RELEVA A SU DIRECTOR FINANCIERO

ONO refinancia su deuda: ahora, una emisión de bonos y la bolsa

ONO ha conseguido hacer los deberes. Por lo menos, hasta 2013. La operadora de cable cerró ayer un acuerdo con las entidades financieras que participan en

Foto: ONO refinancia su deuda: ahora, una emisión de bonos y la bolsa
ONO refinancia su deuda: ahora, una emisión de bonos y la bolsa

ONO ha conseguido hacer los deberes. Por lo menos, hasta 2013. La operadora de cable cerró ayer un acuerdo con las entidades financieras que participan en su préstamo sindicado de 3.500 millones de euros para la modificación de las condiciones y plazos de vencimiento. Un 80% de los acreedores ha aceptado las condiciones del plan de refinanciación propuesto por la compañía a comienzos de año, que ha sido asesorada en todo el proceso por Goldman Sachs.

 

El acuerdo suscrito supone el aplazamiento hasta 2013 de una parte significativa de los vencimientos de deuda que tenía ONO para este año y el siguiente, que sumaban un total de casi 700 millones de euros. Con el nuevo contrato de préstamo, suscrito bajo la modalidad de forward start facility, la operadora salva la necesidad de contar con la unanimidad de todos sus acreedores para reestructurar la deuda, siendo necesario sólo el visto bueno de un 50%.

 

Dentro de un sindicado tan amplio, un 20% de las entidades acreedoras ha quedado finalmente al margen del nuevo acuerdo. Se trata de fondos de pensiones y hedge funds, que por sus características de inversión están interesadas en resolver su exposición en ONO. Gran parte del trabajo realizado por Goldman Sachs ha pasado precisamente por resolver esta situación sin que el resto de entidades se sintiera agraviado por participar en la refinanciación.

 

A cambio, ONO ha pactado un incremento de 125 puntos básicos en el margen de remuneración de las cantidades comprometidas y la fijación de unas nuevas garantías financieras. Entre los términos del acuerdo, a modo de incentivo, la operadora ha incluido también la posibilidad de realizar una emisión de bonos para repagar el préstamo, aunque con preferencia sobre las entidades que forman parte del 80% que ha suscrito la refinanciación.

 

Otra de las alternativas que maneja la compañía, con un horizonte mínimo de un año, es una eventual salida a bolsa. De momento, esta alternativa está totalmente descartada hasta que el ratio de deuda sobre ebitda mejore. Sin embargo, el mercado de capitales es una de las salidas naturales para los inversores de ONO, cuyo núcleo duro está formado por los fondos de capital riesgo estadounidenses Providence, Thomas H.Lee, CCMP y Quadrangle.

 

Precisamente, dentro del mismo esquema de refinanciación, ONO ha anunciado que la totalidad de sus accionistas de referencia han participado en la aportación de 200 millones de euros a la compañía, como ya se explicó a comienzos de año. La aportación de fondos a través de un préstamo participativo se realizará mediante la inyección inmediata de 125 millones de euros, quedando otros 75 millones sujetos a la evolución futura de la liquidez.

 

Tras más de seis meses de negociaciones, la operadora ha resuelto el último escollo de la reestructuración global emprendida por el nuevo equipo directivo, una terna formada por el presidente, José María Castellano, la consejera delegada, Rosalía Portela, y el director financiero, Jonathan Cummings. Este último, procedente del anterior equipo gestor -Eugenio Galdón y Richard Alden- ha decidido poner fin a su etapa en ONO. Su cargo lo ocupa ahora Carlos Sagasta, procedente de Abertis Telecom.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios