El 10% más rico ya controla el 24% de la renta de los españoles
  1. Economía
UN INFORME DEL IVIE ALERTA SOBRE LAS DESIGUALDADES

El 10% más rico ya controla el 24% de la renta de los españoles

La desigualdad económica avanza. En particular desde el año 2003. Lo dice un estudio que se acaba de publicar y que pone de relieve que en

placeholder Foto: El 10% más rico ya controla el 24% de la renta de los españoles
El 10% más rico ya controla el 24% de la renta de los españoles

La desigualdad económica avanza. En particular desde el año 2003. Lo dice un estudio que se acaba de publicar y que pone de relieve que en 2007 -último año sobre el que hay datos cerrados- el 10% de los españoles con mayor nivel económico -los ‘ricos’- concentraba una renta 7,6 veces superior a la del 10% más pobres. En 2003, esa relación era de 6,2 veces, lo que significa un ensanchamiento importante de las desigualdades económicas.

Lo relevante, sin embargo, no es sólo el dato, sino que se ha quebrado una tendencia a la convergencia iniciada en los años 80, cuando el 10% más rico poseía una renta 10,2 veces superior a la del 10% más pobre. En 1990 esa relación bajó hasta las 8,2 veces y en 2003 continuó reduciéndose hasta las 6,2 veces. Pero ahora, las desigualdades económicas han vuelto a crecer entre los dos grupos situados en ambos extremos de la escala económica.

Los datos proceden de un estudio publicado por el IVIE (Instituto Valenciano de Investigación Económica), y está elaborado sobre la base de los trabajos que han realizado los profesores Villar y Goerlich, dos de los expertos más importantes en la medición de la desigualdad. Y sus conclusiones, realizadas a partir de datos sobre ingresos y gastos de una muestra representativa de habitantes, muestran datos pocos conocidos. Pero que reflejan mejor que ninguna otra estadística los niveles de concentración de renta en España.

De esta manera se puede conocer que el 10% más pobre únicamente controla el 3,2% de la renta nacional (el 3,7% en 2003), mientras que el 10% más rico posee el 24,3% de la renta (22,8% en 2003). O dicho en otros términos, el 50% más pobre sólo dispone del 28,8% de la renta total, mientras que el 50% más rico controla el 71,2%. La conclusión que extraen los autores del estudio es que “entre 2003 y 2007 la desigualdad entre ambos grupos [ricos y pobres] volvió a aumentar sensiblemente”.

El hecho de que aumente la distancia en los niveles de renta entre los extremos de la escala económica no significa necesariamente, sin embargo, que en términos globales (incluyendo en una sola estadística al conjunto de la población y no por segmentos)  se haya producido un aumento de las desigualdades. Para realizar esta medición los expertos suelen utilizan el índice de Gini. Este indicador está acotado entre 0 y 1, de modo que el extremo inferior (el cero) refleja una situación en la que todos los individuos perciben la misma renta (igualdad perfecta), mientras que el extremo superior (el uno) representa la máxima desigualdad posible, en la que un único individuo acapara toda la renta.

Menos desigualdad

¿Y cuáles son los resultados para España? Pues según los autores del estudio puede observarse “una reducción de la desigualdad de renta entre 1980 y 1990, seguido de un aumento a lo largo de los noventa, que situó el coeficiente en valores próximos a los de 1980. Desde 1999, la información anual permite observar una reducción progresiva de la desigualdad hasta 2007, con un repunte en 2005”. O dicho en términos más precisos, entre 0 y 1, el índice de Gini para España se sitúa en 0,311.

Estos datos van en la misma línea a los que recientemente ha publicado Naciones Unidas en el Índice de Desarrollo Humano 2009, en el que sitúa a España en la trigésimo séptima posición a nivel mundial de una lista de 182 países. A la cola, en cualquier caso, de los países más avanzados en cuanto al índice de Gini. No es que España se sitúe en esa posición en relación a su renta per cápita (se trata de una economía avanzada) sino que la distribución de la renta es peor que en 36 naciones.  Entre los países con menores desigualdades se encuentran Noruega, Japón, Dinamarca o Suecia, pero también naciones con una renta per cápita sensiblemente inferior a la española, como la República Checa o Bulgaria, que son más pobres pero también más igualitarias.

La central de inteligencia norteamericana, por su parte, sitúa a España en el puesto número 33 del mundo en cuanto a desigualdad económica. Los países más equitativos según la CIA -cuyas estadísticas sobre economía internacional son muy fiables -son Suecia, Noruega, República Checa y Luxemburgo.  

Los avances del nivel de renta en España son, en cualquier caso, incuestionables (ver gráfico). Según el informe del IVIE, a lo largo del siglo XX, España pasó de ser un país “profundamente atrasado y aislado a uno moderno e integrado en la economía mundial”. Entre 1900 y 2009, el desarrollo económico de España hizo que la producción anual absoluta se multiplicara por 18, mientras que el PIB per cápita se multiplicó por 7,3 veces. Ahora bien, en este último caso con dos periodos bien diferenciados. Mientras que entre 1900 y 1960 la renta per cápita se multiplicó por 1,8, entre 1960 y 2009 lo hizo por 4,1 veces.

Súper ricos IVIE Renta per cápita