El FROB blinda a las cajas contra posibles bajadas de rating
  1. Economía
EL FONDO EVITARÁ ESCÁNDALOS COMO EL DE CCM

El FROB blinda a las cajas contra posibles bajadas de rating

Las normas por las que se regirá el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria), aprobadas el viernes, contienen una ayuda inesperada y muy importante para las

placeholder Foto: El FROB blinda a las cajas contra posibles bajadas de rating
El FROB blinda a las cajas contra posibles bajadas de rating

Las normas por las que se regirá el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria), aprobadas el viernes, contienen una ayuda inesperada y muy importante para las cajas que necesiten su ayuda para fusionarse: no se tendrá en cuenta su rating (calificación crediticia) a la hora de calcular el tipo de interés al que deben devolver ese dinero, en contra de lo que inicialmente había planteado el Gobierno. Esto significa que una bajada de rating -muy probable en muchas de estas entidades- no significará una subida del coste de estas inyecciones de capital.

Como explicó en diciembre El Confidencial, el Gobierno pretendía cobrar a las cajas unos intereses de entre el 7% y el 10% anual en función del rating de las entidades fusionadas. Estos elevados tipos habían causado un grave malestar en el sector -la CECA recomendó a las cajas que sólo acudieran al FROB si no tenían otra alternativa- y se justificaban por la necesidad de convencer a Bruselas de que no se trataba de ayudas de Estado. Pero en la negociación posterior con la Comisión no ha hecho falta llegar a tanto, a cambio de otras exigencias como el límite de las ayudas en el 2% de los activos ponderados por riesgo, la prohibición de prorrogar su plazo más allá de cinco años, o la necesidad de que todas las ayudas se concedan antes de junio.

El texto final de la normativa del FROB establece un tipo único para las preferentes -que serán el instrumento a través del que se canalizarán las ayudas-, que será la menor de dos cantidades: el 7,75% fijo o la rentabilidad del bono del Tesoro a 5 años más 5 puntos porcentuales. Esto último parece muy improbable porque, para que el precio del FROB quedara por debajo del 7,75%, el bono español tendría que cotizar al 2,75% frente al 3% actual. Máxime cuando los tipos oficiales del BCE no van a bajar del 1% actual, sino a subir. Este 7,75% es un tipo mínimo, pero las normas del FROB no contienen ningún criterio para determinar en qué casos podría ser superior.

Otra ventaja añadida que incluyen estas normas es que, si una entidad entra en pérdidas, no tendrá que pagar intereses al FROB en ese ejercicio. Una circunstancia que no es ni mucho menos impensable: según distintos expertos, entre 10 y 15 cajas pueden perder dinero en 2010. Dicha entrada en pérdidas sería precisamente un detonante claro de una bajada de rating, que tampoco influiría en el coste de las preferentes, como se ha dicho. La única contrapartida negativa de estas prebendas es que ese 7,75% se incrementará en 15 puntos básicos (0,15 puntos porcentuales) cada año hasta que se devuelvan las ayudas.

Excepciones a los límites de Bruselas

Por otro lado, la normativa aprobada el viernes contiene toda una serie de excepciones para evitar las limitaciones de Bruselas, a cambio de fuertes penalizaciones para las entidades. Por ejemplo, se admite que una entidad pueda pedir ayudas por más del 2% de los activos ponderados por riesgo, para lo que existen unos supuestos que son un cajón de sastre donde cabe todo: rebaja de rating o de su perspectiva, costes de desinversión por duplicidad de instalaciones o de rediseño de los modelos de negocio, y/o costes por pérdidas de eficiencia asociadas a la ejecución del proceso de integración. E incluso se puede superar el límite sin cumplir estos supuestos en entidades en situación de especial debilidad.

A cambio, los que se pasen del tope no podrán dotar obra social, salvo en los "compromisos adquiridos" conanterioridad de recibir las ayudas, ni repartir dividendos en el caso de los bancos. Además,deberán vender o cerrar el 20% de sus oficinas y no podrán crecer: pasados tres años, su balance conjunto nopodrá superior al 95% de la suma de los balances individuales. Otro ejemplo es que se podrá alargar el plazo de cinco años para devolver las ayudas, pero en ese caso la entidad tendrá una penalización de un punto porcentual en el tipo de interés por cada año de prórroga.

Aprender de los errores de CCM

Uno de los aspectos más destacados de estas normas es que el FROB hace propósito de enmienda después del escándalo de la venta de Caja Castilla-La Mancha. En especial, pretende evitar que una entidad ayudada por el Estado pueda jugar con ventaja respecto al resto, como está haciendo la caja manchega al ofrecer depósitos remunerados por encima del mercado tras la intervención, para indignación del sector y ante la indiferencia del Banco de España.

Así, las normas del FROB contienen unas obligaciones por parte de las entidades ayudadas para evitar la distorsión de la competencia, que consisten en no llevar a cabo adquisiciones de otras entidades, no utilizar la circunstancia de haber sido apoyadas con fines comerciales o publicitarios, "ni llevar a cabo políticas comerciales agresivas", ajustar las políticas de retribución de la alta dirección a las recomendaciones que apruebe la Comisión Europea y no repartir dividendos que supongan un pay out superior al 30% (los bancos) o no dotar a la obra social por encima de ese porcentaje. Como se ha dicho, estas exigencias se endurecen notablemente si las entidades reciben más del 2% de sus activos ponderados por riesgo.

FROB Rating Bruselas Banco de España Caja Castilla-La Mancha MAFO