El ERTE sobre 725 empleados vence en abril

Los empleados de Isofotón vuelven a la guerra contra la Junta y los Bergé

Tras seis meses de paz, la guerra vuelve a Isofotón, la compañía de energías renovables del Grupo Bergé. Los empleados han convocado una manifestación contra la

Foto: Los empleados de Isofotón vuelven a la guerra contra la Junta y los Bergé
Los empleados de Isofotón vuelven a la guerra contra la Junta y los Bergé

Tras seis meses de paz, la guerra vuelve a Isofotón, la compañía de energías renovables del Grupo Bergé. Los empleados han convocado una manifestación contra la Junta de Andalucia a la que acusan de no haber encontrado una solución a una plantilla de 725 personas que lleva un año sin apenas trabajo, con dos expedientes de regulación de empleo a la espalda.

La movilización está prevista para el próximo lunes en la sede de la Delegación de Innovación y Tecnología que la Junta presidida por José Antonio Griñán tiene en Málaga. Con este acto, los empleados de Isofotón quieren mostrar su descontento por lo que consideran un incumplimiento por parte del gobierno andaluz, que en marzo de 2009 se comprometió públicamente a encontrar un inversor. “Es imprescindible para asegurar la supervivencia de la empresa”, dijo Pilar Serrano, delegada de Innovación, Ciencia y Empresa de Málaga.

Serrano reiteró el mismo mensaje en junio, cuando Isofotón negociaba ya el segundo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), en este caso de seis meses. “No vamos a dejar que caiga”, espetó la representante de la Junta, para quien la filial del Grupo Bergé es uno de los “buques insignia” de la industria andaluza. Un buque que, sin embargo, corre riesgo de seguir varado o de hundirse.

Fuentes sindicales explican que “no hay futuro para Isofotón si no entra un inversor y se cambia al equipo directivo”. Esa es la conclusión que han sacado tras la reunión que mantuvieron la semana pasada los representantes de los trabajadores con el consejero delegado, Ignacio de Colmenares, que no garantizó si la plantilla volverá a trabajar a partir del próximo 14 de abril, fecha en la que vence el ERTE actual.

“En España no se vende nada. Hubo una pequeña entrada de pedidos de Alemania y de Italia, pero eso también se ha parado. No sabemos que medidas va a tomar la empresa a partir de abril”, argumentan de los sindicatos, que quieren una mayor implicación del Gobierno de Griñán. “La Junta ha dado muchas subvenciones a Isofotón y no sabemos donde se ha ido ese dinero porque la compañía tiene una deuda de 250 millones de euros”, añaden.

Los sindicatos consideran que ha llegado el momento en el que Griñán tome cartas en el asunto de verdad porque no se fían de los Bergé, que han intentado sin éxito vender la compañía en varias ocasiones. “Todo lo que nos han contado hasta la fecha no se ha cumplido. Nos pidieron seis meses de tranquilidad, sin movilizaciones, pero no vemos ningún futuro. Aquí vamos semana a semana”, agregan.

Según otras fuentes, los Bergé se comprometieron a aportar 10 millones de euros para garantizar la viabilidad de la empresa a corto plazo. Cinco procederían del ICO y otros cinco serían financiación bancaria obtenida con avales personales. “Dicen que hay cinco millones, pero que todavía no se ha firmado la nueva línea de crédito”, indican desde fuentes sindicales tras la reunión con Colmenares.

Tampoco hay novedades sobre el importante proyecto para instalar una planta solar en Ohio, Estados Unidos, anunciado en la primavera de 2009. El acuerdo con el estado americano estaba condicionado a la negociación y aprobación de incentivos, la ubicación de la fábrica y otras formalidades que “no se han debido de cumplir tampoco”, sentencian.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios