Londres, el último paso de la formación de Ana Patricia como heredera de Botín
  1. Economía

Londres, el último paso de la formación de Ana Patricia como heredera de Botín

En febrero de 1999, Emilio Botín prescindió de su hija Ana Patricia y la mandó tres años al purgatorio hasta que la rescató para Banesto. Era la

placeholder Foto: Londres, el último paso de la formación de Ana Patricia como heredera de Botín
Londres, el último paso de la formación de Ana Patricia como heredera de Botín

En febrero de 1999, Emilio Botín prescindió de su hija Ana Patricia y la mandó tres años al purgatorio hasta que la rescató para Banesto. Era la responsable de banca de inversión del recién fusionado BSCH y cometió la error de hacerse un reportaje publicitario a todo color en El País Semanal promocionándose como la futura sucesora de su padre al frente del banco. El consejero delegado de entonces, Ángel Corcóstegui, puso el grito en el cielo -él era el sucesor según los acuerdos de fusión de Santander y Central Hispano- y le dijo a Botín que tenía que elegir entre su hija o él. Don Emilio la puso de patitas en la calle ese mismo lunes... para cargarse a Corcóstegui dos años después.

Curiosamente, el fin de semana pasado aparecía otro reportaje en el dominical de Prisa con una 'foto de familia' del Santander (sin Central Hispano) en la que, esta vez sí, estaba Ana Patricia. Y colocada entre Alfredo Sáenz y su padre. No podía ser más significativa. Efectivamente, ayer se escenificó su designación cuasioficial como heredera al ser nombrada consejera delegada de Santander UK en sustitución del 'fugado' Antonio Horta-Osorio.

Este nombramiento como consejera delegada del banco en Reino Unido supone su confirmación como heredera y el último paso de su particular MBA en la gestión de la entidad. Un movimiento que ya estaba planeado, según distintas fuentes consultadas, pero que se precipitó ayer con la espantá de Horta, que metió un gol por la escuadra a sus hasta ahora jefes.

Ana Patricia pasó primero por la banca de inversión (en JP Morgan y en Santander Investment), luego por la minorista en Banesto y ahora da el salto al gran escaparate mundial que es la City: todos los grandes analistas y brokers del mundo, el Financial Times, The Economist... Se trata de que de ahí regrese con la imagen internacional de la gran banquera del futuro, capaz de seguir la estela que deja su padre. Justo lo que le costó el puesto en 1999.

Según varias fuentes conocedoras de la situación, la heredera ya tenía prevista su mudanza a Londres. De hecho, sus dos hijas están ya viviendo allí y su marido, Guillermo Morenés (que posee junto a su cuñado Javier Botín la firma de inversión M&B) pasa casi todo el tiempo en la capital británica.

La idea, según algunas de estas fuentes, es que Ana Patricia no dirija sólo la filial británica del Santander (que supone el 18% de su beneficio), sino que en los próximos meses se creará una especie de división europea que agrupará la banca minorista británica, la financiación al consumo en otros países del continente y las recientes adquisiciones en Polonia y Alemania (sólo quedará fuera la banca de inversión). Una estructura basada en áreas geográficas muy similar a la que actualmente tiene Telefónica: se crearán otras divisiones para España y Latinoamérica.

Evitar el marrón de Banesto

Por otro lado, Ana Patricia Botín iba a tener una tarea muy complicada por delante en Banesto, en un ejercicio 2011 que todo el mundo espera que sea durísimo para la banca española. Los malos resultados de la entidad en el tercer trimestre, donde agotó su provisión genérica por culpa de las nuevas normas contables, hacen que muchos analistas consideren inevitable "meter la tijera" el próximo año.

Con su nuevo cargo, no será un Botín el que tenga que asumir el coste de estas decisiones en Banesto, y la imagen de Ana Patricia quedará impoluta para su futuro regreso como presidenta del Santander.

Ana Patricia Botín Emilio Botín Noticias del Banco Santander Banesto Antonio Horta-Osorio