Las familias se comerán un tercio de su ahorro para financiar el consumo
  1. Economía
LA TASA DE AHORRO BAJARÁ A LOS NIVELES PREVIOS A LA CRISIS

Las familias se comerán un tercio de su ahorro para financiar el consumo

Los datos están aquí y no dejan lugar a dudas.  La tasa de ahorro de los hogares caerá en 2011 a los niveles anteriores a la crisis.

placeholder Foto: Las familias se comerán un tercio de su ahorro para financiar el consumo
Las familias se comerán un tercio de su ahorro para financiar el consumo

Los datos están aquí y no dejan lugar a dudas.  La tasa de ahorro de los hogares caerá en 2011 a los niveles anteriores a la crisis. En concreto, hasta el 12,2% de la renta disponible de las familias. Esto quiere decir que los hogares se comerán un tercio de su capacidad de ahorro el año próximo para financiar el consumo.

 

Lo dice el servicio de estudios del BBVA, que en su informe de coyuntura más reciente advierte que ya este año la tasa de ahorro caerá hasta el 13,9%; lejos, por lo tanto, del 18,1% registrado en los momentos más duros de la crisis, cuando las familias, y ante la que la falta de confianza en la economía, aumentaron su ahorro hasta niveles históricamente elevados como medida de protección. Funcas, por su parte, apunta en la misma dirección y, según sus estimaciones, el año próximo bajará hasta el 13,7% de la renta disponible.

Ahora no es que las familias hayan recuperado el optimismo y se lancen a gastar, sino que la caída de la renta disponible provocará un fuerte ajuste de la tasa de ahorro. Hasta el punto de que volverá a situarse en niveles próximos a los alcanzados inmediatamente antes de la recesión. En 2008 -al comienzo de la crisis- la tasa de ahorro se situó en el 13,5% de la renta disponible. La causa de tan abrupto ajuste tiene que ver con el retroceso en la renta disponible de las familias, que caerá en términos reales un 2,9% este año y un 1,1% el próximo.

El mal comportamiento del empleo está detrás de este descenso tan acusado del ahorro, toda vez que ante la existencia de un persistente paro en el entorno del 20% los hogares tienen menos capacidad de generar rentas no destinadas al consumo o la inversión. Y según el BBVA este año la economía española (media anual) destruirá otros 422.700 empleos, mientras que el año próximo se perderán 35.900 puestos de trabajo.

La caída de la renta disponible de los hogares explica que el consumo de los hogares haya quebrado la trayectoria de recuperación de los trimestres anteriores. El Banco de España estima, en concreto, un descenso intertrimestral entre junio y septiembre que situaría su tasa de variación interanual en el entorno del 1%. La finalización del período de vigencia del plan de ayuda directa a la adquisición de automóviles, unida al incremento de la imposición indirecta, contribuyeron a retraer el consumo de los hogares, tras el adelanto en la compra de bienes duraderos que se había observado en los meses previos, explica el banco central.

Despreocupación en Economía

El Ministerio de Economía no ve con preocupación este descenso del ahorro, y en el Informe Económico y Financiero que acompaña a los Presupuestos de 2011 lo achaca a “la menor relevancia [que dan las familias] al ahorro por motivo precaución a medida que va mejorando la confianza de los agentes”.

Lo que es bueno para el consumo, sin embargo, es letal para un país como España, que pese a la recesión todavía acumula un gigantesco déficit de su balanza de pagos, lo que le obliga a pedir dinero al exterior. El Banco de España ha estimado que las necesidades de financiación de la nación representaron el -4,4% del producto interior bruto en el segundo trimestre de este año. Esta es la falta de ahorro que tiene España para financiar su economía, como pone de manifiesto el economista Pedro Montes.. Y si el ahorro interno retrocede la única solución que tiene es acudir a los mercados exteriores. Y no parece que el momento actual sea el mejor. La prima de riesgo con Alemania ha vuelto a situarse por encima de los 200 puntos básicos y sólo gracias a la política del BCE se mantiene abiertos con cierta normalidad los mercados mayoristas.  

Una normalidad que no existe, por ejemplo, para las comunidades autónomas, que no han podido registrar ninguna emisión en los últimos trimestres. Algo que ha obligado a la Generalitat de Cataluña a financiarse acudiendo directamente a los inversores. A cambio, ha tenido que pagar nada menos que un 4,75%, y esa puede ser la primera consecuencia del debilitamiento del ahorro. Tipos de interés más elevados para captar un ahorro menguante en un mercado en el que las entidades necesitan ingentes recursos para refinanciar su elevado endeudamientoo.

De confirmarse estas previsiones (12,2% el año próximo), la tasa de ahorro se situará en los niveles medios registrados entre 1996 y 2007, años en los que España registró un espectacular déficit exterior, precisamente por falta de ahorro para financiar la actividad económica. En particular, la compra de viviendas.

Banco Financiero y Ahorro (BFA) Renta disponible Consumo