DEBEN ACELERAR LAS MEDIDAS DE AJUSTE Y PONER EN MARCHA OTRAS NUEVAS

La solución a la crisis de la deuda sigue en manos de los gobiernos, según los expertos

Este año el tema ha sido la deuda y en 2011 los nubarrones no se van a despejar para los países periféricos de la eurozona, entre

Foto: La solución a la crisis de la deuda sigue en manos de los gobiernos, según los expertos
La solución a la crisis de la deuda sigue en manos de los gobiernos, según los expertos

Este año el tema ha sido la deuda y en 2011 los nubarrones no se van a despejar para los países periféricos de la eurozona, entre ellos, España, cuyo principal frente son los problemas de la banca, que podrían terminar repercutiendo en el Estado, uno de los temores de los mercados. Por eso lo expertos creen que habrá que acelerar las medidas de ajuste ya anunciadas y poner otras nuevas en marcha.

 

La solución está ahora “en manos del Gobierno”, afirma Juan José Fernández-Figares, de Link Securities, que destaca que los responsables de los países periféricos de la eurozona “se van a ver forzados a acelerar las medidas de reducción del déficit que han anunciado y a tomar otras nuevas. Si los mercados ven que esas medidas van teniendo efecto, y aunque la crisis seguirá latente, las primas de riesgo se relajarán”.

 

Para Fernández-Figares, estos tres aspectos “son indispensables, no hay otra alternativa para que la crisis se disipe”. Este parece ser el sentimiento general. Rafael Pampillón, profesor del IE Business School, lo comparte: asegura que hay que llevar a cabo nuevas acciones para poner fin a esta situación. Según sus previsiones 2011, será “un periodo de ajustes”. Estima que “la deuda pública seguirá creciendo” y destaca que el “punto más preocupante de la economía española seguirá siendo el alto desempleo”.

 

Las previsiones coinciden en que los primeros meses del año van a ser complicados para los periféricos y que la crisis de deuda seguirá vigente, por lo que la volatilidad continuará dominando en los mercados de deuda y, por lo tanto, las emisiones de estos países volverán a sufrir la presión de los mercados.

 

En este sentido, Ignacio Rodríguez Añino, director de ventas de M&G Investments,  cree que es “muy atrevido hacer predicciones”, pero comenta: “El equipo de renta fija de M&G considera que la crisis de deuda persistirá. Los bonos de los periféricos se verán bajo presión y la deuda corporativa será más atractiva que la de los estados”.

 

Esto último es uno de los aspectos destacables que se ha producido como consecuencia de la crisis: se ha modificado la jerarquía habitual en las emisiones, ya que hasta el año pasado los bonos de los Estados tenían una prima menor que las de empresas y entidades financieras, tal y como destaca Société Générale, que también subraya que la volatilidad continuará y señala que se espera en Europa un volumen global de emisiones sea muy similar al de 2010, de en torno a 1.174 millones de euros.

 

Arturo Alonso, director general de Société Générale en España y Portugal explicaba hace unos días que “estamos en medio de una crisis bastante importante, pero lo razonable es que la confianza vaya mejorando” y cree que “España no va a necesitar ningún tipo de ayuda”.

 

Esta afirmación contrasta con la opinión de Fitch, que en su último informe sobre deuda soberana decía que todavía “existe el riesgo de que algún otro miembro –de la eurozona- se vea forzado a pedir ayuda financiera”. Además, el deterioro del acceso a los mercados de financiación para muchos de estos países está erosionando los fundamentales del crédito soberano”. Es la misma idea que plasmó hace poco BofA Merrill Lynch en un informe: “Es muy probable que Portugal y, en menor medida, España caigan en la red de ayuda soberana”.

 

Según la agencia de calificación, el consenso del mercado es que varios gobiernos de la eurozona están cerca de la insolvencia por el estancamiento de la economía y existe el miedo de que, como le ha sucedido a Irlanda, los problemas de los bancos terminen afectando a las cuentas públicas. La opinión de los expertos es que la economía seguirá estancada: “El crecimiento de la zona euro seguirá falto de vitalidad”, según Carmignac. “Los periféricos tardarán en salir del estancamiento”, afirma uno de los responsables de Schoders.

 

Sin embargo, Alonso comenta que esperan “que los planes de financiación se vayan a cumplir sin demasiados problemas, ya que va a aumentar bastante la liquidez el año que viene por los vencimientos de bonos y los cupones que se van a pagar.

 

El Estado español prevé emisiones de hasta 94.000 millones de euros, de los que 47.200 millones serán deuda nueva, un 8,7% más que el año pasado. De esta forma, el saldo vivo de la deuda pública del Estado alcanzará los 587.000 millones a final de año, el equivalente al 55,3% del PIB del país, según los datos del Ministerio de Economía y Hacienda

 

No hay que olvidar que la deuda de España en relación al PIB (57%) es menor que la de países como Alemania, que según los últimos datos publicados por Eurostat en diciembre ascendía al 73,4% (1,76 billones de euros), o Francia (78,1%). 

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios