¿El año de los recortes? El gasto público sólo cae en 2.000 millones. Noticias de Economía
LOS ASALARIADOS VUELVEN A PERDER PESO EN EL PIB

¿El año de los recortes? El gasto público sólo cae en 2.000 millones

El ejercicio 2010 pasará a la reciente historia económica -al menos, ésa es la intención del Gobierno- por ser el año de los recortes. Pero lo cierto es que

Foto: ¿El año de los recortes? El gasto público sólo cae en 2.000 millones
¿El año de los recortes? El gasto público sólo cae en 2.000 millones

El ejercicio 2010 pasará a la reciente historia económica -al menos, ésa es la intención del Gobierno- por ser el año de los recortes. Pero lo cierto es que una lectura detallada de la Contabilidad Nacional publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) refleja que el consumo de las administraciones públicas apenas retrocedió.

O dicho en términos más precisos: sólo se redujo un 0,7% el año pasado pese a decisiones tan sonadas como la bajada del sueldo a los empleados públicos (un 5%), el recorte del plan de infraestructuras o la eliminación de programas sociales. En términos absolutos, esto significa que el consumo de las administraciones públicas se situó en 220.775 millones de euros en términos de contabilidad nacional, lo que supone exactamente 2.007 millones de euros menos que el año anterior.

Tras esta bajada, el consumo público representa el 20,8% del producto interior bruto (PIB), cerca ya del 22,4% que pesan las inversiones (incluyendo bienes de equipo y construcción) y lejos del 57% que pondera el gasto en consumo de los hogares, que continúa, como es lógico, siendo el mayor componente del PIB.  

En el caso del consumo público, la cantidad es todavía más significativa si se compara con el ajuste que se ha visto obligado a hacer el sector privado para enfrentarse a la crisis. En concreto, la remuneración de los asalariados cayó en 7.921 millones de euros el año pasado, hasta los 508.878 millones de euros. Un notable retroceso que explica el desplome que se ha producido en el reparto de la tarta nacional. El peso de los salarios respecto del PIB ha caído hasta el 47,8%, lejos del 49,02% registrado en 2009.

La causa de este desplome -cada punto de pib equivale a unos 10.000 millones de euros- tiene que ver con el incremento de la recaudación vía impuestos ligados a la producción y las importaciones, que han pasado en un solo año de  representar el 7,5% del producto interior bruto al 9%.  Los beneficios empresariales, por su parte, han reducido su peso respecto del PIB en tres décimas, hasta el 43,4%, rompiéndose así una tendencia creciente manifestada en los últimos años.

El hecho de que en un año negativo para la economía española el sector público apenas haya perdido peso en la riqueza nacional, pone de manifiesto la inercia del gasto estatal (incluyendo todas las administraciones territoriales).  Sólo hay que recordar que con base 100 en el año 2000,  el gasto en consumo final de las administraciones públicas  se situó en 2010 en el 152,8%. Por el contrario, el pib durante ese mismo periodo ha crecido hasta situarse en el 122,7%. Es decir, un 20% menos.

La letra pequeña de los recortes

Lo poco que se ha reducido el peso del sector público respecto del PIB el año pasado no tiene nada que ver con el hecho de que la mayor parte del ajuste se produjera en la segunda parte del año, tras el célebre Consejo Europeo de mayo y las conversaciones con el FMI. Los datos del INE muestran que el primer trimestre la caída fue del -1,1%, pero en el último fue del -0,9%.

El hecho de que el peso del sector público respecto del PIB apenas haya variado es, sin embargo, compatible con la reducción del déficit público, toda vez que ambas variables muestran realidades distintas. Pero refleja, en todo caso, que el ajuste del déficit tiene que ver más con un aumento de los ingresos (en particular tras la subida del IVA en julio pasado y con la retirada de los estímulos fiscales) que con un drástico recorte del gasto público, que en realidad es lo que mide la contabilidad nacional.

Según los datos de Hacienda, la Administración Central, que incluye al Estado y a los organismos autónomos dependientes del mismo, cerró el ejercicio de 2010 con un déficit en términos de contabilidad nacional de 53.444 millones de euros, lo que equivale a un 5,1% del producto interior bruto.

La Contabilidad Nacional  refleja con nitidez la crudeza de la crisis. Hasta el punto de que el pib se situó el año pasado en 1,062 billones de euros, nivel que retrotrae la riqueza del país en términos reales a 2006. Pero con una población sustancialmente mayor, lo que justifica el retroceso en términos del pib per cápita. En última instancia la variable más relevante.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios