego y tranquilidad" a todos aquellos que suscribieron pagarés y invirtieron en el Grupo porque se cumplirán los compromisos adquiridos con ellos. "Lo que me gustaría hacer, aunque es difícil, es una sociedad anónima con el montante de todo ello y hacer una base todavía mucho mayor de proyección de futuro", ha añadido.

El empresario ha insistido en que la solvencia de Nueva Rumasa "es enorme y la capacidad es tremenda". "Pero tras cuatro años de crisis hemos tenido que recurrir a estos procedimientos. Sin embargo, la diferencia entre activo y pasivo, que es lo que importa, es enormemente considerable. Por eso, sosiego, paz y tranquilidad, que no pasa absolutamente nada", ha asegurado.

Ruiz-Materos ha recordaro que la primera Rumasa empezó con siete obreros. "Luego la liquidaron de mala manera, por sorpresa, con 65.000 puestos de trabajo. De nuevo empezamos de la nada y ahora tenemos 10.000 empleos", ha destacado.

José María Ruiz-Mateos Concurso de acreedores