10 años desde el fin de la burbuja puntocom

Fue el estallido de la gran burbuja de la especulación bursátil. La euforia y la fiebre por las empresas puntocom alcanzó su punto más alto con

Foto: 10 años desde el fin de la burbuja puntocom
10 años desde el fin de la burbuja puntocom
Fue el estallido de la gran burbuja de la especulación bursátil. La euforia y la fiebre por las empresas puntocom alcanzó su punto más alto con los máximos de la bolsa el 10 de marzo de 2000. El Nasdaq Composite, índice de referencia del mercado tecnológico de EEUU, llegó a superar los 5.000 puntos y las empresas que lo conformaban llegaron a alcanzar valoraciones gigantescas de cientos de miles de millones de dólares.

Entre septiembre de 1998 y marzo de 2000, el conjunto de acciones de este mercado se dispararon un 240% en un episodio de generación de expectativas sin parangón. La promesa de un mundo nuevo, con beneficios globales e ilimitados se dio la mano con un fenómeno bien conocido entre los inversores: la avaricia y la generación de 'humo', o proyectos empresariales quiméricos sin un modelo de negocio.

Tras el pinchazo de aquella burbuja, los mercados tocaron fondo en octubre de 2002 tras una caída acumulada del 77% en el índice Nasdaq. Aquel crash bursátil que siguió a la euforia de finales de los 90 se ha convertido en uno de los mayores mercados bajistas de la historia, junto a los registrados tras las crisis de 1929, en los años 70 o en el credit crunch de 2007 y 2008.

Fueron los tiempos en que se valoraban compañías en función de las páginas vistas de sus sitios web y en los que nombres como AOL (Steve Case), principal proveedor de internet en EEUU de la época, llegó a cerrar la mayor fusión de la historia con Time Warner, valorada en 124.000 millones de dólares, precisamente, mediante un intercambio de acciones.

La unión AOL Time marcó el momento algido de las puntocom. Pero antes de que se diese esa operación, AOL firmó otro de los capítulos del sector con la compra del navegador Nestcape Communications, en 1998, por algo más de 4.000 millones de dólares. 

Fue precisamente esa marca la que encarnó los primeros coletazos de aquella fiebre. Nestcape encarnó los primeros coletazos de la fiebre especulativa con las empresas tecnológicas. En 1995, el navegador fundado por Marc Andreessen (Mosaic) comenzó a cotizar en Wall Street. Sus acciones se multiplicaron por 10 el primer día.

Al año siguiente, Alan Greenspan acuñaría una expresión que pasó a la posteridad: la exuberancia irracional de los mercados. El entonces presidente de la Fed etiquetó así al comportamiento de los mercados bursátiles en los primeros pasos de la burbuja tecnológica y que tuvo a Nestcape y AOL como protagonistas.

Sin embargo, el rector de la política monetaria estadounidense combatió la profunda depresión del ahorro bursátil con medidas expansivas monetarias que, según sus detractores, terminaron construyendo otra burbuja peor alrededor del mercado inmobiliario mundial, y sus derivados, que terminaron por explotar en la crisis subprime.
Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios