Es noticia
Menú
La inversión verde, responsable y sostenible de Bosques Naturales se viene abajo
  1. Economía
LA EMPRESA LLEVA PERDIDOS 34 MILLONES DE EUROS

La inversión verde, responsable y sostenible de Bosques Naturales se viene abajo

Lo que, según sus promotores, iba a ser a finales de los años noventa una inversión estupenda a largo plazo en cuanto a rentabilidad, amén del

Foto: La inversión verde, responsable y sostenible de Bosques Naturales se viene abajo
La inversión verde, responsable y sostenible de Bosques Naturales se viene abajo

Lo que, según sus promotores, iba a ser a finales de los años noventa una inversión estupenda a largo plazo en cuanto a rentabilidad, amén del plus ecológico adicional que supone plantar árboles de maderas nobles, diez años después, envuelta en escándalos de fraudes piramidales y picaresca, es ya una pesadilla para los pequeños ahorradores que creyeron en esos proyectos. La inversión verde responsable y sostenible se viene abajo.

 

En una web en construcción, el administrador único de Bosques Naturales del Mediterráneo, Ángel Briones Nieto, involucrado en la presunta estafa de Forum Filatélico, sociedad que comandaba su hermano Francisco, ha colgado el informe de valoración del negocio de 23.644 árboles plantados en una finca de Girona, 9.400 nogales y 14.244 cerezos. Este informe es requerido por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que ya en 1999, un año después de que se constituyera la sociedad, vio con recelo la OPV de Bosques Naturales, en la que cada acción salió por 6,01 euros

“A la vista de los datos de mediciones del año 2008, llama poderosamente la atención el descenso dramático en el ritmo de crecimiento de ambas especies plantadas, cerezo y nogal. La desaceleración en el crecimiento ya se observó en el año anterior, pero en cualquier caso su significancia estadística era relativamente baja. Este año, sin embargo, el descenso es estadísticamente significativo, y muy acusado”, reza el citado informe, elaborado por el ingeniero Pablo Solan. En definitiva, los árboles crecen poco y mal después de 10 años de plantación, y 1.500 ejemplares ya se dan por perdidos. No obstante, Solan, da una valoración liquidativa de la sociedad de 5,5 euros por acción. La sociedad preveía una rentabilidad acumulativa, con cálculo conservador, del 5% anual durante 25 años (plazo de la poda).

Ángel Briones no pierde el optimismo: “Hay que tener en cuenta que se ha cambiado el método técnico de medición en los dos últimos ejercicios, y puede no ser el más realista”. Un informe anterior al citado, pagado por Briones al ingeniero agrónomo José Luis González y García de Ángel, y presentado en la junta de accionistas, sostenía que sólo el 25% de la plantación crece menos de lo esperado, pero, en cómputo general, todo iría según lo previsto.

Briones, en su intento de mantener funcionando el negocio sostiene que “hay al menos media docena de árboles de cada especie, con una dimensión excepcional”. A través de una sociedad propia, Eurobosques, envuelta también en acusaciones de fraude, Briones asegura que dará a los accionistas de Bosques Naturales del Mediterráneo el 10% del negocio que generen los plantones clónicos de los gigantes botánicos anunciados. Hasta ahora “nadie ha comprado un retoño”, reconoce Briones. El CDTI reclama la devolución de 300.000 euros a esta compañía por una subvención para  investigación conjunta con Bosques Naturales.

 

Desvío de fondos en beneficio propio

Ángel Briones Nieto ha retomado la administración de la sociedad agroforestal que gestiona la finca. Sin embargo, el administrador que le sirvió de pantalla, Julián López Ruiz Moyano, utilizó los poderes para desviar fondos de la caja en beneficio propio. Briones para cubrirle ante los accionistas le hizo firma unas letras sin garantías reales que han vencido en octubre y noviembre sin atender el pago.

Bosques Naturales SA, sociedad que Briones dejó en 2007 en manos de terceros cuando se destapó el escándalo de Forum Filatélico, es la encargada mediante un contrato cerrado a 25 años de mantener la finca de Girona en buen uso. Pero su situación financiera, al menos contablemente, es crítica. Bosques Naturales no acierta con sus fincas. A pesar de ser especialista en ellas, ha abandonado una en Navarra por “la crecida permanente del Ebro” que imposibilita la selvicultura y otra en Dehesa Torralba (Toledo), tiene graves problemas fitosanitarios, y en ella plantó 40.000 cerezos vendidos.

Bosques Naturales lleva perdidos 34 millones de euros, y recientemente la Audiencia Nacional se ha inhibido de una demanda por estafa piramidal contra ella. Aunque parezca un sarcasmo, el grupo al que Briones cedió el control de Bosques Naturales se llama Keops. El grupo lo encabeza Leonardo Sánchez Heredero-Álvarez, conocido promotor inmobiliario (Delta).

 

Lo que, según sus promotores, iba a ser a finales de los años noventa una inversión estupenda a largo plazo en cuanto a rentabilidad, amén del plus ecológico adicional que supone plantar árboles de maderas nobles, diez años después, envuelta en escándalos de fraudes piramidales y picaresca, es ya una pesadilla para los pequeños ahorradores que creyeron en esos proyectos. La inversión verde responsable y sostenible se viene abajo.