Panrico solicita una prórroga a los bancos para refinanciar su deuda millonaria
  1. Economía
ING ENCABEZA EL SINDICATO DE ACREEDORES

Panrico solicita una prórroga a los bancos para refinanciar su deuda millonaria

Los donuts no dan para tanto. Panrico ha tenido que sentarse con sus bancos acreedores, liderados por ING y Caja Madrid, para solicitar una revisión del

Foto: Panrico solicita una prórroga a los bancos para refinanciar su deuda millonaria
Panrico solicita una prórroga a los bancos para refinanciar su deuda millonaria

Los donuts no dan para tanto. Panrico ha tenido que sentarse con sus bancos acreedores, liderados por ING y Caja Madrid, para solicitar una revisión del calendario de pago de su deuda. La compañía de bollería y panadería propiedad de la firma de capital riesgo Apax Partners negocia desde el mes de diciembre una moratoria (waiver) que le permita obtener unas nuevas condiciones más asumibles.

El impacto de la actual crisis en las cuentas de Panrico ha terminado provocando el incumplimiento de algunos de los covenants firmados por Apax en 2005, cuando adquirió la compañía por 890 millones de euros. Ante esta situación, los bancos acreedores han formado un sounding group (grupo de referencia), al que asesora la firma Houlihan Hockey, para coordinar las negociaciones puestas en marcha.   

 

Según distintas fuentes financieras, Apax Partners está pendiente de presentar a sus bancos acreedores un nuevo plan de financiación, más ajustado a los actuales números de Panrico, que sin ser negativos han descendido. Para esta tarea, la firma de capital riesgo ha contratado al banco de negocios Credit Suisse, que también asesora a compañías en proceso de refinanciación como Corporación SOS.

La prórroga actual concedida por los bancos acreedores vence el próximo 29 de enero, fecha para la cual Apax Partners tendrá que haber cerrado su propuesta de refinanciación, que pretende incluir un retraso para el pago de algunas líneas de capex. A su vez, como otro requisito, está previsto que Panrico presente a comienzos del mes de febrero un nuevo plan de negocio ajustado para los próximos tres años.

Posible ampliación de capital

Los acreedores de Panrico, entre los que se encuentran varios fondos de deuda como Harbourmaster, Babson y ECM tratan de arrancar algún compromiso financiero de Apax, sobre todo para reducir el tramo de deuda que tiene menos garantías, conocido como pik loan, del acrónimo payment in kind. El fabricante de Donuts recurrió a esta modalidad a finales de 2006 para subastar un tramo de deuda por importe de 225 millones.

Precisamente, otros fondos de private equity dueños de Cortefiel, la firma de moda por la que CVC, Permira y PAI pagaron cerca de 1.000 millones durante el periodo de crédito barato que permitió compras tan apalancadas, acaban de suscribir una ampliación de capital de 130 millones, sólo unos meses después de haber cerrado con éxito la refinanciación de su deuda, como informó este diario a mediados de 2009.

A pesar del camino recorrido, Apax ha llegado a 2010, fecha prevista para la salida a bolsa de Panrico, sin posibilidades reales. Es más, al tiempo que negocia con los bancos, Apax acaba de presentar un plan de regulación de empleo para el conocido fabricante de bollería aragonés La Bella Easo, que adquirió a la italiana Barilla hace unos meses, una compra que suma a la hecha años atrás con Artiach, la división galletera de Kraft.

En este contexto, Panrico y su propietario tuvieron que hacer frente a la baja del consejero delegado, Joan Cornudella, el ejecutivo al que Apax encomendó el leverage buy out (compra apalancada), que dejó la compañía a finales de 2009 para asumir la dirección de Agrolimen, el grupo de alimentación de la familia Carulla. Su vacante fue ocupada por César Bardají, procedente de Gallina Blanca, que ha recuperado la venta a granel de los donut.  

Panrico