Griñán pide auxilio a las cajas andaluzas para salvar el match ball de Isofotón
  1. Economía
EXIGE A UNICAJA Y CAJASUR QUE FINANCIEN LA VENTA

Griñán pide auxilio a las cajas andaluzas para salvar el match ball de Isofotón

Comprar empresas sin tener dinero sigue siendo realmente difícil incluso en estos tiempos de crisis en los que muchos propietarios ceden sus compañías a cambio de

Foto: Griñán pide auxilio a las cajas andaluzas para salvar el match ball de Isofotón
Griñán pide auxilio a las cajas andaluzas para salvar el match ball de Isofotón

Comprar empresas sin tener dinero sigue siendo realmente difícil incluso en estos tiempos de crisis en los que muchos propietarios ceden sus compañías a cambio de que el ofertante se quede con la deuda. Esto es lo que ocurre con la malagueña Isofotón, la empresa del Grupo Bergé, cuyos compradores, Affirma y la coreana Top Tech no disponen de la financiación necesaria a menos de 48 horas para que expire el plazo para cerrar la venta.

 

El grupo español y el asiático han llegado a un acuerdo con Bergé para hacerse con el fabricante de placas solares por unos 45 millones de euros, una vez que el holding dedicado a la automoción y a la logística asumiera como propia una deuda de la filial de 360 millones de euros. Limpiada de su principal tumor, la salvación de Isofotón pasaba por encontrar a un comprador que se hiciera con la totalidad de la plantilla, formada por 700 trabajadores.

Eso es lo que a Afirma y a Top Tech ha exigido la Junta de Andalucía, que ha tenido que pagar las nóminas de los empleados de la empresa malagueña mediante un aval bancario ante la negativa de Bergé a poner más dinero en esta deficitaria empresa de renovables. José Antonio Griñán se juega mucho en el envite desde el punto de vista electoral porque no se puede permitir cerrar una de las joyas del Parque Tecnológico de Andalucia, que se conoció como el Sillicon Valley de Málaga.

Por ello, el presidente de la Junta ha solicitado a Unicaja y a Cajasol que le den la financiaci´n Affirma y a Top Tech para que mañana martes puedan hacer frente a su compromiso de quedarse con Isofotón. Hasta finales de la semana pasada, las dos entidades todavía estaban analizando las garantías ofrecidas por los potenciales compradores de esta compañía que en 2008 perdió 80 millones de euros. Ese ejercicio se cerró con numerosas salvedades en sus cuentas, lo que llegó al auditor, Audishpana, a no firmar el informe de gestión.

La empresa de consultoría española y el grupo coreano han sondeado a varias entidades financieras para que les dieran la liquidez suficiente para pagar los 45 millones. Sin embargo, la incertidumbre regulatoria sobre el sector fotovoltaico y las dudas sobre la vigencia de la tecnología de Isofotón –en el sector aseguran que se ha quedado desfasada ante la competencia china- han provocado que se encontraran con las puertas cerradas.

La única forma de salvar a la empresa malagueña es con el dinero de cajas afines a la Junta de Andalucía por más que existan muchos temores sobre su viabilidad futura. Por ello, Griñán les ha pedido a Unicaja y a Cajasol que les concedan los créditos necesarios. “El plazo vence este martes y todavía no tienen el dinero. Igual se tiene que ampliar el acuerdo. Griñán se juega mucho”, aseguran fuentes próximas a las negociaciones.

La Junta, que ha visto como los trabajadores de Isofotón se han manifestado en varias ocasiones para quejarse de la falta de compromiso del Gobierno andaluz, lleva más de un año con promesas incumplidas. La delegada de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía en Málaga, Pilar Serrano, ha asegurado en varias ocasiones que la empresa fabricante de placas solares es "una prioridad absoluta", especialmente tras los Expedientes de Regulación de Empleo Temportal (ERTE) que llevó al paro a 690 trabajadores durante varios meses.

 

El Gobierno de Griñán ha dado subvenciones de más de 50 millones a Isofotón desde su creación en el Parque Tecnológico de Andalucía pese a la mala gestión de su anterior consejero delegado, José Luís Manzano, que tiene un contencioso judicial con Bergé.

José Antonio Griñán