RETRASO EN EL PAGO DE LAS NÓMINAS

Gürtel deja a otra constructora en el aire: primero Begar, ahora Teconsa

Temen que tampoco vayan a cobrar en julio. Los 650 empleados de Tecnología de la construcción (Teconsa), la constructora del Grupo Martínez Núñez, no han ingresado

Foto: Gürtel deja a otra constructora en el aire: primero Begar, ahora Teconsa
Gürtel deja a otra constructora en el aire: primero Begar, ahora Teconsa

Temen que tampoco vayan a cobrar en julio. Los 650 empleados de Tecnología de la construcción (Teconsa), la constructora del Grupo Martínez Núñez, no han ingresado la nómina de junio… y sospechan que pueda ocurrir lo mismo este mes, según ha denunciado UGT. La luz roja de la falta de liquidez se encendió en primavera. La compañía tuvo que ir paralizando algunas obras en ejecución y sufrir la baja de varias subcontratas, que dejaron de prestar sus servicios ante la imposibilidad de cobrar los pagarés.

 

El retraso en el pago de los salarios confirma la delicada situación que atraviesa Teconsa, en situación preconcursal en el Juzgado Mercantil 3 de Madrid e instada a sendos concursos necesarios por diversos acreedores. Además del evidente desplome del negocio de la construcción, la constructora del empresario leonés José Martínez Núñez ha sufrido las consecuencias que el daño reputacional ha supuesto para sus intereses tras la vinculación con el ‘caso Gürtel’.

 

El principal nexo de conexión de Martínez Núñez con los imputados Francisco Correa y Pablo Crespo (ex secretario de Organización del PP en Galicia) fue la concesión definitiva a Teconsa de la variante de Olleros de Alba, por 2,45 millones de euros, en noviembre de 2002. De ese importe, según el juez, 73.650 euros fueron abonados a Correa, “que los distribuyó entre personas que hicieron posible la adjudicación”. Ya entonces, el ahora imputado Ramón Blanco Balín prestaba sus servicios profesionales a Teconsa.

 

Pero esta no ha sido la única relación descubierta por la investigación. Según publicó este diario, José Martínez Núñez, a través de su hijo y de la compañía Promociones Inmobiliarias del Pisuerga, participó también como inversor en Real State Equity Porfolio, la sociedad de inversión inmobiliaria promovida por Francisco Correa que gestionaba Jacobo Gordon, donde también compartía intereses Ramón Blanco. También fue adjudicatario de obras en ayuntamientos controlados por la trama, como Boadilla del Monte.

 

Tras los pasos de Ulibarri

 

Un peregrinaje similar lo ha realizado otra constructora también en serios apuros. Begar Construcciones y Contratas, propiedad del empresario leonés José Luis Ulibarri, imputado por el caso Gürtel, afronta un expediente de regulación de empleo para poder mantener con vida la compañía, después de haber sido instada por distintos acreedores a sendos concursos necesarios y tras fracasar en su intento por conseguir refinanciar su deuda de 700 millones con los bancos.

 

Curiosamente, se da la circunstancia de que Begar y Teconsa son dos de las constructoras de referencia de Castilla y León, compartiendo León como centro de operaciones. De hecho, Ulibarri trabajó durante algunos años a las órdenes de Martínez Núñez, al que luego dejó para ser su competidor. Desde entonces, las relaciones entre ambos han sido hostiles, hasta el punto de declararse la guerra a través de sus medios de comunicación, con los periódicos de León como principal punta de lanza.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios