SANTANDER Y BBVA, LAS QUE MÁS PRESTAN

Barclays, Bancaja y Caixa Catalunya, las entidades que más piden en el interbancario

Las tres entidades que más apelan al mercado interbancario español para financiarse son la filial de Barclays en nuestro país, Bancaja y Caixa Catalunya, según varias

Foto: Barclays, Bancaja y Caixa Catalunya, las entidades que más piden en el interbancario
Barclays, Bancaja y Caixa Catalunya, las entidades que más piden en el interbancario

Las tres entidades que más apelan al mercado interbancario español para financiarse son la filial de Barclays en nuestro país, Bancaja y Caixa Catalunya, según varias fuentes de toda solvencia de este mercado. Por el contrario, los prestadores más activos son los dos grandes bancos, Santander y BBVA -que son los que más liquidez tienen-, y, sorprendentemente, algunas cajas medianas o pequeñas como Cajasol y Caja Badajoz, según las mismas fuentes.

Un portavoz de Caixa Catalunya aseguró que la entidad había terminado 2009 con una posición prestadora neta de más de 1.000 millones de euros, y que no le constaba que hubiera variado en 2010. Sin embargo, las fuentes consultadas asegura que la entidad que preside Narcís Serra, en proceso de fusión con Caixa Manresa y Caixa Tarragona, ha sido una de las entidades más activas en captar financiación en el interbancario desde el principio de la crisis.

Hay que poner las cosas en perspectiva: el interbancario ha dejado de ser la fuente principal de financiación a corto plazo de bancos y cajas de ahorros. El tsunami financiero de 2008 secó por completo el mercado y todavía hoy registra muy poco volumen y con plazos muy cortos (una semana como máximo), porque las entidades siguen sin fiarse unas de otras.

Por ejemplo, el viernes pasado no se negociaron ni 3.000 millones de euros, con el 90% de esa cantidad en préstamos a un día de plazo, según datos oficiales del Banco de España.

En consecuencia, por muy activas que se muestren estas entidades en el interbancario, tampoco consiguen satisfacer allí todas sus necesidades de liquidez. De ahí que hayan buscado otras vías, principalmente la barra libre del BCE que ahora se está empezando a cerrar gradualmente, lo que  puede poner a algunas entidades en situaciones complicadas a lo largo del año.

De ahí que algunas hayan solicitado al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que tome medidas para reabrir el interbancario. Y también explica por qué se está recrudeciendo la guerra de los depósitos para tratar de obtener esa liquidez de los clientes particulares de bancos y cajas.

Una de las fuentes consultadas aboga también por la creación de un sistema de compensación y liquidación centralizado en el interbancario, al estilo del que existe en la bolsa, en la deuda pública y en la renta fija privada. "El interbancario es un mercado bilateral, en que los préstamos se conceden individualmente, y lo ideal sería que las entidades pudieran poner sus peticiones en un único sitio y que se casen automáticamente con la oferta", explica. Otra alternativa sería la creación de un mercado ciego -no se sabe quién presta y quién toma-, con la garantía de que sólo se deje participar a las entidades que reciban una especie de "certificado de solvencia" del Banco de España.

El interbancario, muy por debajo de los tipos oficiales

Otro elemento que llama la atención de este mercado son los bajísimos tipos a los que se prestan dinero los bancos pese a no fiarse unos de otros: entre el 0,28% y el 0,30%. De hecho, desde el principio de la crisis no ha habido una brecha tan grande entre el Eonia (el tipo real interbancario) y el tipo oficial del BCE, como se puede apreciar en el gráfico.



Esto se explica porque existe un exceso de liquidez en el sistema gracias a las medidas extraordinarias adoptadas por los bancos centrales, y las entidades tienen que colocarla en algún sitio por muy poca rentabilidad que obtengan: han comprado masivamente deuda pública y la parte que pueden necesitar a corto plazo la colocan en el interbancario o directamente en la ventanilla de depósito del BCE, que paga un mínimo 0,25%. Hace dos semanas (último dato disponible), había 260.000 millones de euros depositados en el banco central.

Por otro lado, la desconfianza que todavía impera en el interbancario hace que nadie quiera prestar por encima de esos tipos: "Si una entidad está dispuesta a tomar dinero a un precio superior, inmediatamente todo el mundo piensa que tiene problemas y nadie se lo presta por miedo a que no se lo devuelva", explica una de las fuentes.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios