Es noticia
Menú
La historia del verdadero fabricante de iPhone y iPad
  1. Economía
FOXCONN ES UNA COMPAÑÍA DE 700.000 EMPLEADOS

La historia del verdadero fabricante de iPhone y iPad

Quizá Foxconn Technology Group no le suene, pero si supiera que es la compañía que produce el iPod, el iPhone o el iPad para Apple, entre

Foto: La historia del verdadero fabricante de iPhone y iPad
La historia del verdadero fabricante de iPhone y iPad

Quizá Foxconn Technology Group no le suene, pero si supiera que es la compañía que produce el iPod, el iPhone o el iPad para Apple, entre otros productos, la cosa cambiaría. 

La firma siempre se ha mantenido en un segundo plano y era una gran desconocida para los mercados occidentales. Los compradores ni siquiera se han planteado que trabajara con marcas como Dell, Nokia, Hewlett Packard, Nintendo, Microsoft, Sony o Palm, entre otras. Foxconn tampoco se ha esforzado por darse a conocer y ha evitado invertir en su imagen corporativa.  

Esta división de la empresa taiwanesa Hon Hai Precision Industry, que acumula más de 25.000 patentes concedidas en todo el mundo sólo para 2010, es propietaria de las fábricas situadas en Shenzhen (China). En nómina tiene a más de 400.000 empleados sólo en estas plantas, pero a 700.000 en toda China.

Se trata de uno de los mayores fabricantes del mundo de productos electrónicos, el mayor exportador en China (donde tiene la mayoría de fábricas), y el segundo de la República Checa (cuenta con empresas subsidiarias en este país, además de en Hungría, Brasil o México, entre otros). Faircompanies estima que sus factorías chinas exportan hasta 100.000 millones de dólares anuales en productos electrónicos, la mitad del PIB anual de Irlanda o Finlandia.

La estricta normativa del país, e incluso de la propia empresa tampoco ayuda a darla a conocer. Una muestra: Hace tres meses, un reportaje de Reuters afirmaba que varios guardias de seguridad de la fábrica golpearon a un periodista que tomaba fotos de la fábrica desde la calle.

Aun así, las grandes marcas como Apple siguen optando por ceder la producción a proveedores en mercados sin regulaciones tan estrictas como las de EEUU o la UE (aunque aquí también existen centros de desarrollo de Foxconn), que trabajan a precios bajos y en tiempos récord. A ello ayuda la política de deslocalización llevada a cabo por los gobiernos, unido al creciente desarrollo de China y al resto de países que con él conforman los BRIC (Brasil, Rusia e India).

Los suicidios ponen al descubierto las condiciones laborales

La compañía ha saltado a la palestra. Y es que los casos de espionaje industrial o los contratos de confidencialidad, que en los países occidentales se resuelven en los tribunales, en China pueden desembocar en intentos de suicidio por parte de los empleados. Y eso es precisamente lo que ha ocurrido en Foxconn.

La filtración de la última novedad de Apple, que mantiene un estricto blindaje para estos casos, terminó con el suicidio de un trabajador, que fue el primero de una decena de intentos (dos de ellos salvaron su vida).

Todo ello hizo saltar a la opinión pública las malas prácticas e irregularidades cometidas en el seno de la compañía, que se ha visto envuelta en graves acusaciones sobre el trato a los empleados, como jornadas de trabajo interminables, continua exposición a productos químicos tóxicos utilizados para limpiar las pantallas táctiles, falta de entendimiento entre los superiores y los trabajadores, una línea de montaje que se mueve demasiado deprisa y una férrea disciplina similar a la militar, además de rumores que apuntan a que podría emplear a menores.

Con todo, las grandes marcas parecen más interesadas en que la información no trascienda que en presionar a los productores para mejorar las condiciones de trabajo, pues es más caro vigilar a sus fabricantes que las políticas de marketing. Aunque este viernes se ha conocido que algunos de los clientes de Foxconn están analizando las condiciones de trabajo. Apple, por su patre, se ha mostrado “triste y molesto” por la sucesión de acontecimientos.

Una de las medidas de Foxconn para acabar con los suicidios ha sido la contratación a 2.000 psiquiatras que van a obtener salarios muy superiores a los de los trabajadores, y ha implantado instalaciones de ocio para los empleados.

Aunque lo más llamativo es que la compañía ha colocado una red de seguridad alrededor de los edificios con el fin de evitar más muertes y que ha contratado a monjes budistas para ahuyentar la mala suerte, según el diario China Daily. Además, esta misma semana el fundador de Foxconn, Terry Gou, ha viajado a Shenzhen para tomar medidas y poner fin a la ola de suicidios. Entre esas iniciativas, la compañía está estudiando la posibilidad de subir el sueldo un 20% a sus trabajadores.

Mientras, el iPad de Apple ya está, desde este viernes, en las tiendas españolas.

Quizá Foxconn Technology Group no le suene, pero si supiera que es la compañía que produce el iPod, el iPhone o el iPad para Apple, entre otros productos, la cosa cambiaría. 

IPhone Microsoft