Moltó sigue sin sanción del Banco de España un año después de la intervención de CCM
  1. Economía
HA MONTADO UNA CONSULTORA INMOBILIARIA EN MADRID

Moltó sigue sin sanción del Banco de España un año después de la intervención de CCM

Las posibles sanciones a los administradores de CajaSur van para largo si nos atenemos al precedente de Caja Castilla-La Mancha: el presidente que la puso al

placeholder Foto: Moltó sigue sin sanción del Banco de España un año después de la intervención de CCM
Moltó sigue sin sanción del Banco de España un año después de la intervención de CCM

Las posibles sanciones a los administradores de CajaSur van para largo si nos atenemos al precedente de Caja Castilla-La Mancha: el presidente que la puso al borde de la quiebra y forzó su intervención, Juan Pedro Hernández Moltó, sigue sin asumir ninguna responsabilidad más de un año después de la intervención por la exasperante lentitud del Banco de España. Es más, ha montado una consultora inmobiliaria en Madrid, lo que no deja de tener su gracia cuando la causa del desastre de CCM fue precisamente su temeraria exposición al ladrillo.

CCM fue intervenida el 29 de marzo de 2009. El 29 de enero de este año, el Banco de España propuso una sanción económica de 155.000 euros y cinco años de inhabilitación tanto para Moltó como para el director general de la entidad, Ildefonso Ortega. Pero ambos presentaron un recurso, lo cual dejó en suspenso su aplicación. El 14 de abril, el supervisor retomó el asunto, pero ni mucho menos para resolverlo definitivamente, sino para aplazar la decisión definitiva durante seis meses, es decir, hasta octubre.

Esta exasperante lentitud del Banco de España ha escandalizado al mundo financiero. "No se entiende cómo es posible que Madoff estuviera en la cárcel en EEUU a los tres meses de descubrirse el fraude, y que aquí haya pasado más de un año desde la intervención y Moltó siga de rositas", se queja un directivo de una entidad nacional.

La indignación ha crecido todavía más por el trato de favor dispensado por el supervisor a CCM desde la intervención -le ha permitido lanzar depósitos por encima de la competencia o recomprar sus preferentes sin descuento, y no ha despedido a nadie- y a su comprador, Cajastur -1.300 millones en inyección de capital a CCM por el Fondo de Garantía de Depósitos y 2.475 millones en garantías contra pérdidas por morosidad-.

Esta tardanza se explica porque el procedimiento que debe seguir el Banco de España es "extremadamente garantista", según fuentes del supervisor. Primero, la inspección debe elaborar un informe sobre la situación de la entidad, que posteriormente debe transformarse en un acta que es equivalente al escrito de acusación del fiscal en un procedimiento judicial. Esa acta sólo puede incluir hechos probados, nada de inferencias ni de especulaciones, porque un juez podría considerarla ilegal en un posible juicio posterior. Y lo que es más grave, debe consensuarse con la propia entidad.

"Todo esto obliga a dar innumerables vueltas a la redacción, y teniendo en cuenta que estas actas tienen más de mil folios (varios miles seguramente en el caso de CCM), se tarda una eternidad en terminarlas", según las citadas fuentes. Además, una vez concluida hay que elevarla a un letrado del Banco de España por si aprecia alguna conducta tipificada como infracción en la Ley de Disciplina e Intervención, para que proponga las sanciones correspondientes. Y si, encima, se pone de manifiesto que alguna de estas conductas es constitutiva de delito, hay que preparar la correspondiente querella para presentarla ante los tribunales.

Es decir, un procedimiento tremendamente largo, farragoso y sujeto a todo tipo de interrupciones por parte de la propia entidad intervenida. Y mientras el Banco de España sigue enredado en estas disquisiciones, Moltó puede seguir con su vida normal sin asumir ninguna responsabilidad por su actuación al frente de CCM.

Moltó se pasa a la consultoría

Y a fe que lo está haciendo. El pasado mes de enero abrió una consultoría inmobiliaria en Madrid asociado con un ex banquero de inversión de Espirito Santo, José Luis Muñoz Ibáñez, y la firma Alzaga Gestión. La consultoría se denomina Wolttan Consulting Group y está ubicada en la calle Velázquez, en pleno barrio de Salamanca.

Llama la atención que la firma haya sido constituida con sólo 3.000 euros cuando asegura contar con el respaldo de inversores norteamericanos y mexicanos. Algo que hace sospechar en el mundillo que se trata de "una mera excusa para que Moltó pueda seguir despachando en Madrid sus asuntos". Según el diario La Gaceta de los Negocios, el objetivo real de esta sociedad podría ser la gestión de la venta de uno de los activos que llevaron a la quiebra a CCM, el aeropuerto de Ciudad Real.

Antes de llevar a CCM a la situación de ser intervenida, Moltó se había hecho famoso en 1994, cuando era portavoz de economía del PSOE en el Congreso, y espetó al recién dimitido gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, su famosa frase "¡Míreme a la cara!". Se estaba tratando el escándalo Ibercorp, y Moltó reprochaba a Rubio haber decepcionado a los que, como él, apostaron por su "honestidad".

"¿Usted es consciente, señor Rubio, de las consecuencias que está generando en la sociedad española su proceder, su pasividad, su falta de respuesta?", le preguntó Moltó. "Tenga la hombría de bien", insistió, "la valentía de asumir la responsabilidad que usted durante tantos años, con orgullo, sin duda alguna, ha desempeñado y que precisamente por ese motivo hoy convierte este debate y su propia situación personal en algo más que una anécdota de un ciudadano más".

Juan Pedro Hernández Moltó Caja Castilla-La Mancha Banco de España MAFO Unidades de Intervención Policial