Es noticia
Menú
Banco Pastor, Santander y García Baquero se conjuran para mantener viva Ibersuizas
  1. Economía
TRAS LA MARCHA DE LA MITAD DEL EQUIPO

Banco Pastor, Santander y García Baquero se conjuran para mantener viva Ibersuizas

Tercera y última entrega de la saga Ibersuizas. La firma señera del capital riesgo español quiere seguir en pie. Así lo han decidido los accionistas mayoritarios de

Tercera y última entrega de la saga Ibersuizas. La firma señera del capital riesgo español quiere seguir en pie. Así lo han decidido los accionistas mayoritarios de la gestora, y también inversores de sus fondos, con Banco Pastor, Santander y la familia García Baquero a la cabeza, que controlan un 66%. La salida abrupta de la mitad del equipo gestor hace unas semanas aventuró un final incierto para la firma que sus propietarios quieren despejar cuanto antes.

 

Tras la marcha de Íñigo Sánchez Asiaín, al que han acompañado Ramón Cerdeiras y Juan Luis Ramírez, la firma ha tratado de recomponer la situación confiando a Jorge Delclaux todos los poderes. El socio de Ibersuizas ha estado durante las últimas semanas en conversaciones con los principales inversores internacionales, ubicados en Londres y Suiza, para explicar en qué estado ha quedado la firma tras la crisis interna librada entre ejecutivos y accionistas.

 

Durante los primeros días, los accionistas de Ibersuizas tuvieron que resolver su nuevo compromiso en la firma, sobre todo ante la llegada de algunas ofertas de fondos para quedarse con su cartera de inversiones. "Tenemos fe en el proyecto¨, explica uno de los accionistas históricos del private equity. ¨Tenemos que volver a tener la confianza de los inversores -entre ellos, Goldman Sachs-, pero nuestro compromiso es claro y determinante para seguir adelante¨.

 

No en vano, con cerca del 80% del segundo fondo invertido, Ibersuizas trabajaba ya en levantar recursos para su tercer vehículo. Para esta tarea, otro de los puntos de discrepancia entre las partes, Delclaux tenía muy avanzada la incorporación del grupo financiero luso Orey como uno de los nuevos limited partners del fondo. Esta operación, sin embargo, tuvo que aplazarse ante las tensiones existentes y que será difícil retomar ahora ante la imagen trasladad al mercado.

 

El conflicto en Ibersuizas se remonta al reparto de poderes realizado en la gestora. Las familias y socios fundadores decidieron ceder un 33% de la firma al equipo gestor, además de la mayoría del consejo de administración, a modo de garantía para su independencia a la hora de invertir, para fidelizar y premiar a los seis ejecutivos, que eran socios de la sociedad a través de la cual controlaban un tercio de la gestora, pero no de la matriz.


Esta situación de mayoría en el consejo dio pie a la posterior rebelión de una parte del equipo gestor, insatisfecho con el reparto de poderes en la gestora. La posibilidad de que tres cuartas partes de los inversores invocaran la cláusula del key man habría dado la opción de que Sanchez Asiaín y el resto de socios, inicialmente, salvo Delclaux, se hubieran quedado con la gestión de los fondos, al margen de Banco Pastor, García Baquero y demás accionistas.

 

Tercera y última entrega de la saga Ibersuizas. La firma señera del capital riesgo español quiere seguir en pie. Así lo han decidido los accionistas mayoritarios de la gestora, y también inversores de sus fondos, con Banco Pastor, Santander y la familia García Baquero a la cabeza, que controlan un 66%. La salida abrupta de la mitad del equipo gestor hace unas semanas aventuró un final incierto para la firma que sus propietarios quieren despejar cuanto antes.