Es noticia
Menú
Las familias Carbó, Botet y Elías (ex Caprabo) engordan su patrimonio inmobiliario en Madrid
  1. Economía
COMPRAN A FERROVIAL LA SEDE DE CESPA

Las familias Carbó, Botet y Elías (ex Caprabo) engordan su patrimonio inmobiliario en Madrid

Las fortunas familiares siguen apostando por el ladrillo como oportunidad de inversión. En este caso se trata de las familias Carbó, Elías y Botet, fundadoras de

Foto: Las familias Carbó, Botet y Elías (ex Caprabo) engordan su patrimonio inmobiliario en Madrid
Las familias Carbó, Botet y Elías (ex Caprabo) engordan su patrimonio inmobiliario en Madrid

Las fortunas familiares siguen apostando por el ladrillo como oportunidad de inversión. En este caso se trata de las familias Carbó, Elías y Botet, fundadoras de la histórica cadena de supermercados catalana Caprabo, que han invertido una pequeña parte de los 1.200 millones de euros obtenidos por la venta a Eroski en la compra de un edificio de oficinas en Madrid propiedad de la constructora Ferrovial.

 

Según fuentes oficiales, la transacción se ha cerrado recientemente en cerca de 15 millones de euros. El edificio de oficinas en cuestión, al contrario que las últimas operaciones realizadas en el mercado de real state, asociadas a activos premium ubicados en los principales ejes de Madrid o Barcelona, se encuentra en el polígono industrial de Julián Camarillo, en el cinturón este de la capital.

La operación se ha realizado bajo la socorrida modalidad de sale and lease back utilizada por gran número de corporaciones para monetarizar sus recursos inmobiliarios. En este caso, Ferrovial, a través de su filial de servicios Cespa, asesorada por Knight Frank, seguirá como inquilino de la nave, de casi 11.000 metros cuadrados, con unas rentas que garantizan a las familias compradoras una tasa de retorno del 7%.

Recientemente, el brazo patrimonial de los fundadores de Caprabo -denominado Caboel- estrenó su primera incursión en el sector hotelero con la puesta en marcha de Emma, un proyecto cuya gestión corre a cargo de la cadena hotelera Room Mate, que lo explota en régimen de alquiler. El inmueble está ubicado en calle Roselló, junto a la calle Enric Granados, y cuenta con 56 habitaciones.

El portfolio de activos de Caboel está compuesto por plataformas logísticas, inmuebles industriales, oficinas y hoteles, que diversifican su exposición inicial a los más de 100 locales comerciales que tiene alquilados a los supermercados Caprabo, como en su día hizo la familia Canales con gran parte de los activos inmobiliarios de la cadena de supermercados Alcosto tras vendérsela a Eroski.

El año pasado, Caboel fue especialmente activa. Con una inversión de casi 100 millones de euros, los Carbó, Botet y Elías compraron un paquete de 30 oficinas a Caixa Catalunya, un edificio en el Paseo de Gracia y una residencia de ancianos gestionada por Sanitas, un lote que se han propuesto ampliar con edificios de oficinas, con buenos inquilinos, tanto en Barcelona como en Madrid.

También recientemente, otras fortunas familiares han protagonizado algunas de las principales operaciones inmobiliarias del mercado. Ha sido el caso de los Reyzábal (Windsor) comprando por 48 millones la sede de Uralita en Madrid o de los Andik (Mango) adquiriendo por una cantidad similar una sede del Banco Sabadell en el cotizado Paseo de Gracia de Barcelona.

Las fortunas familiares siguen apostando por el ladrillo como oportunidad de inversión. En este caso se trata de las familias Carbó, Elías y Botet, fundadoras de la histórica cadena de supermercados catalana Caprabo, que han invertido una pequeña parte de los 1.200 millones de euros obtenidos por la venta a Eroski en la compra de un edificio de oficinas en Madrid propiedad de la constructora Ferrovial.

Caprabo